jueves, abril 03, 2014

A VUELTAS CON LOS U-BOOTE...


Bien, seguimos con los U-Boote, de los que ya hablamos en una entrada reciente...

Tal como he dicho en mi página oficial de Facebook, ahora estoy enfrascado en la lectura del clásico ATAÚDES DE ACERO, de Werner A. Herbert.

Seguramente muchos de vosotros ya lo habéis leído, pero yo lo estoy descubriendo ahora (ya sé que mi tardanza es imperdonable) y puedo deciros que es EL LIBRO DEFINITIVO SOBRE LOS U-BOOTE. El amigo Kordo, nuestro experto en submarinos alemanes, seguramente nos lo confirmará.





Lo que os pueda decir sobre este libro es poco... Tiene todo lo que uno busca al leer un libro sobre submarinos, y además sirve para entender perfectamente la Batalla del Atlántico desde el punto de vista de los U-Boote, mucho mejor que si leéis el libro de Karl Dönitz, porque el de Herbert está escrito a pie de obra.

Leyéndolo podréis comprender el efecto real de las contramedidas que establecieron los Aliados y, sobre todo, os daréis cuenta de los arrestos que debían tener los tripulantes de los U-Boote para hacerse a la mar.

Tened en cuenta que, ya en el otoño de 1943, la mayoría de los submarinos germanos que afrontaban una misión en el Atlántico acababan en el fondo del mar. Había que tenerlos bien puestos para zarpar sabiendo que lo más probable era que murieses, prácticamente eran misiones kamikaze... hoy eso sería impensable.



Y también conoceréis las juergas interminables que se pegaban los tripulantes de los submarinos cuando regresaban de sus misiones, en las que, según explica Herbert A. Werner en su libro, nunca faltaba de nada...




Pues, precisamente hoy, mi amigo Manuel Pérez ha publicado en ABC.es el primer capítulo de una serie dedicada a los U-Boote, lo podéis leer AQUÍ.

Y es curioso, pero también hoy he ido a comer con un amigo que entiende mucho de U-Boote (naturalmente, se ha leído Ataúdes de acero dos veces) y, a los postres, me ha explicado las características técnicas de los revolucionarios submarinos del tipo XXI en una servilleta de papel.




Seguramente que el camarero, cuando haya recogido las servilletas, ni se le ha pasado por la cabeza que lo que estaba dibujado en la servilleta era el emplazamiento de las baterías en un U-Boot del tipo XXI...

Tengo que decir que hoy he aprendido mucho; cuando las cosas te las explica un amigo que entiende del tema lo aprendes mucho mejor que si lees un libro o ves un documental.

Lo bueno de ser un aficionado a la Segunda Guerra Mundial es que siempre descubres cosas nuevas...

12 comentarios:

Kordo dijo...

Vaya, Jesús. No sabes lo que me alegro que el libro que comenté en tu post te haya gustado tanto. Sin duda es uno de los indispensables dentro de toda la bibliografia submarina. Es muy entretenido y cuenta como nadie lo que era combatir en un U-Boote, al fin y al cabo quien lo cuenta fue un comandante que sobrevivió a la guerra y pasó por todas sus etapas.
Además, contiene detalles únicos que no he vuelto a leer en ningún otro libro, por lo que es doblemente interesante.
Como bien apuntas, los últimos años de guerra fueron un tormento para los submarinos, ya que la incorporación del radar por parte de los aliados fue determinante en su aniquilación.
El submarino tipo XXI iba a suponer una auténtica revolución en este campo, ya que iba a ser el primer auténtico submarino como lo conocemos hoy en día (seguro que tu amigo te ha puesto al día y sabrás a lo que me refiero), pero llegó demasiado tarde y no pudo entrar en combate.
En fin, celebro que te estés entusiasmando con este tema. A ver si continúa la racha y plasmas todo en un bonito libro :-)
Saludos!

Overlord dijo...

Sobre el libro "Así fue la guerra submarina" de Harald Busch, ¿alguien puede decir algo? Yo tengo la edición que publicó RBA hace unos años.
Ya he conseguido una copia del libro
Herbert A. Werner.

Saludos.

Jesús Hernández dijo...

Kordo, como experto en el tema, ¿qué veracidad le concedes al relato de Herbert A. Werner?
La verdad es que sorprende que siempre está dramáticamente a punto de que su submarino se hunda, o hunden a todos los submarinos de su "manada de lobos" menos el suyo... Aunque sea por cálculo de probabilidades, se hace difícil que sobreviviese siempre, o a mí me ha dado esa impresión. Así que no sé hasta qué punto pudiera estar "novelado".

Overlord; no recordaba que tuviera "Así fue la guerra submarina", pero al decir tú lo de RBA se me ha encendido la luz y lo he localizado. Espero también opiniones...

Kordo dijo...

