lunes, junio 14, 2010

Alucinando pepinillos



Bien, ahora que ya se me ha pasado un poco el subidón puedo relataros cómo fueron las dos sesiones de firmas en la Feria del Libro de Madrid. Lo primero, decir que me gustaría poseer una mayor riqueza de vocabulario para expresar toda mi gratitud por la hospitalidad y generosidad con la que me han acogido los madrileños, y eso que sabían que soy del Barça, si no, pues imagináos...

Pues, como os dije, firmé el sábado y el domingo. El sábado estuvo lloviznando, y aún así vino mucha gente; no paré de firmar y no sólo los libros que se podían comprar en la caseta, la de la editorial Nowtilus, sino también mi último título, el del Reich de los Mil Años, que iban a buscarlo a la caseta de La Esfera de los Libros. Hay que destacar a los venían cargados con una mochila llena de libros míos, para que se los firmase. Cuando acabé de firmar me sentía muy contento y satisfecho, pero entonces no era consciente de lo que me esperaba al día siguiente...

El domingo por la mañana llegué un cuarto de hora tarde a firmar (las fatales consecuencias de la noche madrileña) y, un tanto perjudicado y todo, me puse de inmediato a firmar, que ya tenía gente esperando.



Pero entonces fue cuando comencé a alucinar... Como hacía sol y todo invitaba a un paseo familiar, esa mañana los protagonistas fueron los niños... sí, sí, chavales de 12, 13 o 14 años se acercaban a la caseta de mano de sus padres para comprar alguno de mis libros. Flipé cuando se acerca un chaval que debía tener apenas 11 años y coge decidido el Todo lo que debe saber sobre la Primera Guerra Mundial; yo pensé que era el típico niño que viene a enredar... y no, se acerca su madre y me dice que ya se había leído el Todo lo que debe saber sobre la Segunda Guerra Mundial, y que quería ése.

Y luego vino otro chavalín y se coge el Enigmas y Misterios, y dos hermanos -chico y chica- que debían tener unos quince años -si llegaba- y me pidieron que les dedicase a los dos otro Enigmas y Misterios... También vino un chico de 18 años que, embargado por la emoción, me dijo que con 13 años se había leído Las 100 mejores anécdotas de la Segunda Guerra Mundial y desde entonces se había leído TODOS mis libros, que se los compraba en cuando salían... ante eso, sinceramente, no sabía ni qué decir.



Pero la palma se la llevó un tipo que iba pasando por las casetas en bici, con casco y todo, y el tío me ve, se para un momento y me dice desde lejos: "¡Jesús Hernández! Me leí el Norte contra Sur, ¡muy bueno!", y se va...

Curiosamente, vinieron bastantes que son seguidores habituales de este blog pero que nunca se han manifestado, permaneciendo emboscados cual sioux en la ruta Bozeman; ¡un saludo para ellos y a ver si se animan! Y a los habituales que vinísteis, muchas gracias por haber venido, de verdad.

También aluciné porque venía el típico señor distinguido del barrio de Salamanca diciendo que se ha leído mis libros, el chaval con camiseta negra en plan rollo alternativo diciendo lo mismo, una señora de unos sesenta años, o una parejita muy maja que debía tener ventipocos años diciendo que los dos me leían y que siempre tenían un libro mío en la mesita...



¡Buf! Cuando acabé de firmar el domingo al mediodía y me iba caminando a donde había quedado para ir de tapeo, sentía todo el peso de la responsabilidad que, sin querer, ellos me habían traspasado. Después de verlos cara a cara, me entró una especie de ataque de ansiedad, quizás por el miedo a decepcionarlos algún día con un libro que no esté a la altura. Os juro que tuve que respirar hondo porque sentía opresión en el pecho.

Es una tontería, pero me acordé entonces de la peli de Forrest Gump, cuando comienza a correr a través del país y la gente empieza a seguirle, sin que él haya hecho nada para eso. Y creo recordar que Forrest Gump pregunta a alguien que por qué le siguen y le dicen algo así como que "das esperanza a la gente".

Pues cuando firmé en Sant Jordi, eso me sirvió de chute de energía para seguir escribiendo, pero lo del domingo en Madrid creo que ha sido una sobredosis.

