sábado, abril 25, 2015

PASEO MILITAR POR LAS CALLES DE BARCELONA



Bien, amigos, éste ha sido uno de esos días con expectativas modestas pero que al final acaban siendo inolvidables.

Esta mañana tenía previsto acudir a la antigua fábrica Fabra i Coats, en Sant Andreu (Barcelona), para admirar los vehículos militares que ya pude ver en una exposición anterior, de la que ya os hablé.

Esos vehículos iban a participar en el V Paseo de Vehículos Militares Históricos por Barcelona, organizado por la ASSOCIACIÓ DE VEHICLES HISTÒRICS, y con la colaboración de la ASSOCIACIO D'AMICS DE LA FABRA I COATS y el Distrito de Sant Andreu, a quienes hay que agradecer el apoyo logístico.




Yo pensaba únicamente contemplar los vehículos, tomar algunas fotos y ver como se ponían en marcha e iniciaban el paseo por las calles de Barcelona.

Pero, para mi sorpresa, mi amigo Jaime, el experto coleccionista que ya todos conocéis, movió sus hilos para encontrarme un hueco en alguno de los vehículos que iban a participar, así que ya podéis imaginar mi entusiasmo...

Total, que hubo sitio para mí en un Volkswagen Iltis descubierto, un vehículo derivado del Kübelwagen alemán. Como yo, obviamente, iba vestido de civil, me prestaron una chaqueta del ejército belga... y ¡en marcha!

El paseo de dos horas por las calles barcelonesas ha sido una gozada. La gente que iba por la acera se quedaba perpleja ante el avance de la columna... especialmente los turistas, que no paraban de hacer fotos.


Aquí tenéis algunas de las fotos que he tomado antes y durante el paseo, que ha prolongado durante dos horas:































Quiero agradecer desde aquí la amable acogida que he tenido por parte de Jaime y de Sebas, y que me hayan permitido participar de esa auténtica fiesta.

La próxima cita a la que pienso acudir es el próximo domingo en Torrebesses (Lérida), en donde estarán éstos y muchos más vehículos, y se representará la batalla de Sicilia; estoy contando las horas que faltan...



miércoles, abril 22, 2015

EL NAZI MÁS PELIGROSO DEL MUNDO




Bien, amigos, ya conocéis la noticia de que en Lüneburg, Alemania, están juzgando a un peligrosísimo criminal nazi, OSKAR GRÖNING.

La verdad es que, antes de que saltase la noticia, no conocía a este hombre, así que me he informado un poco sobre su trayectoria vital. Pues parece ser que este execrable sujeto no era más que un triste cabo (SS-Rottenführer) y durante su estancia en Auschwitz se dedicó únicamente a tareas de contabilidad. Aunque se le acusa de ser cómplice en la muerte de 300.000 personas, no se conoce que causase la muerte a ningún prisionero, y además, al presenciar las barbaridades que allí se cometían, pidió en tres ocasiones que le mandasen al frente.

Además, Gröning, no sólo ha pedido perdón, sino que se ha enfrentado a los negacionistas que aseguran que en Auschwitz no había cámaras de gas.




Aun así, con 93 años, Gröning está siendo juzgado. Supongo que lo que se esperaba de este contable miope es que una noche, en plan Steven Seagal, comenzase a cargarse guardianes nazis uno a uno, agarrándolos por detrás y rompiéndoles el cuello, después de lanzar unas chuletas envenenadas a los perros, de paso entrase en la consulta de Mengele para clavarle un estilete en el corazón, y después comenzase a abrir las puertas de los barracones y liberar a los miles de prisioneros de Auschwitz, para hacerlos subir rápidamente y en silencio al tren que tenía previamente preparado, con las calderas a punto, y con el que los trasladaría él mismo hasta el puerto de Stettin para embarcarlos en un mercante sueco, todo ello antes de que alguien hiciera sonar las alarmas del campo.

Quizás se le pasó por la cabeza hacer eso, con lo que sin duda se hubiera convertido en un héroe, pero seguramente admitió que era un cobarde y prefirió seguir trabajando, cobrando y callando, que es lo que suele hacer la mayoría de los mortales cuando ven cosas raras en su empresa.

