sábado, septiembre 20, 2014

ENTREVISTA A ANGELA ARMERO, AUTORA DE "OLIVER Y MAX"



Afortunadamente, son cada vez más los autores españoles que tratan en sus trabajos -ya sean de ficción o novela- el fascinante período del Tercer Reich, que hasta hace poco parecía coto exclusivo de los autores extranjeros.

Desde aquí quiero dar mi apoyo a otro de estos trabajos, en este caso la novela OLIVER Y MAX (Nube de Tinta, 2014), y para ello tenemos la visita de su autora, la guionista de cine y televisión Angela Armero (Madrid, 1980).

La novela, que tiene como protagonistas a un padre y a un hijo, tiene como eje central la Aktion T4, el programa de asesinato masivo de discapacidados, enfermos incurables, personas con defectos hereditarios y enfermos mentales puesto en marcha por Hitler nada más comenzar la guerra.

La literatura ha tratado exhaustivamente el exterminio judío pero, en cambio, este programa ha despertado escaso interés entre los autores, así que hay que agradecer que Angela Armero haya decidido acercar ese terrible episodio al gran público.





¿Cómo surgió la idea de escribir este libro?

Estaba en Berlín y visité una exposición muy completa sobre el período nazi llamada "Topographie des Terrors", situada donde estuvieron los sótanos del cuartel general de la Gestapo, a poca distancia del búnker en el que se suicidó Hitler. En esta exhibición, muy completa, fue cuando supe por primera vez de la Aktion T4.

La idea de escribir algo sobre el tema vino de manera casi instantánea. Me pareció que había muchos paralelismos entre el funcionamiento del programa y los clásicos cuentos infantiles como "Hansel y Gretel", que también son terribles... Y surgió la idea de hacer una novela corta que fuera como un cuento de terror sobre los miedos infantiles (perder a los padres) conjugado con el siniestro programa T4.


El libro está bien ambientado; ¿Cómo fue el necesario proceso de documentación? ¿Tuviste dificultades?


Muchas gracias, viniendo de ti, es todo un honor. Aparte de este viaje, donde me dediqué a investigar sobre el asunto, he leído muchísimos libros, (entre ellos varios tuyos, Jesús, por cierto), la mayoría de no ficción, algunos de ficción, he visto películas y documentales, etc... Más que difícil ha sido larga.

Sin embargo, la mayor dificultad que he tenido ha sido encontrar libros que fueran específicamente del programa T4. Logré encontrar uno en francés, "Aktion T4: Le secret d'Etat des nazis", de Michael Tregenza, que ha sido el principal para conocer al detalle el funcionamiento del programa. También estuve en Schloss Hartheim, el castillo que inspiró la novela, donde hay un museo y un memorial. Ha sido un proceso largo, pero también apasionante, y lo he disfrutado mucho.


El planteamiento del libro, en el que la primera parte es narrada por el hijo y la segunda por el padre me parece brillante. ¿Cómo llegaste a esa estructura? ¿era la idea inicial?

No surgió inicialmente. Al principio la novela entera estaba narrada en tercera persona, pero me parecía que le faltaba algo. Decidí apoyarme en los puntos de vista por varias razones.

En primer lugar, porque me gustaba la idea de que los puntos de vista complementasen la acción en la mente del lector, en segundo porque es mucho más empático contar en primera persona y la subjetividad, en una historia tan dramática, es un arma muy potente; y en tercer lugar porque decidí apoyarme en las fortalezas que tengo como guionista, que incluyen el manejo de puntos de vista, saber qué hace y qué piensa cada personaje, y por qué. Le he dado muchas vueltas a la novela hasta llegar a la estructura final, pero creo que ha merecido la pena.




En el cine y la literatura se ha tratado mucho el exterminio de los judíos, pero en cambio el exterminio de los discapacitados prácticamente no. ¿A qué crees que es debido?


Creo que el exterminio masivo de judíos, con sus seis millones de víctimas, de forma tan tajante y salvaje, ha robado protagonismo (si es que algo tan horrible se puede enunciar así) a otras grandes matanzas provocadas por los nazis, es el caso de los discapacitados, pero también de presos políticos de países de toda Europa, especialmente de los rusos, también el caso de homosexuales, Testigos de Jehová o gitanos.

También es cierto que el programa T4 solo funcionó de manera oficial del año 39 al 41 y que estuvo envuelto en gran secretismo. Como su escala fue menor, es lógico que haya menos testimonios y se sepa poco de esto. Además, en la ejecución de discapacitados no solo intervenían los SS, sino también médicos... lo que en mi opinión hace que sea más delicado aún.


¿Cuáles son tus próximos proyectos? ¿Alguno está ambientado también en la segunda guerra mundial?


Ahora mismo estoy trabajando en un guión de cine sobre los republicanos españoles en el campo de concentración de Mauthausen (Austria) durante la Segunda Guerra Mundial. Se calcula que a este campo llegaron unos 9.000 españoles de los que sobrevivieron el 40 por ciento. Como sabes, llegaron como presos políticos, en muchos casos después de haber combatido en dos guerras, contra Franco y contra Hitler. El gobierno español no hizo nada por ellos, les retiró el pasaporte y les dejó a su suerte en el campo. Muchos de ellos consiguieron sobrevivir, pero pocos regresaron a España.

He investigado también bastante sobre el asunto y me ha conmovido mucho su historia, porque los españoles eran muy solidarios y cuidaban los unos de los otros, hecho que propició que muchos de ellos lograran salir con vida de Mauthausen; visité el campo este verano y me pareció un lugar terriblemente desolador.

Creo que es una lástima que como españoles no sepamos más de este grupo de hombres y mujeres, que dieron un ejemplo de valentía, amor y solidaridad. Ya hay novelas y documentales del tema, pero con mi historia quiero aportar mi granito de arena para que no caigan en el olvido.



2 comentarios:

Monica2m9 dijo...

Parece muy interesante, hay pocos libros sobre ese tema. Y el guión también parece interesante :D

lbo dijo...

Los que ya tengan una cierta edad recordarán como este asunto de la Aktion T4 no ha pasado tan desapercibido como se da a entender en productos culturales dirigidos al gran público. Así, se abordó en Holocausto, aquella miniserie de televisión de fines de los setenta, protagonizada por Meryl Streep, quizá la más difundida sobre las políticas de exterminio en la Alemania nazi.