Pero no os preocupéis, que al final no me pasó nada, en cuanto me tomé la primera cerveza y le pegué el primer bocado a unos calamares y a un lacón con patatas que no se los saltaba un gitano, la opresión en el pecho desapareció como por ensalmo y el temor al fracaso desapareció rápidamente...

23 comentarios:

Javier dijo...

La cerveza arregla tantos males como los que causa :)

Me alegro mucho que los de la capi te hayan recibido así de bien. Yo la verdad es que ojeé la web de Ryanair a ver si había alguna oferta para irme y volver en el día, pero los horarios cuadraban bastante mal y me salía muy caro. Así que me quedo con las ganas y mucha envidia de los que habéis ido.

El año que viene mi novia marcha a Madrid a acabar la carrera, y allí marcharé yo a buscar trabajo, así que si vuelves por estas fechas espero ser uno de los que fueron con la mochila hasta arriba.

De nuevo felicidades, y estás invitado a venir a Cantabria (Asturias y Bilbao me valen).

Humberto dijo...

Y ahora, déjate de bañarte en multiutdes y a escribir... Que el Reich de los mil años está casi acabado.

Ahora en serio, ¡Enhorabuena! Te lo mereces.

Franz von Steigenburg dijo...

Hola a todos:

La envidia, ese pecado que hace sufrir al que lo padece, me corroe.
Me uno a Javier, a mí también me vale Bilbao y además Zaragoza.

Un saludo.

Nacho dijo...

Felicidades Jesus. Imagino lo satisfecho que te encontrarás.

Jesús Hernández dijo...

Javier, tienes razón con lo de los males a causa de la cerveza; el sábado nos quedamos sin poder tomar la última media pinta de Guinness porque tenían que cerrar...

Ludovica dijo...

Me temo que a muchos se os están poniendo los dientes como a castores...

Marcos dijo...

Mi más sincera enhorabuena. Te lo mereces.

pedroboso dijo...

Tiene que ser muy reconfortante, el tener un trabajo en donde tus clientes (lectores), te lo sepan reconocer, apreciar, valorar y felicitar.

Mi enhorabuena.

Jesús Hernández dijo...

¡Gracias a todos!

Pues sí, después de esto, soy consciente de que mi trabajo toma otro cariz; ahora mismo, por ejemplo, acabo de responder el mail de un lector de 84 años comentándome el 100 Historias Secretas... El que mis libros los aprecien por igual chavalines de 12 años que venerables ancianos de 84 quiere decir algo, aunque todavía tengo que procesar todo esto...

Por cierto, para acabar de poneros los dientes como castores, como bien dice Ludovica, os diré que a los habituales del blog que me preguntaron por el tema de mi próximo libro se lo dije, en consideración a su visita, eso sí, después de firmar con sangre un pacto de silencio...

Así que ya sabéis que entre vosotros más de uno posee información privilegiada...

Jhalou-F1 dijo...

Mecagüen... y yo que no me he podido acercar a Madrid.... pero eso no vale es trampa, se han llevado premio doble, firma y secretito. Yo creo que los demas que nos hemos quedado sin firma deberiamos de tener por lo menos el segundo premio, no???

Por cierto cuando piensas renovar la foto tuya de los libros? :-)


Fuero de bromas: me alegro muchisimo por que seas un escritor de todos los publicos y te aprecien mucho, la verdad me parecer una gran personas y un gran escrito ya te lo he dicho, enhorbuana y una pena me no me pudiera acercar a la capi la verdad estaria bien tener una foto contigo como marcapáginas.

Saludos.

Ludovica dijo...

Jesús: me estás echando a los leones...

Darkawa dijo...

A mi no hace falta que cojas el avión para visitarme, filicidades que te lo mereces, para undirte un poco más en tu responsabilidad te contaré una anecdota que me pasó hace un par de semanas.
Como ya te he comentado alguna vez llevo una página web sobre un juego de estrategia del que hemos hecho una traducción y nos la han publicado en la página oficial del juego, hace unas semanas fuimos a Barnaludica, reunión de asociaciones de juegos de rol, y vinieron algunos a nuestra mesa y nos felicitaron por nuestra traducción, me sentí orgullosísimo, entonces uno se confesó aficionado a la historia de la Segunda Guerra Mundial y le pregunté si había leido a Jesús Hernandez, su respuesta fue tajante "Por supuesto."
y me sentí más orgulloso todavía.
(Aunque luego te documentes con la wikipedia) ;)

Xavier Sánchez i Torres dijo...