Con toda seguridad el juez y los asistentes al juicio hubieran actuado entonces como es debido, pero es una lástima que hayan nacido en esta época en la que única heroicidad a la que uno puede aspirar es tratar de engañar a Hacienda sin que te pillen.

Así que a mí, que seguramente soy un poco corto, en este asunto del contable Gröning hay algo que se me escapa. Seguramente, este hombre es en realidad muy peligroso y debe estar entre rejas, pero yo no acabo de entenderlo.

Si lo que se trata es de castigar el exterminio de personas inocentes en la actualidad, creo que quien sea puede darse una vuelta por lo que está sucediendo en Nigeria, o Kenia, o Irak, o Siria, en donde están exterminando cristianos como chinches. O pueden preguntar a los chinos lo que hacen con sus disidentes, sin entrar ya en lo que ocurre en Irán, o en Corea del Norte... o pueden preguntar por alguna dictadura caribeña a la que ahora todos tienden la mano.

Pero para enfrentarse a los que hoy día exterminan y reprimen hace falta valor, el valor que le faltó a Gröning para liberar Auschwitz.

martes, abril 21, 2015

THE WEHRMACHT: UNA SERIE PARA GENTE COMO NOSOTROS




Bien, amigos, después de la semana monográfica dedicada a la resolución del "Caso Walter X", vamos con una recomendación.

Ayer revisité una serie que en su día me recomendó el historiador y amigo Alvaro Lozano, y que tiene el lacónico título de THE WEHRMACHT.

Esta serie de cinco capítulos, producida por el canal de televisión ZDF en 2007, refleja la realidad del Ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial, basándose en las grabaciones secretas de que fueron objetos los oficiales germanos prisioneros en Gran Bretaña cuando hablaban entre ellos.



La novedad que aporta esta serie es que es un auténtico trabajo de historiadores, y está presentada como si de un libro se tratase. De hecho, es la traslación a imágenes del libro editado por Sönke Neitzel LOS GENERALES DE HITLER.




La serie cuenta con el testimonio de soldados alemanes, y además presenta dramatizaciones de calidad.

Total, una serie que está dirigida, más que al gran público, a los que suelen manejar bibliografía de la Segunda Guerra Mundial, que son los que mejor la pueden apreciar. Resumiendo, una serie de obligado visionado para gente como nosotros.

The Wehrmacht se puede encontrar fácilmente a poco que uno la busque en los caladeros habituales. Yo tengo, por ejemplo, una versión subtitulada en español, así que venga, a buscar...


domingo, abril 19, 2015

LAS CONCLUSIONES DE JAIME SOBRE EL "CASO WALTER X"




Bien, amigos, ya dispongo de las conclusiones que amablemente me ha hecho llegar Jaime sobre el que he dado en llamar "Caso Walter X", y que ha sido el tema central de las dos últimas entradas del blog.

Gracias a las aportaciones de Ibo, aumentó el interés sobre el álbum de fotos de Walter Gerstl que tuve la oportunidad de admirar hoy hace justo una semana, ya que se planteaba la hipótesis de que buena parte de las fotografías del álbum procediesen de un intercambio con otros soldados, lo que iría en detrimento de la estimulante posibilidad de que nuestro amigo Walter hubiera captado esas imágenes.

Os transcribo entonces las conclusiones de Jaime, que fortalecen la posibilidad apuntada inicialmente, es decir, que Gerstl fue el autor de las fotografías:

Bien, como sabemos, no se puede conocer el pasado tal como sucedió… pero después de revisar mi álbum y el del marinero John W. Parmer, puedo decir que solo hay tres fotos parecidas entre las 151 fotos de mí álbum y que son de una isla de 95 km. largo por 12 km. de ancho por lo que, evidentemente, pueden haber fotos muy parecidas de un mismo lugar, paisaje o terreno.

De los 550.000 soldados que fueron enviados para la toma de la isla sólo 175.000 eran tropas de asalto, el resto eran tropas de segunda línea y que después de tomar la isla irían aumentando, debido a que Okinawa seria la base de partida para un ataque posterior y definitivo contra el territorio metropolitano japonés; por consiguiente, podían llevar cámaras de fotos, y llevaban, para uso personal; pues las fotografías realizadas eran los mejores suvenirs que podían conseguir.

