viernes, julio 03, 2009

Bloody Sunday



Potente, poderoso, torrencial, demoledor, devastador, brutal, incontenible, irresistible, arrollador, excesivo, vamos... flipante. Hasta aquí, la crónica del concierto de ayer de U2 en el Camp Nou. Aquí tenéis uno de los momentos más desbordantes de la noche.

Y claro, no pudo faltar un clásico de la banda, el Bloody Sunday. Pues como éste es un blog para interesados en la historia, vamos con lo que fue exactamente el Bloody Sunday, o "Domingo Sangriento" del 30 de enero de 1972.

Ese trágico día marcaría el punto sin retorno del conflicto civil en Irlanda del Norte entre republicanos –favorables a la integración de ese territorio en la república de Irlanda- y unionistas –partidarios de continuar formando parte del Reino Unido-.



Aquella tarde, en la ciudad de Derry (Londonderry para los unionistas) estaba convocada una manifestación a favor de los derechos civiles y en contra de las medidas consideradas opresoras por parte de la población católica. como el internment, el encarcelamiento sin juicio a los sospechosos de pertenecer al IRA. Amparándose en ese decreto, centenares de personas, muchas de ellas inocentes, fueron detenidas. Además, cientos de soldados británicos peinaban a diario las calles de los barrios católicos, cacheando a los viandantes, rebuscando en las bolsas de la compra de las amas de casa, o efectuando registros en los hogares sin orden judicial.

En Derry, en aquellos momentos, los nacionalistas habían establecido un área llamada no-go, donde no permitían operar a las fuerzas del orden británicas, que sería conocida como Free Derry o Derry Libre. Abarcaba los barrios católicos del Bogside y Creggan, y estaba delimitada por una cadena de barricadas.

Los manifestantes tenían intención de acabar la marcha en el centro de Derry, frente al Ayuntamiento, pero para evitar incidentes en la ciudad les prohibieron que la marcha traspasara el Free Derry. Los organizadores tampoco deseaban que se produjesen disturbios, como lo demuestra el que consiguieran el compromiso de las dos facciones del IRA activas en aquel momento (el IRA Oficial y el IRA Provisional) de que suspender la lucha armada ese día, para conseguir una marcha pacífica y multitudinaria.

Ese domingo, el día de la manifestación, la ciudad amaneció sitiada por la policía. Para reforzar la seguridad, un regimiento de paracaidistas del Ejército británico había sido enviado a Derry, con la misión de tomar posiciones cerca de la ruta prevista para el recorrido de la marcha, para intervenir en caso necesario.

Por la tarde, unas 15.000 personas acudieron a la convocatoria y se concentraron en barrio de Bogside, dando inicio a la manifestación. A la vista de la prohibición de salir del Derry Libre, la marcha debía terminar en el llamado Free Derry Corner. Cuando los asistentes comenzaron a llegar a ese punto, en el que la manifestación debía disolverse, un centenar de manifestantes se desgajó del grupo principal y se dirigió hacia una de las barricadas que marcaban los límites de la zona y en la que se hallaba apostado un grupo de soldados del Primer Batallón de Paracaidisas. Los católicos increparon a los soldados que las ocupaban, lanzándoles piedras y botellas.

Ante ese ataque, los soldados respondieron al principio con gas, balas de goma y agua a presión. Pero esta reacción, lejos de conseguir ahuyentar a los más exaltados, caldeó aún más los ánimos. Unos minutos después, las tropas británicas salieron de las barricadas y abrieron fuego abiertamente contra los manifestantes.


Hubo una carnicería. Dos chavales de 17 años fueron abatidos mientras corrían huyendo de los disparos. Un hombre fue tiroteado por la espalda mientras se arrastraba buscando refugio. Un muchacho recibió un tiro en el estómago mientras permanecía junto a una barricada de escombros. Y así hasta 14 personas, incluido un tipo que pasaba por allí.

Pues eso es lo que pasó. Luego se abrió una investigación oficial y, claro, se cerró diciendo que los paracaidistas habían actuado correctamente. El Tony Blair abrió una nueva comisión, que actuó con total independencia, pero a fecha de hoy aún no se han publicado las conclusiones.

