sábado, julio 28, 2012

QUIERO SER INGLÉS


Bien, supongo que vísteis también la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres...

Pues sí, después de verla a uno le dan ganas de ser inglés. Y no porque les tenga ninguna simpatía, ya que son nuestros enemigos históricos y buena parte de la leyenda negra que nos persigue ha sido aviesamente fomentada por ellos. Qué no podemos decir de la pérfida Albión...

Pero al ver una ceremonia como la de ayer te das cuenta que el inglés es un pueblo que respeta su historia y está orgulloso de ella. Lo que más me llamó la atención fue ese homenaje a los caídos en las dos guerras mundiales, con una amapola difuminada en primer plano (la flor que simboliza para ellos ese recuerdo). Y también me sorprendió ese ingenioso cameo de Churchill saludando al paso del helicóptero de la reina...

Otro detalle a descatar fue que la bandera olímpica fue portada en su último tramo por soldados representando a los distintos ejércitos británicos... Habrá que esperar a ver si algún grupo político de la Cámara de los Comunes eleva una queja al respecto, pero creo que no; si eso hubiera pasado en unos juegos olímpicos en España, no estoy tan seguro de ello.

También supongo que si los miembros del equipo español hubieran aparecido disfrazados de Elvis de guardarropía como iban los británicos, hubiéramos hablado de ridículo mundial, en cambio ellos seguro que están orgullosos de esa vestimenta futurista y rompedora.

Y puestos a hacerse uno preguntas, me imagino que si se celebrasen otros Juegos en Alemania no harían un homenaje a los soldados caídos en la primera y segunda guerra mundiales...

7 comentarios:

Maktub dijo...

Totalmente de acuerdo. No me gustó que se portara la bandera en manos del ejército. Esa bandera tiene que estar limpia de insignias militares, de ningún país. Detalle del comentarista al decir que el relevo de la antorcha fue retomada en los juegos Olímpicos de la Alemania Nazi, dónde se le dio mucha importancia a la misma.

Miguel Angel Centeno Hinojosa dijo...

Lo del tema del ejercito estoy totalmente deacuerdo con Mactub. Pero ya puede ser de cualquier pais que tampoco me gustaria. Y tambien lo del tema del las equipaciones. En este pais en ocasiones nos quejamos de vicio. Lo que mas me ha gustado es la idea del pebetero formado con la aportacion de todas las representaciones olimpicas. Una forma muy bonita de unir a todas las naciones en una sola llama.

Miguel Angel Centeno Hinojosa dijo...

Bueno eso y Zapatero tocando Carros de Fuego ;-)

Mario Tenorio dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, amigo JH. Nuestro país aún está lejos de superar antiguos complejos. Yo también me sentí aludido por el orgullo sano que demostraron los británicos. Incluso algunas ex-colonias llevan en sus banderas, orgullosamente, la Unión Jack sin complejo alguno.

Yo no veo mal que la bandera la portaran en este caso militares de todos los ejercitos británicos. En este tipo de ceremonias se muestra lo mejor de un pais y exponen en este gran escaparate sus valías. Si yo hubiese tenido un presidente con el pundonor de Churchill también me hubiera gustado que hubiera quedado claro lo orgulloso que estabamos de él.

Pero claro, en una España en la que tenemos una izquierda que odia a la nación y una derecha que no se aclara, qué podemos esperar si nos tocara acoger otros JJOO.

Con mi opinión no pretendo encender ningún pebetero.

Saludos desde el Sur.

Nacho dijo...

Hola, yo lo que admiro de los ingleses es cómo han sabido vender su música al mundo entero. Poner música de artistas como David Bowie es digno de envidia. No es por acomplejarse, pero imagino a los españoles haciendo algo parecido con la lamentable cantera de artistas que han triunfado y triunfan por aquí y es como para sentir vergüenza ajena.

Un saludo a todos,

Bergadrak dijo...

Aunque suelo seguir el blog, he intervenido muy poquitas veces. Pero me ha llamada la atenció la entrada y algunos comentarios. Para empezar en los juegos de Barcelona si bien los portadores de la bandera no eran soldados, muchos voluntarios eran quintos que hacían la mili y los vistieron con chandal. Mi reemplazo entró en otoño y muchos veteranos contaban sus "batallitas olímpicas" en el desaparecido cuartel de Lepanto de Barcelona.

La cultura inglesa no sé si es más rica o más extensa que otras como la hispana o la francesa, pero es innegable que la han sabido vender mejor. Supongo que el hecho de que el inglés sea lengua franca en el mundo para los negocios ayuda. Habra más chinos que anglohablantes, pero de momento el mandarín aún no es idioma para relaciones internacionales. Hubiera podido ser el español, pero Felipe II prefirio El Escorial a Lisboa dando la espalda al océano y al futuro... Y si la Inquisicion no hubiera quemado a los poquitos protestantes -entre otros quemados-... o si no se hubiera expulsado en 1492 a los únicos que entendían de números en la península...

Saludos y enhorabuena por el blog, me entanca.

Javier dijo...

Sobre la música de los ingleses y recordando Barcelona'92:

aquel año coincidió con la Expo de Sevilla, y Julio Iglesias, el mayor exponente musical que tenemos en el Mundo desde hace décadas, por cuestiones políticas (nacionalismos de Cataluña que intentaban desmarcarse con ahínco de España, y en Sevilla el paletismo socialista alejándose del tufillo pepero de Julio) el cantante más famoso de nuestra historia (¿reciente?) no apareció en ninguno de estos eventos.

Es sólo un ejemplo práctico de lo cainitas que somos.

Por cierto, pese a todo, yo no quiero ser inglés.