Amigo Jsús, sigue "dando esperanza" con tus libros... Me alegro de que tocases el cielo... te lo merecías!
Un abrazo.

Mario Tenorio dijo...

Hola a todos:

JH,es estupendo el recibimiento por parte de tus lectores de Madrid.

Y como dice pedroboso, tener un trabajo en el que los consumidores finales te admiren y feliciten tiene que ser fantástico.

Ya que nos lo pones así: ¿Para cuándo la nueva criatura estará en la calle? Aproximadamente, claro.

Jesús Hernández dijo...

Mario; espero que salga para octubre-noviembre.

Pero...¡¡vaya día!!
Hoy he ido a pagar a Hacienda y encima España pierde contra Suiza...

Gándara dijo...

Joer Jesús! No puedo decir otra cosa más que ENHORABUENA!! Un buen trabajo tiene su recompensa y sabe a gloria! Lo mismo me pasa a mi cuando hago algún diseño y me queda de categoría (aunque a mí no me paran por la calle para felicitarme, jejeje)

Lo del chaval de 11 años me ha dejado sin palabras! Debió dejarte a cuadros! Ojalá cuando tenga un hijo éste se lea libros de la primera y segunda guerra mundial!

Como dice F1 no estaría nada mal renovar la foto de los libros, que por lo que veo has adelgazado unos kilos. Me recuerda a la típica foto de reverte en blanco y negro sentado en una silla de madera con un libro en las manos y que tan bien parodiaron los de Muchachada nui

En cuanto al partido no soy muy amigo del balompié, opino que junto a los toros es el pan y circo de este siglo XXI

Marcos dijo...

¡Malandrín! ¡El día de Sant Jordi en Barcelona yo también traté de estirarte de la lengua respecto de tu próximo libro y no soltaste prenda!

Mario Tenorio dijo...

Hola a todos:
JH, para el otoño, buena época, lo estaremos esperando.
Recueda que Hacienda somos todos...
Si, ya lo sé, con la Agencia Tributaria no se hacen bromas, je, je.

Gándara, cuando yo tenía unos 10 años conocí a un niño que tenía verdadera pasión por la 2GM. Se sabía de memoria el armamento utilizado en cada batalla y no se cuántas cosas más. Para mi era como una enciclopedia con patas. A mi por aquella epoca, lo que me gustaban eran los comics de DON MICKEY, pero cuando tenía oportunidad de estar con él, le pedía que me contara "cosas de guerra". Y fijate dónde me encuentro hoy:

Mario Tenorio dijo...

En un foro de "chalados" por la 2GM. La vida muuuuchas vueltas.
Saludos desde el sur.

Mario Tenorio dijo...

Hola a todos:
Tengo que confesar que ayer, a pesar de mi patriotismo a prueba de bombas, no estaba muy entusiasmado con el partido de fútbol de marras, ya que con las cosas que pasan en nuestra España no creo que el pan y circo -del que escribe Gándara- sea la mejor solución para evadirse y utilizar como válvula de escape de nuestros pesares. Después vi que "La Roja" (vaya apodo más ridículo) perdía, y lo hacía de la misma forma que pierde nuestra economía en el resto del mundo, es decir, perdiendo oportunidades.

Resignación balompédica pero no política. El Gobierno intentando escudar la falsa reforma laboral detrás de un partido de fútbol. Cita a los periodistas casi a la misma hora del partido para la rueda de prensa después de la aprobación de dicha reforma laboral en Consejo de Ministros. Son unos mezquinos.

Una falsa reforma y una falsa huelga general; Es como si se dijeran: "yo finjo que hago una reforma y vosotros simuláis que hacéis una huelga general". ¡Vaya tropa!

Saludos desde el sur.

Franz von Steigenburg dijo...

Ah, ¿es que ayer jugó España? Es la primera noticia que tengo

Pedro dijo...

¡Bravo, Don Jesús!

¿Os acordáis de aquel eslogan que decía "aquí se lee"?

¡Pues venga, dos tazas!

Likuid dijo...

La responsabilidad de un trabajo bien hecho.