sábado, agosto 30, 2014

PARA COMENZAR EL NUEVO CURSO, VARIAS RECOMENDACIONES (O NO) CINEMATOGRÁFICAS



Bueno, amigos, pensaba comenzar el nuevo curso del blog el próximo lunes, 1 de septiembre, pero la gran cantidad de material que estoy acumulando para nuevas entradas me ha llevado a adelantarlo un poco. Tengo novedades, entrevistas, anuncios varios, etc. por lo que vamos con algunas recomendaciones cinematógraficas, de entre las películas que he visto este verano, ahora que todavía las tengo frescas.

Bien, no todo son recomendaciones, algunos de estos filmes me parecen más bien flojos, pero por un motivo u otro me parece pertinente hablar de ellos.

Vamos con el primero, que lo vi en el avión, en el viaje de vuelta de mis vacaciones. Esa noche no quise dormir, para poder embaularme cuatro películas, de las que dos me gustaron especialmente.


Ante el menú de largometrajes disponibles, me llamó la atención éste de inmediato. Tenía el extrañísimo título de KOKOWÄÄH... así que era una tentación irresistible. Se trata de una comedia alemana -valga el oxímoron- que tuvo mucho éxito en su país, pero que seguramente pasó desapercibida aquí, porque no me sonaba de nada -aquí llevó el título de PADRE A LA FUERZA-.

La cinta me gustó mucho, pero quizás es que me pilló muy receptivo, porque reconozco que no es una gran película, y que hay algunos gags que no acaban de funcionar. Aun así me gustó, tal vez porque soy padre y es una película que trata de la paternidad; a otro público quizás no le llegue.


Una de las claves del buen funcionamiento de la película es la química entre el protagonista, un escritor de guiones, y su hija de ocho años, que es su hija en la vida real. Normalmente, los niños que salen en el cine resultan un tanto repelentes, pero la verdad es que la niña es graciosa a pesar del exceso de mohines, y casi lleva el peso de la película.

En resumen, una comedia sin mayores pretensiones, que igual os gusta o igual no, pero que aconsejo que le deis una oportunidad porque, al menos, no es la típica comedia de Hollywood y de paso os servirá para saber con qué se ríen los alemanes, si os intriga esa cuestión.




La segunda película que me gustó fue una argentina, REVOLUCIÓN. EL CRUCE DE LOS ANDES, que narra un episodio de las guerras de independencia de las colonias españolas de América, un tema que, aunque me despierta curiosidad, la verdad es que no conozco en detalle. Concretamente, la cinta relata el cruce de los Andes del general San Martín.

La película es ambiciosa, realista y tiene buenas interpretaciones, sobre todo la del general, aunque me da la sensación de que falta algo para que resulte redonda. Se quedan a medio camino de lo que podía haber sido una gran película, tal vez porque no tenían claro en hacer una cinta hasta cierto punto intimista para ofrecer un retrato psicológico de San Martín, o una película que buscase el espectáculo. Aun así, la recomiendo porque no conozco muchas películas que traten ese período histórico.

Esa noche vi también una película de Roberto Darín, UN CUENTO CHINO, simplemente correcta y agradable de ver, y una española, LA VIDA INESPERADA, mala como la carne de perro.


Vamos con otras películas que tenía pendientes de ver, y que les he ido dando salida este verano.




La primera, MELANCOLIA. Como no podía ser de otro modo, después de ver esta película de Lars Von Trier se te queda cara de haber visto una película de Lars Von Trier, ya me entendéis; no sabes si has visto una obra maestra o un tostón, o las dos cosas.

Hay que reconocer que sus películas son diferentes, te enganchan porque no sabes muy bien por dónde van a ir los tiros, además de la incuestionable potencia de sus imágenes.



Melancolía tiene dos partes muy diferenciadas, de las que me gustó mucho más la segunda. Los últimos diez o quince minutos resultan muy inquietantes, y la fuerza visual de la última escena es difícil de olvidar.

Creo que pocos directores se atreverían con una trama como la que plantea -un planeta llamado Melancolía se acerca peligrosamente a la Tierra- por miedo a acabar haciendo algo ridículo, pero Von Trier se atreve con un enfoque muy original, pasando totalmente de lo habitual en el cine de catástrofes. Pero bueno, con él, o entras en su juego o mejor te quedas fuera, así que at your own risk.


Y seguimos con cine danés... vamos con una película que seguro que os remueve en vuestro asiento: LA CAZA. Trata de un maestro de guardería que un día es acusado injustamente por una niña de haber hecho algo horrible.

Viendo la película estuve a punto de renunciar a seguir viéndola, por el desasosiego que te produce, pero superé ese momento y aguanté hasta el final. Curiosamente, se la fui a recomendar a mi hermano... y me dijo que la había comenzado a ver ¡pero que la había tenido que quitar por el mismo motivo que yo!