Hola de nuevo!
Pues Jesús, a mi el relato de Herbert A. Werner me merece toda la veracidad del mundo, de hecho no he leído a ningún experto que lo haya dudado en algún momento. Otra cosa es que pueda dramatizar más o menos algunos momentos clave para darle más intriga al asunto, aunque esa percepción también es muy subjetiva para el que lo vive.
Aún así, bajo una lluvia de cargas de profundidad, sin saber por donde te van a caer, ni si la próxima va a ser la última, por mucho o poco que se quiera dramatizar, la experiencia tiene que ser terrible.
Sería un hombre con suerte y consiguió sobrevivir a todas las patrullas, aunque también hay que apuntar que hasta 1944 no obtuvo el mando de su propio submarino, pululando hasta entonces por otros U-Boats comandados por otros oficiales.

Respecto al libro 'Así fue la guerra submarina', tambien es una lectura obligada para cualquier interesado en este tema. Aunque quizás, y en mi opinión, no es tan apasionante como el de Herbert A. Werner, sí que es un indispensable en cuanto relatos de primera mano por parte de tripulantes de submarinos.
Probad tambien, si quereis, 'El Secreto del U-977' de Heinz Schäffer, aunque estas memorias sí que son más controvertidas.

Saludos!

pedroboso dijo...

Mmmm tengo que hacerme con este libro...

Saludos a todos, en especial a Kordo que hace tiempo que no hablamos.

Jesús Hernández dijo...

Gracias Kordo, pues me quedo más tranquilo. Lo que está claro entonces es que es difícil tener más suerte que la que tuvo Werner durante la guerra... es increíble que sobreviviera.

Por cierto, ahora estoy con el desembarco de Normandía y me ha sorprendido mucho la orden "kamikaze" que recibe Werner y los otros comandantes de embestir a los barcos aliados después de disparar todos los torpedos; no me suena haber leído antes algo sobre eso. ¿Tienes alguna información sobre esta orden? Gracias, Kordo.

Toni dijo...

Bueno Jesus, el libro de Busch, el submarinista no el de la guerra de irak, es imprescindible, este me lo he leido como 4 veces y de vez en cuando leo algun pasaje. Habla sobre la lucha bajo el agua en base a los libros diarios de los submarinos que relata y su propia experiencia y a la vez da una visión estrategica general y técnica. Muy bueno, Toni

Kordo dijo...

Hola Jesús.
Pues es cierto que esa orden es un tanto misteriosa, ya que (que yo sepa) no ha sido mencionada en ningún otro sitio. Sí es verdad que la orden oficial que ha trascendido de Dönitz para aquellos días del 'Día D' se podía insinuar algo al respecto, ya que instaba a sus comandantes a atacar a cualquier tipo de buque aún a riesgo de perder sus propios submarinos, ya fuese en superficie, en zonas minadas, etc.
Yo creo que esta orden 'clandestina' no trascendió porque ningún Uboote se vió en la necesidad de hacerlo. Los que navegaban en superficie rápidamente eran interceptados por los aviones aliados y hundidos, o seriamente dañados como para regresar a sus bases. Y los que llevaban el Snorkel y navegaban sumergidos rápidamente eran localizados tambien por los numerosos buques que controlaban con el asdic/sónar los accesos al canal durante aquellos días.
La contribución de los U-Boote a frenar el desembarco fue, en difinitiva, mínima.
A cosas como esta (y alguna otra más) me refería con aquello que comenté que hay cosas en este libro que no se leen en otros. Por eso quizás es tan apasionante :-)

Saludos!

Jesús Hernández dijo...

Gracias, Kordo. Sí, esa orden me sorprendió mucho, pero es raro que no aparezca en ningún otro sitio...

Bueno, el libro ya lo he terminado y es buenísimo, yo creo que es uno de los mejores sobre la Segunda Guerra Mundial en su conjunto.

Pero antes de atacar el "Así fue la guerra submarina", para desengrasar un poco, me he puesto con el bestseller en Francia LA COCINERA DE HIMMLER, igual le dedico una entrada cuando lo acabe, pero de momento digamos que no está cumpliendo mis expectativas, aunque se lee muy fácil es entretenido.

Carlos dijo...

Muchísimas gracias por dar a conocer el libro, porque es una maravilla, se me pasan los minutos en el metro volando. Tiene una magía y atmosfera cojonuda, tengo unas ganas locas de visitar el submarino!

Gracias de nuevo, gran blog y grandes colaboradores :)

Jesús Hernández dijo...

Gracias a ti, Carlos.

Pues mira de hacerte con ASÍ FUE LA GUERRA SUBMARINA, muy buen libro...

ANTONIO JOSÉ dijo...

Pues a mí me gustó más las memorias de Karl Doenitz. Ilustra el mundo de los submarinos con mayor precisión y con una gran prosa.