martes, diciembre 04, 2018

LIBROS, LIBROS, LIBROS...




Bien, amigos, aquí estamos de nuevo con algunas recomendaciones librescas. Hace un tiempo que ando bastante liado, primero con las últimas pinceladas de mi último libro, GRANDES ATROCIDADES DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL, y ahora con la redacción de mi próximo libro, que llevo con un poco de retraso, por lo que preciso aumentar el ritmo.

Aun así, siempre hay un momento para leer y de eso se trata la entrada de hoy, de hablaros de los últimos libros que he leído.

Comienzo con el último trabajo de un amigo, Marco da Costa, HOLLYWOOD CONTRA HITLER, publicado por Notorious Ediciones. Se trata de un exhaustivo compendio de todas las películas que el cine norteamericano dedicó al Tercer Reich. La obra, de 340 páginas y con prólogo de Luis Alberto de Cuenca, recopila todos esos filmes, de cuya gran mayoría nunca escuché hablar.

Paradójicamente, Hollywood recurrió a herramientas parecidas a las utilizadas por Goebbels para demonizar al enemigo, retratando malvados y siniestros personajes nazis, sobre todo en la abundante producción de serie B.

No obstante, el cine norteamericano se distinguiría por la excelencia artística y, sobre todo, el humor, como en el caso de Charles Chaplin y su El gran dictador.




También hay que destacar la utilización de personajes de la cultura popular como Superman, el Pato Donald o Tarzán para derrotar a los nazis. Respecto a este último, el libro refiere un gag de El triunfo de Tarzán, en el que la mona Chita contacta por radio con Berlín y sus sonidos simiescos son confundidos al otro lado de la línea con el mismísimo Führer.

Seguimos con el Tercer Reich, en este caso con un libro que me ha sorprendido muy gratamente: BERLÍN, 1936, del historiador alemán Oliver Hilmes y publicado por Tusquets.

El ejemplar lo compré a comienzos del año pasado, pero ha permanecido todo este tiempo aparcado en mi biblioteca porque el tema de los Juegos Olímpicos de 1936 lo conozco bastante bien y pensaba que esta obra no me iba a aportar mucha información nueva.


Sin embargo, estaba completamente equivocado. El libro no es una crónica de los Juegos -o no sólo eso-, sino de cómo transcurrieron esas dos intensas semanas en Berlín, retratando personajes desconocidos pero singulares y describiendo cómo lucía la capital germana en esos festivos días en los que la Alemania de Hitler disfrutó de su mejor escaparate mundial.

Hilmes ha llevado a cabo un extraordinario trabajo de documentación para poder ofrecernos esta obra que se lee como una novela y que, si os atrae el Berlín de los años treinta, no puede faltar en vuestra biblioteca.


Y ahora nos adentramos de lleno en la Segunda Guerra Mundial con las memorias de Kurt Panzer Meyer, tituladas lacónicamente GRANADEROS, publicadas por Ediciones Platea.

La obra, sin ambages ni sutilezas, describe su recorrido por los diferentes teatros de guerra europeos: Polonia, Francia, Grecia, Rusia o Bélgica. Las páginas muestran toda la crudeza de los combates. Sorprende que Meyer pudiera sobrevivir a la guerra después de ver continuamente como caían todos los que le rodeaban, y de enfrentarse a situaciones realmente críticas, de las que siempre lograba salir con bastante fortuna. Para los que os gustan los relatos bélicos a pie de campo de batalla, otro título imprescindible.


Y terminamos con otro libro centrado en el conflicto, LA BATALLA DE KURSK, del historiador norteamericano Dennis Showalter y editado por La Esfera de los Libros.

Curiosamente, el choque que, en mi opinión, supuso el auténtico punto de inflexión en el frente oriental permanece todavía hoy relativamente ignorado. La poca atención que ha recibido de los historiadores ha hecho que Kursk sea víctima de esa anomalía. Por otro lado, los mitos e inexactitudes que han acompañado al relato de la batalla han contribuido al desconocimiento de lo que allí sucedió. Para tratar de paliar esa ignorancia llega esta interesante obra.



