miércoles, junio 13, 2007

El hombre que robó el Pollo Loco

Bien, no tengo remedio. Lo mío con los libros comienza a ser vicio puro y duro. Hoy ha venido mi padre a casa y al ver la montaña de libros que tengo y que además en el buzón había dos avisos de correos para que pase a recoger dos envíos de libros, me ha dicho muy serio "¿son de verdad necesarios?". Yo le he dicho que tiene razón y que los voy a quemar todos, como hacían en aquella peli genial de Farenheit 451, pero claro, no se lo ha creído.

Pues ahora, quizás por el tiempo preveraniego, me ha dado por los libros de trivia y de listas en inglés, que tienen mucho éxito en el mundo anglosajón pero que aquí de momento no se ven mucho. Pues me he pillado un cargamento gracias al amazon y ahora cada noche me pongo a leerlos. No tengo cargo de conciencia porque el nuevo libro que estoy escribiendo avanza a buena velocidad (hoy he hecho casi cuatro folios).

Pues he pensado que quizás os pudiera hacer gracia conocer algunas de las historias que más me han sorprendido. Mi favorita por el momento es la siguiente:


En marzo de 1990, la cadena de comida rápida mexicana EL POLLO LOCO abrió una de sus franquicias en Sherman Oaks, California. Para promocionar el nuevo restaurante se instaló un pollo hinchable de casi siete metros de altura, enfrente de la puerta. Dos semanas más tarde, cuando los trabajadores acudieron por la mañana se dieron cuenta sorprendidos de que el pollo gigante había desaparecido. ¡Lo habían robado!


El director de operaciones de Chicken Enterprises Ltd. (los dueños de la marca), un tal Joe Masiello, dijo: "No me pregunten para qué lo puede querer alguien. Si lo pone en el jardín de su casa alguien lo vería y podría dar parte a la policía".

Los dueños del restaurante aparecieron en los medios de comunicación ofreciendo al ladrón doce combos de pollo gratis a cambio del colosal botín, pero el caco no aceptó este ofrecimiento. A día de hoy, el destino del pollo hinchable sigue envuelto en el misterio.

Otra nota curiosa que he leído es que si todos los habitantes de China comenzaran a desfilar de uno en uno, la fila no se acabaría nunca, teniendo en cuenta la reproducción de los que quedan por pasar. Yo no lo acabo de ver muy claro, pero parece que es verdad.
¿Sabéis qué vale un ser humano? Pues se ha calculado lo que costarían las sustancias químicas que lo componen si las comprásemos en un comercio y el resultado no puede ser más desolador; no llegamos a los seis euros.

¿Cómo se llama el camello que sale en los paquetes de Camel? Pensaba que era un camello anónimo (aunque si no me equivoco se trata de un dromedario al tener sólo una joroba) pero no, se llama Old Joe.

Y por último, una muy curiosa. Richard Milhouse Nixon fue el primer presidente de los Estados Unidos que con las letras de su nombre completo podía formarse la palabra CRIMINAL. El segundo y último, hasta ahora, es William Jefferson Clinton.

3 comentarios:

Nacho dijo...

Curioso si... ¿estos libros están solo en inglés? Por cierto, entiendo perfectamente tu situación con tu padre. A mi me ocurre lo mismo. Mi madre siempre me dice que lo tengo que saber todo porque nunca he dejado de comprar libros. Es una adicción, si. Antes me ocurría lo mismo con los discos. Saludos

Jesús Hernández dijo...

Pues sí, Nacho. Aquí en España sacaron hace un par de años la Miscelánea de Schott (creo que se escribe así), que tuvo un éxito relativo, pero el libro es bastante flojillo, no entiendo su éxito. Y hace unos meses sacaron otro llamado, me parece, "¿Hay algún animal que coma avispas?". Pero en este libro tratan sobre todo explicaciones científicas y, aunque es interesante, no me acaba de convencer.
Supongo que esos libros aquí no se traducen porque están muy dirigidos al público anglosajón, pero ya veremos.

Luis.Conde dijo...

Me ha hecho gracia lo de los chinos. Me recuerda a las reducciones al absurdo, si pusiéramos a los chinos en cola y no se terminara nunca, entonces la cola daría vueltas y vueltas alrededor del mundo constantemente, por lo que en todos los países estaría lleno de chinos (que tampoco es del todo falso) pero con una población de sólo chinos, lo que no es verdad. Esto demuestra que no es cierto lo de la fila que no acaba nunca :)