martes, septiembre 16, 2008

Vuelta a la (a)normalidad

Bueno, ahora sí que se puede decir que he vuelto a la normalidad. Aquí en Cataluña, la cosa siempre se pone en marcha después del Puente del 11 de septiembre, coincidiendo también con el inicio de los colegios. El lunes el nene comenzó el cole de verdad, igual que la Infanta Leonor, que es de su quinta, así que ya comienzan las prisas para no llegar tarde y todo eso.

Recuerdo la vuelta al cole, que el primer día era muy ilusionante, con los libros recién forrados, el estuche nuevo... Me acuerdo que en 7º de EGB, el primer día de clase el profe explicó de qué iría el curso y al acabar dijo si alguien tenía alguna pregunta... y un pavo preguntó cuál era el último día de clase. Todavía me estoy riendo...
Pues eso, el lunes, después de llevar al niño al cole, tuve reunión con los amigos de la editorial Tempus. Me alegró saber que las ventas de los libros que han salido hasta ahora van estupendamente, y hemos comenzado ya la elección de títulos para el segundo semestre de 2009. Los que quedan hasta final de año y los siguientes son casi todos excepcionales, con alguna sorpresilla por ahí... Ya iré adelantando algo.
Por otro lado, estoy megaliado con la corrección de otro libro que no tardará mucho en salir, del que también diré algo en su momento... y así estamos.
Pero bueno, al menos he acabado el DIARIO DE SPANDAU de Albert Speer (en la foto, junto a Hitler). Durante el Puente, como no tenía ordenador a mano, dediqué todo el tiempo necesario para su lectura, y hoy mismo lo he rematado.

El libro me ha parecido muy bueno, sus 447 páginas me las he devorado como si nada, es de los mejores que he leído últimamente. Además, me ha hecho gracia encontrar una reflexión de Speer sobre el tema del tiempo, que tratamos aquí recientemente. En la página 262 habla de una lesión de rodilla que él cree que se produjo dos años antes, cuando en realidad eran cinco. Y sobre eso dice:
"¡Cómo se desfigura el sentido del tiempo en la niebla del recuerdo! (...) El tiempo no es mensurable cuando no hay nexos de unión; tampoco existe el tiempo cuando no hay acontecimientos".
Y otra cosa curiosa es la opinión de Hitler, en boca de Speer, sobre los artistas que toman posiciones políticas. Speer explica en su diario (pag. 264) el caso de un escultor amigo suyo, Josef Thorak, que estaba recibiendo encargos de las autoridades nazis, pero que de pronto se descubrió que, antes de que los nazis tomaran el poder, había firmado un manifiesto comunista junto a otros artistas.
Entonces, Hitler -según Speer- replicó desdeñosamente:
"No los tomo en serio, ¿sabe? No se ha de juzgar nunca a los artistas por sus concepciones políticas. La fantasía que necesitan para su trabajo les quita la posibilidad de pensar con realismo. Dejemos que Thorak siga trabajando para nosotros. Los artistas son unos auténticos locos. Hoy suscriben una cosa y mañana firman otra, sin mirar siquiera. Simplemente les basta creer que se procedía con la mejor intención".
Como véis, se trata de un libro con reflexiones interesantes... ahora me pondré con el libro de Goering, a ver qué tal está, ya os contaré.

10 comentarios:

Nacho dijo...

Hola:

Hombre no se cómo le sentaría a Javier Bardem la frase en boca de Hitler. Como estos artistas nuestros están muy limitaditos de cerebro, supongo que pondría el grito en el cielo. Pero entiendo perfectamente lo que quieres decir..

saludos!

Gándara dijo...

Buenas, yo me acabo de leer un libro que comentamos aquí: "Queríamos matar a Hitler" narrado por el último superviviente de la operación Walkiria.

