lunes, mayo 12, 2008

No quiero ser enterrado en un cementerio de animales

Bien, esto es lo que cantaban los Ramones en 1989, I don´t want to be buried in a Pet Sematery, que aquí podéis ver en un video clip.

Pues esto también lo podrían cantar los soldados norteamericanos que están destinados en Irak. Bueno, no exactamente eso, sino "No quiero ser incinerado en un crematorio para animales". La historia, un poco macabra, eso sí, tiene su gracia.

Resulta que un oficial de la Armada que trabaja para el Pentágono viajó el pasado jueves hasta la base aérea de Dover, en Delaware, para atender a la incineración de un colega militar caído en Irak, que carecía de familia. Cuando el oficial descubrió que el lugar en cuestión era un crematorio de animales de compañía, ajeno a la base militar, se sintió ofendido y envió un correo electrónico a sus superiores. Pero el tema ha trascencido rápidamente y, claro, ha saltado el escándalo.
Pues sí, desde el 2001, se han estado incinerando cuerpos de soldados caídos en Irak y Afganistán en una instalación del Estado de Delaware que también quemaba perros y otros animales de compañía, según confirmó el viernes por la noche el Pentágono. El secretario de Defensa, Robert Gates, ha ordenado el final de esta práctica -que ha afectado a más de 200 hombres- y ha abierto una investigación para saber cómo se han gestionado esas cremaciones.

A pesar de que se ha insistido en que en ningún momento los cadáveres de los soldados habían sido quemados en los mismos hornos en los que se reducía a cenizas a los animales de compañía, también el Departamento de Defensa ha admitido que el uso de ese lugar era "totalmente inapropiado para dar un trato digno a nuestros caídos" y se ha disculpado ante las familias.
Como no podía ser de otro modo, tanto el responsable del crematorio de perros y gatos -un negocio privado- como el militar al frente de la base de Dover aseguran que los cadáveres de los caídos se trataron con todo respeto, que en ningún momento fueron mezclados con los restos de animales y que siempre fueron incinerados en hornos separados.

Pues no sé si esto será verdad, pero creo que los soldados que están en Irak deben andar un poco mosqueados. Eso de que consigas convertirte en un héroe matando insurgentes y luego, si la palmas, te pongan a la cola ante el horno crematorio entre un caniche y un chow-chow no me parece lo más apropiado.

2 comentarios:

Jose Moreno dijo...

...dentro de 25 años, cuando los Oliver Stone del futuro hagan los nuevos "Platoon" o "Nacido el cuatro de Julio" seguro que esta será una de las escenas para denunciar el hecho de que EEUU no se preocupaba por sus caídos...que luchaban por nada, etc...y la gente verá esas pelis y dirán "es verdad, lucharon por nada" y lo harán convencidos.

Y digo yo, porque no se darán cuenta de esas cosas 25 años antes?

En fin...

RagePaintedSky dijo...

Qué bueno lo de Pet Cemetery... cuanto tiempo sin ver el vídeo...
Puntazo.
Un saludo...