jueves, julio 30, 2020

"GREYHOUND" (2020): TOSTONAZO RIDÍCULO EN EL ATLÁNTICO NORTE




Bien, amigos, al menos tengo que agradecer una cosa a la pandemia.

Este año tenía previsto ir al cine con el niño para ver GREYHOUND. ENEMIGOS BAJO EL MAR (2020), pero por suerte no se ha estrenado en las salas, así que me he ahorrado el dinero de las entradas y la cara larga del nene por haberle sometido a semejante tostón, tal como me pasó cuando lo llevé a ver DUNKERQUE.


Vamos con el minuto y resultado de la película (por llamarla de alguna manera), sin ánimo de spolear.


MINUTO 15: Bueno, no pinta mal, parece una visión muy realista de lo que tenía que ser un destructor de escolta, casi un documental. Vamos a ver.

MINUTO 30: Buff... ya me agobia tanto ir de babor a estribor y de estribor a babor, mensaje por allí, mensaje por allá.

MINUTO 45: ¿Sólo llevamos 45 minutos? Esto es más pesado... Ya me empieza a dar un poco lo mismo si los U-Boote se cargan a medio convoy o al convoy entero...

MINUTO 60: Sólo llevamos una hora y parece que llevemos tres... ahora si que ya me da del todo igual lo que le pase al convoy, al Greyhound y a la madrina que botó el Greyhound.

MINUTO 73: Ah, ¿entonces, se supone que con esto ya ha terminado la peli?

MINUTO 81: Pues ahora sí que ha acabado, pero si han sido ocho minutos de epílogo... El metraje es de 92 minutos, ¿así que de aquí hasta el final son los títulos de crédito?

MINUTO 92: Pues sí.




Hay que reconocerle el mérito de lograr aburrir a un apasionado de la Segunda Guerra Mundial como yo, con sólo una hora y veinte minutos de metraje real. Guion plano, sin tensión, sin personajes, Tom Hanks haciendo de Tom Hanks, con ese típico lloro espontáneo suyo al estilo Salvar al soldado Ryan pero sin que venga a cuento...

Y para colmo, esas ridículas transmisiones en abierto del capitán del submarino alemán amenazando al Greyhound, que terminan con un grotesco aullido... ¿A qué capitán de U-Boot se le ocurriría semejante payasada?

En fin, parece que con esta película los norteamericanos querían dar el contrapunto a la épica de los U-Boote desde el otro lado del periscopio, pero la jugada se hunde estrepitosamente por sí misma, sin que haga falta ni un torpedo.


No hay comentarios: