lunes, diciembre 19, 2011

Por qué no escribo una novela...



Bien, últimamente me han hecho alguna que otra entrevista para promocionar el OPERACIONES SECRETAS DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL y siempre surge una pregunta inevitable... "¿cuándo vas a escribir una novela?".

A mí no me molesta en absoluto esa pregunta, más bien todo lo contrario. Si me la plantean es porque piensan que puedo trasladar el interés que logro despertar en mis ensayos a ese otro género literario. Esa cuestión quizás se intensifique después de mi último libro, en que esa sensación de suspense e intriga parece que está bastante lograda, al menos según las opiniones que me han llegado hasta el momento.

Así que a veces me envalentono y pienso que puedo lanzarme a escribir una novela. De hecho, confieso que tengo escritos, a modo de bosquejo, un par de capítulos de un esbozo de proyecto que tal vez algún día llegue a ser el embrión de algo...



Pero claro, de repente te encuentras con un libro como éste, CIUDAD DE LADRONES, de David Benioff -del que ya os hablé- y decides volver a guardar ese proyecto en una de esas carpetas olvidadas del escritorio de Windows...

Pues sí, hoy he acabado de leer esa novela. Lo que yo pido a una película o a una novela, como es este caso, es que de verdad me importe la historia. Estoy harto de argumentos en los que me suda la camiseta lo que le acabe pasando a los protagonistas, si viven, si los matan, o si consiguen la fucking misión que tengan encomendada.

Así que cuando leí el planteamiento no pude dejar de pensar que quizás me iba a encontrar con un caso similar, a pesar de que confío en el criterio de quien me la recomendó; un par de chavales de la sitiada Leningrado durante la Segunda Guerra Mundial que deben cumplir con la misión que les encarga un coronel del ejército ruso. ¿Qué deben conseguir? Pues una docena de huevos con los que hacer un pastel de bodas para su hija...

Sí, ya lo sé, menudo MacGuffin más chorra... Pues el mérito es del autor de haber conseguido que al final del libro estés realmente sufriendo por si consiguen o no la maldita docena de huevos, quién me lo iba a decir.



Y mientras tanto, vives en primera persona el hambre de los sitiados -sin escatimar aspectos escabrosos como el del canibalismo- o los horrores de la lucha antipartisana llevada a cabo por los alemanes, a la vez que te ríes de las contínuas ocurrencias de uno de los protagonistas.

Y yo me he preguntado si sería capaz de lograr eso. Al menos por el momento no, así que la proyectada novela deberá esperar...

8 comentarios:

Darkawa dijo...

Si algo hecho de menos en la mayoria de escritores de bestsellers actuales es su falta de honestidad. Más de una vez he hechado pestes de los Pilares de la Tierra por haber convertido un tema interesante en un folletin digno de Corin Tellado y con situaciones más inverosimiles que las historias de Harry Potter. Por eso es de agradecer ver un autor que se resiste al goloso mundo de los Best Seller. No se si algún día escribirás una novela. Pero seguro que si la escribes es porque tienes algo interesante que contar.

Desorbitao dijo...

A mí me encantan tus ensayos, no echo de menos que escribas novelas. Tu último libro supera con la realidad lo que muy pocas novelas con la imaginación.

Nacho dijo...

Hola Jesús; los lectores de ensayo e historia apenas tenemos tiempo de leer novelas. Yo creo que uno comienza leyendo novelas y después se pasa al ensayo de por vida. Porque, no nos engañemos, las novelas suelen ser una pérdida de tiempo, a no ser que sean las históricas imprescindibles.

En todo caso, y ya que están tan de moda, las novelas históricas (a pesar de que yo las detesto) te reportarían mucha pasta je je...

A mi se me ocurre una. Imagina:

Un adolescente acaba de perder a su madre. Se encuentra absolutamente deprimido. Regresa a Viena y sobrevive pintando acuarelas...

Supongo que no será muy difícil ambientarla.

Otra cosa es que deberías darle un toque "maquiavélico" para que pudiera tener un tirón comercial, cosa que a mi me espantaría.

Saludos!

Jesús Hernández dijo...

Gracias por vuestras opiniones. Y sí, creo muchas veces es difícil superar las historias reales...

Pues hoy me he desayunado con esta excelente noticia: NUEVA ENTREGA DE "APOCALIPSIS" DEDICADA A HITLER.

isra dijo...

Niego la mayor (al menos desde mi punto de vista) el punto de partida de la novela me parece buenísimo, tanto que será lo próximo que lea cuando tanga tiempo, y es que comparto el comentario de Nacho en cuanto a tiempo/lectura.

Humberto dijo...

Creo que te has explicado perfectamente, Jesús.

También es cierto, que la realidad supera la ficción.

En fin, que yo tampoco echo de menos que te pases a la novela.

Un saludo a todos.

pedroboso dijo...

La esperanza es lo último que se pierde.

Hasta entonces seguiremos disfrutando de tus ensayos.

Patricio Donato dijo...

Descubrí el libro de Benioff gracias a tu comentario. Lo terminé de leer hace un par de semanas. Es maravilloso, uno se preocupa y se engancha con la vida de los dos personajes. El horror y el hambre del sitio de Leningrado se siente casi en primera persona, y aún así uno es capaz de reir con ese duo desesperado que se mete entre las mismas filas alemanas para conseguir una docena de huevos. Me han dado ganas de conseguir los libros que sugiere el autor para entender un poco más como fue el sitio de Leningrado. Gracias por la recomendación del libro. Saludos.