domingo, mayo 03, 2015

TORREBESSES 2015 (1): EN DOS PALABRAS, IM-PRESIONANTE





Bien, amigos, fin de semana agridulce... Ayer sábado disfruté con el evento de reconstrucción histórica en Torrebesses (Lérida), en el que se reeditaba la batalla de Sicilia, pero esa sensación se ha esfumado esta madrugada, después de asistir al que debía ser el combate de todos los siglos, la madre de todas las peleas, el Mayweather Vs. Pacquiao; con toda ilusión, compré con mis amigos el PPV y después... decepción total, una estafa. No quiero saber la cara que se les quedaría a los norteamericanos, que pagaron 100 $ por el PPV, pero aquí, que pagamos 12 €, ya me siento timado.

Pero vamos a aparcar traumas y hablar de temas más agradables. Como os decía, ayer acudí con mi joven ayudante a esta localidad ilerdense dispuesto a pasarlo muy bien y -en este caso sí- las expectativas no sólo se vieron cubiertas, sino superadas. Sólo tenéis que ver las fotos que os voy a poner.

Lo primero, poner un sobresaliente a la organización. A pesar de que era el primer año que se celebraba en este pueblo, se consiguió reunir una serie de grupos de reconstrucción de enorme calidad, procedentes de varios puntos de España, y un conjunto de vehículos que despertaban admiración. Vinieron hasta dos halftracks norteamericanos de Francia, e incluso la batalla contó con la aparición estelar de un avión de caza, pero eso ya lo explicaré en otra entrada.

Lo que se podría mejorar para la próxima edición sería la información que se proporciona al visitante, ya que había que estar pendiente de la megafonía. Para otra vez, creo que se podrían editar unas simples fotocopias en las que figurasen los horarios y el lugar del pueblo en el que van a tener lugar, ya que la gente iba un poco despistada.

Y otro sobresaliente a los habitantes de Torrebesses, que acogieron calurosamente el evento. Como anécdota, yo temía que quisieran hacer el agosto a costa de los visitantes, pero nada de eso; en el bar del pueblo, me cobraron sólo dos euros por mi cerveza y la Fanta del nene. En correspondencia, antes de irme compré una garrafa de aceite en la cooperativa para hacer gasto, ya os diré qué tal es.


Pues vamos con las fotos. Aquí tenéis la Kommandantur de las tropas alemanas. Estaba en la parte superior del pueblo.



Esta es la entrada, con su correspondiente barrera y garita:



Pero como esa zona era pequeña, la mayoría de alemanes tuvieron que montar sus puestos en el recinto del campamento aliado, situado en la parte baja del pueblo. Aquí me tenéis con los paracaidistas germanos, que eran de Bilbao:



Aquí, las tiendas de las fuerzas aliadas.Si os fijáis, en centro se puede ver una mujer de espaldas con pañuelo rojo; era una partisana:



Aunque yo pensaba que nadie querría hacer de italiano, las vistosas tropas transalpinas también estaban representadas. Tenían hasta un retrato del Duce:



En el pueblo, junto al bar, se instaló la bolsa de militaria:



Otra imagen del campamento aliado:



Aquí, de nuevo, los alemanes, preparándose para la inminente batalla:






Por último, fijaos en los detalles que se podían admirar en los campamentos; eran un auténtico museo al aire libre.






¿Cómo os habéis quedado? Pues todo esto no es más que un aperitivo.

En las próximas entradas podréis ver los vehículos, así como imágenes de la batalla a campo abierto.