El libro consta de dos partes diferenciadas; la primera analiza de forma ágil y brillante los prolegómenos de la batalla, y en la segunda entra de lleno en la crónica detallada del choque, basándose en las revelaciones más frecuentes.

El relato resulta impecable desde el punto de vista historiográfico pero, al centrarse en el carácter operacional descendiendo al ámbito de regimientos y batallones, podéis perder de vista el desarrollo general de la batalla, abrumados por los nombres de las distintas unidades y la indicación de sus movimientos. Por tanto, si os gusta la historia militar pura y dura os encantará, pero si preferís un estilo más divulgativo quizás os resulte un tanto árido.

Pues bien, ya tenéis aquí algunas propuestas para esta época de compras compulsivas, regalos y autorregalos que se avecina. Si ya habéis leído alguna de estas obras, espero vuestras opiniones, así como sugerencias de otros títulos que creáis que pueden resultarnos también de interés.


3 comentarios:

Ángel Gómez dijo...

Hola Jesús.

De los libros que citas tengo leído el de Granaderos. Me sorprendió la parte del relato en la que "Panzer" Meyer, ya metidos en el desembarco y posterior batalla de Normandía, explica las supuestas brutalidades de los aliados para con los prisioneros alemanes (destacando, por lo visto, los canadienses) y el hecho de que los susodichos aliados tuviesen instrucciones de no coger muchos prisioneros básicamente porque no se lo podían permitir para no retrasar su avance. Según Meyer ésto quedó demostrado varias veces PERO me pregunto hasta que punto cuenta estas cosas para justificar el posterior comportamiento que tuvo él mismo.

Con tus conocimientos... ¿te parece creíble o verosímil lo que cuenta?

Respecto a los otros libros me interesan todos, aunque de Kursk ya tengo unos cuantos. El de Berlín 1936 tal vez me "llame" más por lo que tú mismo dices: Leer sobre cómo era esa ciudad antes de... de todo lo que vino después.

Gracias por las recomendaciones, como siempre.
Aunque tus recomendaciones tienen siempre mucho peligro: yo tengo kindle desde que tú... hum... "abriste la boca" :-)

Ferran X dijo...

Gracias por tus apuntes Jesús:
De los que comentas, tengo leídos el de Kurt Meyer, que me pareció interesante, más que como un libro de aventuras, que para conocer lo que realmente sucedió (los malos, siempre eran los demás... ahora, resulta curioso que en pasajes, muestra su admiración por la determinación del soldado soviético, cosa que no hace con los aliados) aunque para ser sincero, la parte final, de su apresamiento y juicio, se me hizo larga.
El de Showalter, tengo que decir que me gustó mucho, a parte que desprende de una fina ironía que se echa en falta en muchos libros bélicos, aunque el final me decepcionó un poco, puesto que esperava un poco más de luz en los hechos de Prokhorovka, así como los mapas (tan fundamentales para un seguimiento operacional) no son los más adecuados (un mal endémico en la mayoría de poblicaciones). Pendiente tengo el de Töppel, a ver cual de los dos me convence más.
Saludos

Jesús Hernández dijo...

Hola, Angel. Bueno, sobre las ejecuciones sumarias de prisioneros soy "comprensivo", si se puede decir así. En el fragor de la lucha, cuando ves que han matado a tus compañeros, puede ser normal reaccionar no haciendo prisioneros. Esa reacción es más lógica así cuando descubres compañeros que han sido hechos prisioneros y han sido brutalmente torturados o mutilados, como pasaba en Rusia... Otra cosa es la ejecución a sangre fría, pero en todo caso es fácil juzgar desde nuestra posición.

Hola, Ferran, tienes razón en que el libro de Showalter no está bien rematado. Se echa en falta más luz sobre Prokhorovka, el punto culminante de la batalla. Me gustaría un relato tan bien construido como, por ejemplo, el que hace Atkinson de otra batalla devisiva, la del paso de Kasserine. Y el tema mapas deja que desear, a mí no me han servido de nada; pensé que era por carencias mías pero veo que no soy el único jeje... Ya me dirás qué tal el de Töppel, al que también le tengo echado el ojo.