domingo, marzo 09, 2014

CONTRA EL DIÁLOGO


Esta es una de esas entradas en la que uno no sabe si va a saber expresar lo que quiere decir, pero como vosotros sois buenos entendedores, creo que no tendré que esmerarme demasiado en desarrollar mi idea para que la captéis perfectamente.

Pues veréis, estoy verdaderamente hasta la coronilla de la utilización espuria que se viene haciendo del diálogo como valor absoluto, como clave para la solución de todos los conflictos.

En nuestro mundo cada vez más políticamente correcto, el diálogo viene a ser la muletilla que viene pintiparada para quedar bien en cualquier debate. Si debemos tomar posición en un conflicto, no hay nada mejor que mostrarse partidario del diálogo, evitas mojarte y muestras una equidistancia que incluso te da una pátina de superioridad moral.

Aunque uno, en su fuero interno, esté convencido de que una de esas dos partes tiene la razón, la "llamada al diálogo" te permite ponerte de perfil y esquivar las consecuencias que podría tener pronunciarte.


Esto lo estamos viendo cada día, y cada día más. Ahora he visto que Merkel y Obama llaman al diálogo entre Ucrania y Rusia, pero hoy día desde el Papa de Roma al último mono se dedican a hacer llamamientos al diálogo antes y después de las comidas, y a veces también entrehoras. Pues la epidemia parece grave; he buscado la frase exacta "llamada al diálogo" en Google y me aparecen 243.000 resultados, y si la buscamos entre las noticias recientes, aparecen 813...

Para mí, ese recurso al diálogo como valor absoluto lo único que denota es una gran cobardía. Ante un conflicto planteado, uno debe de tomar partido, no vale situarse en ese cómodo limbo.

Lo del diálogo puede estar bien en algunos momentos y en algunas situaciones, pero no siempre. Ya he tenido alguna experiencia personal en la que mi apuesta por el diálogo y el entendimiento ha resultado bastante lesiva para mis intereses.


Ya antes de la Segunda Guerra Mundial se intentó solucionar la expansión de la Alemania nazi mediante el diálogo. Chamberlain también pensó que se podía dialogar con Hitler, y ya sabemos cómo terminó todo aquello. También se dialogó mucho con Stalin en Yalta y Potsdam, y ya sabemos lo que pasó con la mitad de Europa.

Creo que cuando uno está convencido de la validez de sus principios, cualquier diálogo sobra.


A los que están siempre a favor del diálogo, les mandaría unos okupas a su casa, y luego haría una llamada al diálogo para que las dos partes alcanzasen un acuerdo; por ejemplo, que los okupas se quedasen la mitad del salón, una habitación y tuvieran derecho a cocina.

Me ha venido a la cabeza lo que escribió Luis Buñuel en sus memorias, El último suspiro, en el que se sorprendía de que nadie quisiera parecer maniqueo; el genial cineasta decía estar tan harto de eso que estaba valorando la posibilidad de declararse maniqueo y actuar en consecuencia.



Pues yo lo mismo, me dan ganas de mostrarme totalmente contrario al diálogo y hacer bandera de mi intransigencia; quizás algunas cosas me irían mejor.


22 comentarios:

Fran Raymol dijo...

Estoy en contra del diálogo. Soy un federalista intransigente y fanático.

Mario Tenorio dijo...

Hola a todos:
Interesante entrada. No puedo estar más de acuerdo contigo, JH. Si bien, no todas las situaciones pueden ser resueltas con diálogo otras muchas si pueden llegar a una solución mediante la chachara, tal como dices.

En las siguientes situaciones no soy partidiario del diálogo sino de actuación enérgica:

-Negociaciones con terroristas
-Independencia de Cataluña o de cualquiera otra CCAA.(incluyo a políticos que mantenemos y buscan la segregación de España, objetivo contrario a la constitución española)
-Paises con regimen de dictadura
Paises que invaden a territorios soberanos.
-Fanáticos de cualquier índole.
-Con los hijos o parientes en situaciones insostenibles.
-Sindicatos a los que mantenemos y ejercen su fuerza mediante la violencia.
Criminales de toda clase (Que dialoguen con el Código Penal).