Pues desde aquel 30 de enero, el Bloody Sunday se ha convertido en una fecha mítica, que revive continuamente gracias Bono y sus muchachos, como ayer en Barcelona.

7 comentarios:

Pedro dijo...

Vaya, pensaba que este post sería meramente apología de los U2 (salvad a las ballenas, viva Mandela y mirad qué disco más malo pero qué escenario más chulo y todo eso).
Pero no. Don Jesús nos alegra el día con un breve, a la par que concisísimo, resumen sobre un hecho la mar de relevante de la historia reciente. Cosa que siempre es de agradecer, porque en esto de la Historia hay mucho tocho y poco resumen. Si no, que me lo digan a mí y a la lenta digestión de "Introducció a la Ilíada" a la que me someto a diario.

También encuentro relevante y agradable ese arte de buen divulgador de vincular con hilo de plata lo presente y lo pasado. ¿Qué Bono canta Bloody Sunday? Pues hablemos del Bloody Sunday. Sí señor, sencillez y eficancia.

Esto de los irlandeses me hace recordar cierta controversia sobre su papel en la IIªGM que me gustaría exponer aquí al alcance de Don Jesús y otros eruditos. Mis fuentes son poco ortodoxas y rozan la ucronía, pero allá va:

Dícese que Irlanda, durante los primeros meses de la Guerra reclamó al Reino Unido Belfast, Ulster y el resto de la zona norte de la isla. La negativa fue rotunda, entre otros motivos porque la industria pesada y los astilleros serían necesarios para el esfuerzo bélico que estaba por venir. Tras el éxito de Dunquerque, no faltaron altos cargos de diferentes secciones del IRA que "invitaban" a una conquista armada de la región norte e incluso, a un pacto con el Diablo. La situación maceró con la rendición de París y, cuenta la leyenda, que si no acabó de cuajar fue por la moral irlandesa y por la inminente entrada de EEUU en el conflicto.

Hasta aquí el cuento. ¿Alguien sabe algo?

Mario Tenorio dijo...

Un capítulo turbulento, sin duda.
Se hizo una película en los setenta sobre este hecho: "Domingo Sangriento"
Una anecdota de esa película, es cuando el médico sale de su casa antes de la manifestación; enfrente hay un edificio simulando un cine o algo así y en la fachada puede leerse "Sunday Bloody Sunday".
Cosas del cine...
Impresionate el escenario de los U2.

Jesús Hernández dijo...

No tiene nada que ver con U2 ni con el Bloody Sunday, pero para los que os interese saber algo sobre la batalla de Khalkhin-Gol podéis leer este interesante artículo del blog Soviet Russia.

¿Cómo? ¿Que no habíais oído hablar de esta batalla? Pues, en cierto modo, podríamos decir que fue una de las más decisivas de la Segunda Guerra Mundial...

ruffian dijo...

http://fotoruffian.blogspot.com/2008/01/bloody-sunday-30-january-1972.html

Aqui tengo un texto similar colgado en mi blog. La foto la hice en Derry y el texto es una copia de lo que recogi en el Museo que hay en la ciudad sobre el tema. Espero que os gusta.

Jesús Hernández dijo...

Buen aporte, Ruffian, gracias.

Dario dijo...

Buena información, acabo de encontrar tu blog via Historias de la Ciencia, y ya lo puse como uno de mis preferidos.

Yo conocía de este asunto vía Bernardette Devlin, básicamente por su libro "El precio de mi alma", así que cuando supe años después de la canción me pareció un justo aunque mínimo homenaje a las víctimas. La idea que tengo, proporciones guardadas, es que "El domingo sanguiento" fue como nuestro 2 de octubre en Tlatelolco. ¿Qué tanta información tienes sobre la guerra en esta parte de América Latina?

Saludos.

Jesús Hernández dijo...

Dario, ya le dedicaré un día una entrada a la matanza de la plaza de las Tres Culturas, prometido.