Tengo en posesión una carta de un soldado destinado en las islas de Nueva Guinea (cuyo sobre vemos arriba), con fecha del 21 de noviembre de 1944 -cuando se estaba liberando las Filipinas-, en dónde solicita a sus tíos le mande los máximos carretes de fotos posibles.

Sobre las fotos del Missouri en un espacio reducido y abarrotado… ¿cuántas fotos se realizarán ese día? Seguro que más 80% de fotos serán parecidas.

Y por último, revisando el segundo álbum no encontré ninguna foto de la bahía de Tokio el 2 de septiembre de 1945.

Si no, ¿por qué este soldado no tenía una foto en su álbum de uno de los momento más importantes de la historia de la Segunda Guerra Mundial?

Por ello, creo que los intercambios de fotos eran casos aislados entre los soldados pero no generalizados. Cada soldado fotografiaba lo que presenciaba.

Y como no podemos construir el total del pasado, podemos seguir investigando para conocer nuevos hechos históricos e interpretarlos de la manera más objetiva posible.



Jaime me ha enviado la carta completa escaneada; os reproduzco a continuación las tres páginas que hablan del asunto de las fotografías:





Y aquí tenéis la traducción de la carta, confeccionada por él mismo:





Pues bien, después de la información aportada por Jaime -a quien agradecemos mucho que haya querido compartir su valioso material con nosotros-, cada uno puede extraer sus propias conclusiones.

Por mi parte, y a la vista de lo expuesto, considero que resulta muy probable que Walter Gerstl estuviera el 2 de septiembre de 1945 en la cubierta del Missouri, pero subrayo la última frase de Jaime; "no podemos construir el total del pasado", al menos hasta que el Ministerio del Tiempo sea una realidad.

Aunque yo añadiría algo más; lo que nos divertimos imaginando cómo ese pasado pudo ser...



martes, abril 14, 2015

AYUDADME A DESCUBRIR AL MISTERIOSO WALTER X




Bien, amigos, en el post anterior, ALUCINANDO EN COLORES, ya habéis visto el álbum de fotos de Jaime, en el que aparecen imágenes captadas por un norteamericano a lo largo y ancho del teatro del Pacífico.

Ahora he comentado con él lo del documento de rendición, que tanto él como yo pensábamos que era algún documento adicional de los que se firmaron el 2 de septiembre de 1945, pero Ibo descubrió que se trataba de la rendición que tuvo lugar en Okinawa el 7 de septiembre.

Pues Jaime me comenta que en el álbum hay otros documentos de rendición en los que yo no me fijé, por lo que, quizás, en vez de ser un soldado, era un corresponsal de guerra que se iba desplazando.

Lo que tengo claro es que era alguien con mucha curiosidad. Hay fotos de la población nipona, mujeres y niños de Okinawa, por ejemplo. También hay fotos de mujeres japonesas con todo el aspecto de ser mujeres de moral relajada, aunque tampoco querría equivocarme. Igualmente, hay fotos de playas, naturaleza, etc. Si fuera un soldado, seguramente serían fotos de sus compañeros, pero el album demuestra que el autor era alguien con los ojos abiertos al mundo, por lo que encajaría que fuese un periodista.

De todos modos, por una foto que aparece al principio del álbum, que es de una compañía, Jaime apuesta por que era un militar del Cuerpo de Señales del Ejército norteamericano, así que es muy probable que así sea.

Como veis, el asunto está tomando un cariz intrigante.

Pero lo mejor sería dilucidar el nombre de este soldado o periodista.

Aquí tenéis las fotos en las que aparece su nombre, para ver si entre todos conseguimos descifrarlo:

Este es el diploma:



Y aquí está la portada del álbum:



Así que lo de WALTER está claro, pero el apellido es lo que se nos escapa.

A ver si hay algún grafólogo en la sala y nos saca de dudas.

EDITO:

Nada más publicarlo en mi página oficial de Facebook, Coti O'Coti lo ha cazado: es WALTER GERSTL (1917-1979).