Seguro que la lista es interminable.

Saludos desde el Sur.

Planck dijo...

Si tienes la razón y los argumentos en algo pero careces de fuerza (fáctica, bien sea legal o no) estás abocado al diálogo, por mucho que fastidie. Otra cosa es que sirva para algo; al final es la fuerza coactiva (de nuevo, legal o no) la que resuelve el dilema.

Y sí, coincido contigo en que en muchas ocasiones el diálogo es inútil. Pero nos lleva a ello el que el opositor, aún sin razones, tiene la sartén por el mango. Es un modo, habitualmente estéril, de ver si lo afloja calentándole la cabeza (a veces funciona, muy pocas).

Jesús Hernández dijo...

Pues tienes razón, Planck, la fuerza es un factor de peso en todo diálogo, Corea del Norte dice "me gusta".

Cambiando de tema; este fin de semana vi la película RUSH (2013), y me gustó bastante, aunque no me pareció un film redondo. Como sabéis, trata del duelo entre los pilotos de Formula 1 Niki Lauda y James Hunt. Extraordinaria la ambientación en los setenta, buen guión, final emocionante, pero interpretaciones flojas, sobre todo de Brühl. Aun así, le hubiera dado el Oscar antes a ésta que a la castaña infumable de Gravity.

isra dijo...

También vi Rush este fin de semana. Coincido en tus apreciaciones, es un buen film.
Que ganas de que empiece ya la F1!

Luis Guerra dijo...

¿interpretaciones flojas? Chris Hemsworth deja a un lado su personaje descafeinado y soso de Thor y da físico, encanto y carácter a su chulesco y vividor personaje y Brühl lo borda, transmite a la perfección la personalidad perfeccionista y fria de Lauda. Imprescindible verla en versión Original. (los que saben dicen que su acento austriaco es perfecto. Una gran pelicula

Jesús Hernández dijo...

Bueno, Luis, quizás sí que he sido algo injusto con Hemsworth, cumple con lo que pide el personaje. Pero Bruhl me parece un actor muy sobrevalorado, después de haberlo bordado en Goodbye Lenin.

pedroboso dijo...

Bueno a mi me ha gustado "Rush", y "Gravity" tb, je,je..

Jesús Hernández dijo...

Bueno, amigos, requiero de vuestra ayuda:

Necesito recomendar un LIBRO DE REFERENCIA SOBRE LOS U-BOOT. Los libros que tengo no se podrían considerar así, por lo que a ver si algún experto en tema puede señalar el libro que mejor trata este tema.

Y otra pregunta para los expertos: ¿Era usual que, durante la SGM los submarinos combatieran contra otros submarinos enemigos?

Os agradezco de antemano vuestra colaboración.

Overlord dijo...

Yo lo tengo en lista de espera, pero me han hablando muy bien de esta obra:

"Hitler's U-Boat War: The Hunters, 1939-42 Volume 1". 864 páginas.

"Hitler's U-Boat War: The Hunted 1942-45 Volume 2". 900 páginas.

Ambos escritos por Clay Bair.

Obras en español ni te molestes en buscar.

Saludos.

Jesús Hernández dijo...

Gracias, Overlord. Claro, mi duda era ésa; en inglés seguro que hay obras de referencia, como la que apuntas, pero me faltaba una obra en español que cumpliese esa condición, no me sonaba ninguna. Entonces, me confirmas mi sospecha.

pedroboso dijo...

El amigo Kordo está puesto en el tema de U-boot, a ver si se pronuncia...

Mmmm no hay ninguna obra en español sobre la materia? Me suena un escritor barcelonés al que le van estos retos, je,je

Saludos

Jesús Hernández dijo...

