domingo, abril 10, 2011

Por la instauración de la Sharia en España



Bueno, amigos, esta semana voy a estar muy ocupando promoviendo una Iniciativa Legislativa Popular para la instauración de la Sharia (la ley islámica radical) en nuestro país.

Pues sí, concretamente incidirá en el castigo aplicado al delito de robo; lo de cortar las uñas a la altura de la muñeca.

En todo caso, añadiré una disposición adicional en la que "el hurto en vehículo un domingo por la mañana junto a la playa, con rotura de luna delantera, mientras su propietario está haciendo running con su hijo, con sustracción de mochila conteniendo cartera con toda la documentación e iPhone recién estrenado, además de dos botellines de agua" esté penado con sodomización del reo hasta el fallecimiento del mismo.

Voy a ponerme en contacto con el consulado de Irán aquí en Barcelona para el tema del Know how, que creo que ellos lo tienen por la mano, y nunca mejor dicho.

Y como los musulmanes estuvieron aquí ocho siglos, creo que si apelo a la Memoria Histórica tengo el camino bastante despejado e incluso me puede caer alguna subvención.

Bueno, voy a ver qué tal me va, saludos.

13 comentarios:

Ardacho dijo...

Hay varias aplicaciones para el iPhone que te permiten sacar una foto del mangante cuando se conecta, bloquearlo, decirte por GPS su posición exacta, etc etc

Ya lo sabes para la próxima y suerte...

Mario Tenorio dijo...

Vaya JH, lo siento mucho, en todo caso, apoyo tu iniciativa.

¿Dejaste la mochila a la vista?

Saludos desde el sur.

Jesús Hernández dijo...

gracias... pues no, la metí en el maletero... pero supongo que me vieron cómo lo hacía y fueron directos, ya que la guantera ni la removieron.
El próximo día haré footing cargado con la mochila...

Astra dijo...

Bueno Jesús, al menos te lo has tomado con cierto humor, y eso siempre ayuda! Lo importante es que no haya pasado nada mas grave.

Tsk, a veces el deporte no trae nada bueno :P

Saludos!

Carlos dijo...

a ver si con suerte puedes recuperar la documentación

Un abrazo y lo siento

Mario Tenorio dijo...

Date prisa en renovar la documentación, que te va a llamar indocumentado. (una broma no viene mal)

Saludos desde el sur

Jesús Hernández dijo...

sí, estas cosas hay que tomárselas con humor, supongo que más de un japonés cambiaría su desgracia por la mía...

BRESSEND dijo...

Eso en mi Universidad pasa a diario, eso si, me pregunto porque dos botellines de agua? O-O?

Jabo dijo...

..creo que cortar a la altura de las muñecas me parece poco, quizas pueda que no tenga aprendida la lección el chorizo.
Estoy convencido que te daría la subvención que dices, y como digas que tienes un par de macetas en casa te paguen peonadas y todo..

Animo!!

Jesús Hernández dijo...

Bueno, una vez pasado el cabreo inicial, debo agradecer a los cacos que me hayan hecho vivir hoy sensaciones ya olvidadas de tiempos muy lejanos, en plan magdalena proustiana, como esa de salir de casa sin móvil y a la vuelta preguntar si ha llamado alguien, o pagar con cash al no tener tarjetas...

Javier dijo...

Botella medio llena Jesús: No te robaron a punta de navaja mientras cargabas tú con la mochila y junto a tu hijo.

Ánimo y que te recuperes del susto y de la pérdida de tantos objetos que nos tienen esclavizados.

Jesús Hernández dijo...

Gracias por vuestras palabras de ánimo, y bueno, vamos con temas más interesantes que mis peripecias personales...

Pues he leído una mala noticia; se ve que las autoridades ucranianas tienen previsto convertir el búnker de Hitler en Vinnitsa en una atracción turística.
Al contrario de la Guarida del Lobo de Rastenburg, en Prusia Oriental (hoy Polonia), del búnker de Vinnitsa apenas se habla por ahí, así que no despertaba mi interés. Pero si lo convierten en esa atracción turística que prometen, me voy a ver obligado a irme para Ucrania si no quiero tener una página en blanco en mi historial de visitas...

Pero bueno, parece ser que hay gente que se opone a esa iniciativa, a ver si tienen éxito...

Podéis ver la noticia AQUÍ.

Jesús Hernández dijo...

AQUÍ tenéis más información del búnker de Vinnitsa, ese gran desconocido.