Ahora estoy recopilando información sobre él, ¡te cazamos, Walter!

lunes, abril 13, 2015

ALUCINANDO EN COLORES




Bien, amigos, ayer domingo fue un día especial. Hace unas semanas conocí a Jaime, un coleccionista de militaria de la Segunda Guerra Mundial, en el foro de la Asociación Catalana de Uniformes Históricos. Como ha leído varios de mis libros, me invitó amablemente a su casa para poder mostrarme su colección. Así que ayer acudí a su domicilio, con la intención de hacer un reportaje fotográfico para el blog.

Yo esperaba encontrarme una buena colección, pero no estaba preparado para admirar todo lo que ha logrado reunir. Quedé tan abrumado que ni me puse a hacer fotos; estuve unas tres horas y ni siquiera me dio tiempo a ver todo.

Al menos, sí que hice unas fotos al objeto que más me impresionó, y que quiero compartir con todos vosotros.

Se trata de este álbum de un soldado norteamericano en el frente del Pacífico:




Al parecer, el soldado estuvo destinado en varias islas, para acabar en territorio japonés. En el álbum hay fotos de todos esos destinos, de este modo Jaime ha logrado establecer meticulosamente el recorrido que llevó a cabo durante la guerra.

Lo más impresionante es esta página, en la que podéis ver las fotos que el soldado tomó, ni más ni menos, que en la cubierta del Missouri durante la ceremonia de rendición de Japón (!).





Ahí podéis ver, con levita y chistera, al representante japonés, el ministro de exteriores Mamoru Shigemitsu. También podéis ver al inconfundible Douglas MacAthur.

Por tanto, el soldado era uno de los privilegiados que asistieron al momento histórico en el que se puso final a la Segunda Guerra Mundial, así que tal vez aparece en alguna de estas fotos:





En otra página del álbum hay una foto que el soldado hizo al documento de rendición, aunque ahí estaba tan alucinado que olvidé hacer una foto.

Y en esta otra página podéis ver unas fotos que tomó desde un avión sobrevolando Hiroshima o Nagasaki, a tenor del estado de destrucción en que se encuentra la ciudad. También podría ser alguna zona de Tokio que hubiera quedado arrasada por los bombardeos. Habría que comparar el curso de los ríos con el mapa de esas ciudades para dilucidar exactamente dónde se hizo.



¿Cómo os habéis quedado?

La verdad es que dan ganas de escribir un libro reconstruyendo la vida de ese soldado. No fuimos capaces de desentrañar el nombre, que aparece escrito a mano dos veces. Parece que es Walter Juntl o algo así.

Pues espero que a vosotros también os haya gustado esta espectacular pieza de la colección de Jaime, con quien me encontraré de nuevo en la batalla de Sicilia que va a tener lugar en Torrebesses (Lérida) el fin de semana del 2-3 de mayo, de la que ya os hablaré más adelante.


EDITO:

Jaime es un crack; como ha visto que me olvidé de hacer la foto al acta de rendición, me acaba de mandar por whatsapp la foto en cuestión, aquí la tenéis:




Y, aprovechando que edito el post, AQUÍ tenéis algunas de las joyas de su colección.



viernes, abril 10, 2015

ENTREVISTA CON LUIS GUERRA, AUTOR DE "EL VERDUGO DE LA GESTAPO"



Bien, amigos, regresamos después de la pausa vacacional y de esta semana de resaca que siempre es una semana tonta. La he empleado en poner al día algunas cosas, escribir un artículo que tenía pendiente, poner la base del siguiente que tengo que escribir y en pelearme con el banco, por lo que no ha sido muy provechosa. A ver si la semana que viene es más fructífera.

Pero ahora vamos con una entrevista a un autor que ya conocéis, LUIS GUERRA, riojano de pro y de quien tengo el honor de ser su amigo, que nos presenta su segunda novela, EL VERDUGO DE LA GESTAPO.


- Esta es tu segunda novela, después de debutar con Los dioses de Berlín. ¿Qué historia nos relatas en El verdugo de la Gestapo?