El libro está bien, pero no es lo que me esperaba. Está bien porque habla sobre tres intentos fallidos de atentado de los cuales no sabía nada y tiene bastantes anécdotas que te hacen sonreír. Pero me esperaba más información de la operación Walkiria, de la cual no cuenta nada, ni siquiera menciona el maletín, la pata de la mesa, ni el Wolfschanze.

Se dedica primordialmente a narrar su vida desde la infancia, Como oficial de la Wehrmacht cuenta con todo lujo de detalles toda la estrategia militar del frente ruso, pero deja en un segundo plano el golpe de estado contra Hitler.

En definitiva el libro aunque no está muy bien definido. está bien porque te muestra a los auténticos soldados que luchaban por su país y no soportaban ver mientras cómo Hitler lo abocaba a la desgracia.

Fran Raya dijo...

Hola Jesús, soy Fran Raya, amigo de Toni, también conocido como "Coronel Francis Ryan". He inagurado un blog http://geopolitica21.blogspot.com. Simplemente te invito a que te des una vuelta por allí, a ver que te parece.

Darkawa dijo...

Hombre, yo me alegraría por el pobre escultor, teniendo en cuenta lo que hacían, normalmente, a aquellos que no les gustaban o habían tenido la suficiente falta de escrúpulos de nacer en la raza equivocada. Sobre la opinión de Barden o de cualquier tipo de persona tiene el derecho de opinar lo que quiera, el hecho de ser famoso no le priva de tener unos ideales, nos gusten o no.
Ya contarás como le ha ido a tu hijo, a Olalla le va a las mil maravillas.

Marcos dijo...

Yo coincido con Darkawa en lo de que los artistas, como el resto de ciudadanos, tienen derecho a expresar sus opiniones públicamente. Lo único que ocurre es que, dado el carácter de personajes públicos que ostentan estas "gentes de la cultura", si sus opiniones son sectarias, maniqueas, incoherentes, simplistas, están guiadas por el odio y el rencor y, además, son convenientemente amplificadas aprovechando la popularidad, el resto de mortales estamos totalmente legitimados para criticarlas sin piedad e incluso para poner en duda el óptimo funcionamiento de los mecanismos intelectuales de las mentes que las han pergeñado.
Has estao sembrao con la foto, Jesús.

monsieur le six dijo...

Buenísima la reflexión de Hitler, y muy adecuada a los tiempos que corren.

Jesús Hernández dijo...

Excelente blog, Fran, un saludo!
Me alegra verte por aquí, Darkawa, a ver cuándo echamos unas birras...

Y sobre algunos artistas e intelectuales, es de admirar la visión que tienen algunos para sumarse a los manifiestos y campañas que resultan más rentables. A ver si me sumo a esas movidas y así paso a ser un intelectual sobrecogedor (de sobre y coger).

Milgrom dijo...

Juas, me ha encantado la entrada. La cita tiene toda la pinta de ser apócrifa, pero al menos da en el clavo bastante.

Darkawa dijo...

Incendio en Sant Boi
http://darkawar.blogspot.com/

Darkawa dijo...

Hombre, lo único que conozco sobre la ideología de Javier Barden es que se manifestó en contra de la guerra de Iraq y la intervención en la misma, no se que acto de, como creo que hizo la mayoria de gente que conozco, a pesar de eso ya se supone de que pie calza ,pero creo que, donde Barden se ha ganado la fama y el reconocimiento no ha sido actuando de mani en mani, si no de peli en peli lo de "opiniones son sectarias, maniqueas, incoherentes, simplistas, están guiadas por el odio y el rencor y, además, son convenientemente amplificadas aprovechando la popularidad," no son monopolio de actores yo conozco a cierto locutor al que los juzgados le ha impuesto una multa por calumnias. Sobre artistas sobrecogedores siempre han habido y habrán pero me parece que Bardén no es de esos, más que nada porque suelta lo primero que le viene a la boca y así anda pidiendo disculpas la mitad del tiempo que duran sus entrevistas. Para políticos "sobrecojedores", me quedo más con Luís Aguilé y con Ramoncín por poner un ejemplo de cada "bando".