Igual que la niña de Kokowääh cae muy bien, la de esta película cae tan mal que te dan ganas de darle un cachete por arruinarle la vida al pobre maestro, por culpa de su gracieta.


La cinta es tan realista que te metes en la piel del acosado maestro, así que sobresaliente para su director, Thomas Vinterberg. De él tengo pendiente de ver CELEBRACIÓN, que seguro que debe estar muy bien.

Lo único que no me acabó de convencer de esta excelente película es el epílogo final, que creo que desmerece el resto del metraje, y alguna que otra trampa del director, pero no hay duda de que es una película que hay que ver.


Ahora vamos con una película sobre la Segunda Guerra Mundial, UN LARGO VIAJE. Trata de un soldado inglés que sufre el trauma que le provocaron los japoneses cuando lo tuvieron prisionero. A pesar de que su gran atractivo reside en que está basado en una historia real, y que la historia que narra es muy interesante, la cinta resulta fallida, y es una lástima.

Aun así, casi la recomiendo por su valor testimonial, ya que los crímenes japoneses están bastante menos representados en el cine que los alemanes, así que tomadlo como un documental dramatizado y entonces la decepción será menor.

Este verano he visto algunas películas más, pero no os quiero aburrir. Vamos a terminar con una cinta que no la recomiendo en absoluto, si no queréis tener la sensación de haber perdido una hora y media de vuestra vida, pero aun así os voy a hablar de ella.



Se trata de EL COSMONAUTA, una ambiciosa película española de ciencia ficción. Su planteamiento es muy atractivo, ya que habla de un cosmonauta ruso enviado a la luna, del que se pierde su pista, pero del que siguen llegando mensajes fantasmas, o algo así, porque tampoco lo entendí muy bien, además de que el cosmonauta llega a la Tierra y no encuentra a nadie, pero lo que está claro es que el tema prometía.

Lo que hace especial esta cinta es que fue financiada por crowfunding, es decir, que cinco mil tíos pusieron dinero para financiarla, a partir de tan sólo 2 euros, a cambio de que el nombre del minimecenas, por rácano que fuera, figurase en los títulos de crédito (de ahí que duren 20 minutos).

El llamamiento obtuvo una respuesta entusiasta gracias a las redes sociales, por lo que hubo una gran expectación ante su estreno en Madrid... hasta que la película vio por fin la luz y todos coincidieron en que era un pestiño importante, hasta hubo minimecenas que se cogieron un maxicabreo allí mismo.

El problema es que su joven director, Nicolás Alcalá, en vez de hacer algo apañadito, quiso hacer su debut con una obra maestra, sólo a base de una gran fotografía y una bella banda sonora (lo único rescatable), pero el hombre se olvidó del guion...

Quizás, si esta cinta la hubiera firmado Terrence Malick, siempre habría algún gafapasta que diría que es una obra maestra, pero seguiría siendo igualmente una castaña.

Total, un despropósito.


No obstante, parece que la película va coleccionando premios en festivales internacionales (!), pero ha resultado un fracaso de público, que creo que ha llevado a los chavales responsables del proyecto a la ruina.

Si, a pesar de todo lo que he dicho, tenéis curiosidad por verla, hacedlo; además, os la podéis bajar sin cargo de conciencia de las redes P2P, ya que los productores han facilitado ese canal, con la pretensión de que el que vea la película y le guste, pase por la web del film para pagar lo que considere que merece.


Pues ya tenéis aquí algunas recomendaciones para superar el trauma de la vuelta al trabajo, y si tenéis vosotros alguna recomendación que hacernos a los demás, no dudéis en hacerlo.


3 comentarios:

Conde de Salisbury dijo...

"Celebración" también está bastante bien, fue una de las películas realizadas bajo los preceptos del manifiesto Dogma, promovido por Lars von Trier.

Iñaki C. dijo...

Con la de "El Cosmonauta" hubo además una polémica por la forman en que trataron a una persona que les mandó su CV: http://www.periodistadigital.com/economia/empleo/2012/09/21/riot-cinema-collective-joven-alcala-curriculum-mail-responden-tonto-baba-progre.shtml

Sara Barreto Déniz dijo...

Si se me permite, recomiendo fervorosamente la película polaca Poklosie que nos habla sin tapujos del colaboracionismo polaco en el exterminio de los judíos en el marco de la Segunda Guerra Mundial. Basada en los hechos narrados en el estremecedor ensayo "Vecinos: el exterminio de la Comunidad Judía de Jedwabne, Polonia" de Jant T. Gross.

Y otra recomendación no menos interesante, "La fortaleza de Brest", película bielorrusa del 2.012 que nos habla de la toma de a citada fortaleza, situada en la frontera del régimen nazi y la URSS de Stalin en 1941.

Saludos cordiales