Es la historia en primera persona de alguien que despierta en un hospital sin recordar nada de su pasado ni de su presente. Esta situación traumática de por si se vuelve en este caso peligrosa y amenazante, ya que despertar en un mundo que no conoces es aterrador, pero si a esto le sumas la Alemania de 1938 la experiencia se transforma en algo dramático.
El personaje no solo tiene que buscar su identidad, sino que debe adaptarse a un mundo convulso en el que cualquier paso en falso te puede llevar a un calabozo de la Gestapo o a Dachau.
El libro es la odisea de un hombre que parte de cero en busca de una identidad perdida que puede que no sea la deseada y que debe enfrentarse a los peligros de un país dominado por Adolf Hitler.
Aprovechando la historia de Peter Berger novelo uno de los acontecimientos más importantes y decisivos del Tercer Reich desde dentro, haciendo que los hechos históricos sean un personaje más del libro.



- ¿La experiencia de Los dioses de Berlín te ha sido útil a la hora de escribir esta novela?

Cuando uno se enfrenta a la difícil tarea de escribir un libro la mayor de las dificultades son las de uno mismo. La autoestima suele ser una dura compañía de viaje. Siempre te queda la duda de si lo que escribes es suficientemente bueno. Haber publicado Los Dioses de Berlín me sirvió de acicate para demostrarme a mí mismo que el primer libro no fue una casualidad.

- ¿Cómo te has documentado para escribir El verdugo de la Gestapo?

Por suerte o por desgracia tengo las estanterías de casa llenas de libros de historia del Tercer Reich, y aunque internet es una herramienta fabulosa la mayoría de la información la he sacado de los grandes historiadores de ese periodo.
Para lo que si he usado internet ha sido para descargar planos de la ciudad de Múnich y para conocer la vida cotidiana de la década de los 30. Por ejemplo saber si ya se usaban neveras, el tipo de tranvías y un largo etcétera.




- ¿Cuáles han sido las principales dificultades que te has encontrado a la hora de escribir el libro?

La cuestión psicológica del personaje y la reacción ante los descubrimientos sobre él mismo. Por suerte me ha asesorado la jefa del servicio de psiquiatría del hospital de Basurto de Bilbao, que me ha ayudado a plasmar los cambios del personaje principal, así como a entender los problemas a los que se enfrenta un amnésico cuando su cerebro choca ante una realidad inesperada y abrupta.

- ¿El protagonista, Peter Berger, está inspirado en algún personaje real?

Las vicisitudes sufridas por Peter Berger son una invención, pero Peters Bergers hubo muchos en el Tercer Reich. Lo que sí es verdadero es el entorno, la sociedad alemana, así como la mayoría de los personajes relevantes con los que se relaciona.

- ¿Crees que la lectura de tus novelas puede resultar útil para entender ese período histórico?

Creo que mis novelas plasman el día a día en la vida del Tercer Reich, sobre todo las luchas internas por hacerse con el poder. En ambas novelas se narran hechos históricos que no solo cambiaron Alemania, sino que tuvieron efectos en todo el mundo. Yo intento que esos sucesos sean vistos a través de los ojos de los protagonistas, mostrar los motivos por los que aquellos hombres actuaron de la forma que lo hicieron. Mi intención es introducir el factor humano en la historia, dejar a un lado los datos fríos y darle el calor de los seres que sufrieron y de los que provocaron la desdicha de los demás.



- Después de haber debutado con éxito en el mundo editorial, ¿qué crees que ha sido lo mejor y lo peor de esa experiencia?

Sin duda lo mejor son los lectores. Que alguien que no te conoce de nada te diga que le han encantado tus libros e incluso que han buscado en internet a ver si tienes alguno más publicado, como dice el anuncio, no tiene precio. Lo peor… la incertidumbre perpetua de las ventas.

- ¿Tienes pensado seguir ambientando tus novelas en la época del Tercer Reich o te planteas cambiar de escenario?

Lo cierto es que tengo varios proyectos, entre ellos una novela grafica, pero también de la época del Tercer Reich. He de reconocer que la historia del Tercer Reich es mi zona de confort, es donde más cómodo me siento, lo que más domino. Mantenemos una broma un amigo y yo en la que decimos que si en una novela no sale un nazi no merece la pena.
No descarto en un futuro cercano darle una oportunidad a otras historias en las que no salga un nazi.

Como siempre Jesús te doy las gracias por la atención que prestas, no solo a mí, sino a todos aquellos que quieren abrirse camino en el difícil mundo de la literatura. Un saludo a ti y todos los asiduos del Blog, entre los que me incluyo.