Sí, es un tema que merecería un libro... recojo la idea :)

Kordo dijo...

Bueno, ya que el amigo Pedroboso me ha puesto en este aprieto, intentaré salir de él, jejeje.
Aunque no soy ningún experto, y dentro de mis limitados conocimientos, creo que como bien ha apuntado en compañero Overlord, no hay ninguna obra en español que se pueda decir que es la Biblia en este tema. Habría que ir picoteando para hacerse una idea de todo el mundo U-Boat.
Por ejemplo, y por recomendar algo, para una visión global del papel de los lobos grises en la guerra naval aconsejaría 'La Batalla del Atlántico' de Andrew Williams. Para una visión más técnica y estadística 'U-Boote' de Santiago Mata. Para entender las estrategias tomadas durante la guerra, las memorias de Dönitz. Y para conocer como era la vida en un submarino y el día a día en alta mar, 'Ataudes de Acero' de Herbert A. Werner.
Respecto a si era usual el combate entre submarinos enemigos, para nada. Al contrario, solían rehuírse. Sobretodo por parte de los Uboats, que su único fin era hundir buques mercantes y, si se terciaba, algún gran buque de guerra tipo portaaviones o acorazados.
A ver si es verdad Jesús y nos asombras con un libro sobre U-Boats. Me harías doblemente feliz :-)

Saludos!

Jesús Hernández dijo...

¡Perfecto! Muchísimas gracias, Kordo. Con tu aportación queda plenamente respondida la cuestión que planteaba. Y gracias, Pedroboso, por sacar a Kordo al baile... ;)

Sí, resulta extraño que no contemos en español con una "Biblia" sobre el tema. Está claro que no tengo los conocimientos de guerra naval necesarios para escribir esa "Biblia" en español, pero el tema se presta a un libro divulgativo que sirva de introducción, y ofrezca varias de las emocionantes -y trágicas- aventuras que vivieron los tripulantes de los U-Boote...

Jesús Hernández dijo...

Tan sólo yo añadiría "La herradura dorada", de Terrence Robertson.

Kordo dijo...

Sin duda, Jesús. Las aventuras de Otto Kretschmer son fascinantes e interesantísimas.
Me apunto entonces cual va a ser tu próximo libro divulgativo ;-)

Saludos!

Overlord dijo...

Aquí en España cada vez se editan menos libros sobre la Segunda Guerra Mundial, hay que ser muy osado en mi opinión para publicar dentro del tema de la SGM un libro sobre guerra naval, bombardeo estratégico y guerra aérea. Auguro pocas ventas a cualquiera de estos temas.
Saludos.

pedroboso dijo...

No está nada mal la puesta en escena, y al final han salido bastantes obras. No me he leido ninguna, pero hay un título flipante... "Ataudes de Acero", ufff lo dice todo...

Jodiochiquillo dijo...

Interesante tema de reflexión, y claro que hay casos en los que es imposible el diálogo o en que las consecuencias derivadas de ese intento han sido catastróficas. Sin embargo son muchísimas más las situaciones, históricas y cotidianas, en que el intentar resolver las cosas "a hostias" ha traído y trae peores consecuencias. Así que disculpen que discrepe ¡CAGONTÓ!

Fermin Gomez dijo...

Aunque soy asiduo lector de tu blog no suelo comentar, aunque creo que puedo ayudar con el tema de los U Boat. En mi opinión el mejor que he leído es " los lobos y el almirante" de Wolfgang Frank. Cuenta la historia de la guerra submarina desde el principio hasta el final, siempre desde el punto de vista alemán. Esta muy bien escrito, estilo novela de aventuras. Muy difícil de conseguir, yo lo compre de segunda mano.
También están muy bien las memorias de Doenitz, " diez años y veinte días". Si no las habéis leído las recomiendo encarecidamente.

Jesús Hernández dijo...

Muchas gracias por tu aporte, Fermín. Pues no conocía ese libro, ni me sonaba...
Gracias, saludos!