sábado, noviembre 16, 2013

WATERLOO: ESTO ES HISTORIA



Bien, seguimos dando salida al material de mi viaje a Bélgica de este pasado verano. Aunque las guerras napoleónicas no son mi fuerte, tenía interés en visitar el lugar en donde tuvo lugar la BATALLA DE WATERLOO.

Yo llegué al aeropuerto al que llega Ryanair, Charleroi, y Waterloo queda a mitad de camino entre este pequeño aeropuerto y Bruselas, que era a donde debía ir. Así que mi hermano me fue a buscar al aeropuerto en coche y, como venía de paso, hicimos una parada allí.

La verdad es que no esperaba encontrar mucha cosa, aparte del famoso Monte del León, pero la verdad es que la visita es realmente interesante. Si estáis en Bruselas, vale la pena llegaros hasta allí, aunque no sé cómo se va en transporte público. La visita da para un par de horas largas, a no ser que hagáis además un tour en un pequeño autobús por el campo de batalla o, mejor aún, vayáis en coche por los distintos puntos de interés de los alrededores. Total, que da para una mañana entera.

Aquí podéis ver el parking donde se deja el coche, junto al Wellington Café. Al fondo podéis ver el impresionante Monte del León.



Justo al lado del café tenéis el Centro de Visitantes. Ahí se compra el ticket de entrada para ver las películas, el Panorama y el Museo de Cera.

No recuerdo el precio, pero no era nada caro; vale la pena comprar el ticket que incluye ver las películas.



En este edificio hay una tienda con objetos de recuerdo y las dos salas de cine. Se pasa primero por una, en la que se puede ver un documental muy útil para conocer el desarrollo de la batalla, y después se pasa a la otra, en la que se ven escenas de una película de la que os hablaré al final.

Cuando sales de la segunda sala de proyecciones, te puedes dirigir ya hacia el exterior para emprender la subida al Monte del León, que se corona después de subir 226 escalones.



Y aquí me tenéis arriba del todo. Desde ahí se puede contemplar todo el campo de batalla, y puedes saber dónde estaban situadas las tropas gracias a unos paneles informativos, como el que se ve ahí.



En la base del monte han puesto cañones y un carromato para que los turistas podamos hacernos fotos guays, todo un detalle.




Este el llamado Panorama. En su interior se muestra una especie de diorama, con un gran lienzo circular de 110 metros de largo y 12 de altura, en donde se representa la batalla en 360º. El edificio que lo acoge fue levantado en 1912.

Entonces el diorama pudo ser impresionante, pero hoy día -con nuestras pantallas panorámicas y el 3D- ya no lo es tanto. Aun así, vale la pena verlo.



A pesar de la mala calidad de la foto, aquí podéis ver la pintura de fondo, con objetos en primer plano para dar sensación de profundidad. Hay sonido ambiente para dar más sensación de realidad.



Y enfrente del Panorama tenéis el pequeño Museo de Cera. Podéis ver ahí a los principales protagonistas de la batalla, así como algunas armas y objetos.

Es de reducidas dimensiones, pero tiene un sabor antiguo que lo hace también interesante.



Como curiosidad, deciros que ni en el Panorama ni en el Museo de Cera hay ningún empleado. Se accede a través de una puerta automática introduciendo el código que viene en el ticket.

Como os decía, en el Centro de Visitantes proyectan escenas de una película, de la que yo no tenía idea de su existencia. Se trata de WATERLOO, producida en 1970 por el famoso Dino de Laurentis y dirigida por el no tan famoso director ruso Sergei Bondarchuk.

Decir que las escenas de la batalla son impresionantes es quedarse corto. No recuerdo otra película en la que se hayan empleado tantos extras (proporcionados generosamente por el ejército soviético). Aquí tenéis la película entera; aunque está en inglés, es igual, miraos sólo la batalla y os garantizo que alucinaréis.





Pues hasta aquí, mi visita a Waterloo, en donde te dices a ti mismo "esto es Historia"...

Y preparaos, porque en la próxima entrega iremos a las trincheras de la Primera Guerra Mundial...



4 comentarios:

Conde de Salisbury dijo...

Que envidia, cuanto me gustaría visitar el campo de batalla de Waterloo. Me sorprende un poco que desconozca el film de Bondarchuk, yo solo soy unos pocos años mayor y recuerdo haberla visto por primera vez en mi infancia por TVE Y en aquella época solo teníamos dos canales! El ruso era un maestro en la "coreografía" de grandes masas y Laurentis le eligió después de ver la monumental (ocho, sí 8, horas y 120.000 extras) que realizó de "Guerra y paz" de Tolstoi -con su ración de batallas- que dejaba minúscula a la más conocida de Hollywood y ganó el Óscar. Si a alguien le interesa la epopeya napoleónica no se puede perder ambas películas, junto con el "Napoléon" y el "Austerlitz" de Abel Gance forman la tetralogía imprescindible.

Tonino dijo...

Hey chicos, me he comprao esta fabulosa navajica suiza chiquitica Vitorinox q es una cucada. Os hablo del modelo de 58mm 0.6363 Rambler (pág. 5 del catálogo adjunto).
Como sé q jesús tiene una suiza, me acordé de él.
Os recomiendo q veais Megafactorías: Vitorinox.
La mujer de la tienda, me puso al día de todos los cotilleos de las grandes marcas del acero: Letherman, Salamandra, Nieto, Muela, Expósito, Tres Claveles, Árcos, Albainox, Rui, ...

Guillermo Gutierrez dijo...

Felicitaciones Jesus por tu excelente blog, una maravilla las fotos en primera personas que nos muestras y que envidia todos los lugares que has visitado.

Saludos desde Chile.

Jesús Hernández dijo...

Muchas gracias, Guillermo, ¡un saludo para Chile, donde tengo fieles seguidores!