jueves, enero 14, 2016

EN LAS CELDAS DE LA DICTADURA MILITAR BRASILEÑA





¿Ah, pero hubo una dictadura militar en Brasil?, es posible que os preguntéis alguno. Pues sí, aunque es normal que tengáis esa duda.

Todo el mundo sabe que hubo una dictadura militar en Argentina o en Chile. Las figuras del general Videla o de Pinochet son enormemente conocidas, pero seguro que no sabéis el nombre de ninguno de los generales que detentó el poder en Brasil entre 1964 y 1985, que fue el tiempo que duró aquel régimen.

Pues sí, Brasil es un país que parece que vive eternamente jugando al fútbol en la playa y bailando samba, lo que no encaja mucho con la idea de una dictadura militar. De hecho, en 1970, mientras ésta estaba inmersa en la represión de los elementos "subversivos", en la que se utilizaba la tortura sistemática, Brasil ofrecía al mundo la imagen inmejorable de la selección de Pelé conquistando el campeonato del mundo en México.

Sin embargo, éste es un período histórico que casi nadie parece querer recordar. Durante mi estancia en Sao Paulo, una de mis prioridades era visitar el MEMORIAL DE LA RESISTENCIA, en el edificio Estaçao-Pinacoteca, que se utiliza para exposiciones artísticas.

Los sótanos fueron utilizados durante esa época para confinar a los presos políticos, en unas celdas que fueron construidas en los años treinta, durante otra dictadura, la de Getúlio Vargas. Pues bien, ninguno de mis amigos en Sao Paulo conocía ese Memorial ni esas celdas, y los que me acompañaron ese día quedaron impresionados.

Aquí tenéis algunas fotos del interior de las celdas.

Esta está acondicionada para mostrar unos paneles explicativos:


Y ésta otra intenta trasladar al visitante a aquella época, presentando el aspecto que tenía por entonces:





En la pared de esta celda se puede ver todavía lo que dejaron escrito los presos que pasaron por ella:






Esta es la puerta de la celda:



Por último, aquí tenéis la parte que me impresionó más. Se trata de un estrecho pasillo que pasa por delante de las ventanas de las celdas, con una reja en la parte superior.

Era el "patio" de la cárcel, el único sitio a donde los presos podían salir. En un extremo del pasillo, en la parte superior, había una garita con un guardia apuntando al preso con un fusil.




Al final del pasillo, como podéis ver, hay un espejo, por lo que véis ahí mi imagen reflejada.

En esta foto se ve el pasillo enfocando desde el espejo hacia la entrada:




Según la información expuesta, los presos sólo podían salir allí a "tomar el sol" una hora a la semana, y nunca más de uno a la vez.




Pues, como decía, parece que casi nadie quiere recordar ese tenebroso período histórico. Yo me aventuro a decir que quizás es porque todavía el Ejército tiene un peso muy importante en Brasil. Cuando vas por la carretera, a menudo ves grandes cuarteles, con zonas residenciales en el interior, todo bien limpio y cuidado, de lo que se deduce que los militares cuentan con un generoso presupuesto. También, cuando visité el Fuerte de Copacabana, en Río de Janeiro, una de sus salas estaba dedicada a todos y cada uno de los generales que gobernaron durante la Dictadura, en términos elogiosos.

Aunque en la actualidad, como sabéis, hay un gobierno de izquierdas, encabezado por Dilma Rousseff -que fue presa y torturada durante la Dictadura-, me da la impresión de que éste no se ha atrevido a abrir las heridas de aquel período para no provocar una reacción de los militares, una posibilidad que no es tan impensable como pudiera parecer.

Por ejemplo, al acabar la carrera de San Silvestre en Sao Paulo, hice esta foto con el móvil a dos manifestantes portando una pancarta que decía Não a ditadura comunista no Brasil !!!.




Pero, si os fijáis, el hombre vestido de militar lleva también una hoja escrita a mano en la que dice: Intervenção militar ja!!!.

Y es que en Brasil existe bastante tensión, ya que hay una fuerte oposición al gobierno del Partido dos Travalhadores (PT). Son continuos los panelaços (caceroladas) contra la presidenta, y se aprovecha cualquier momento para pedir su dimisión, debido a los escándalos de corrupción -como el caso Petrobras- y a las acusaciones de abuso de poder. También durante la carrera de San Silvestre tomé una foto a estos otros manifestantes:





Para concluir, si os ha picado la curiosidad por la Dictadura militar brasileña, os recomiendo esta película, O QUE É ISSO, COMPANHEIRO? (1997), que se estrenó en España con el título CUATRO DÍAS DE SEPTIEMBRE.





No he encontrado la versión doblada o subtitulada en español, pero aun así creo que vale la pena verla para trasladarse a aquella época, que está muy bien ambientada.




5 comentarios:

Fabio lopez Fugolim dijo...

Hola Jesús,


Felicidades por el trabajo!

Ls imagenes de las celdas de la dictadura son escalofriantes.. En pleno centro de la ciudad, poca gente sabe de su exitencia..

Hay un militar que ha sido el más votado de Rio de Janeiro, cumple su sexo mandato y es muy seguido en Brasil


"Conocido por defender a la dictadura militar en Brasil y consideran tortura una práctica legítima"


Se va a candidatar a presidente para las elecciones de 2018 con grandes posibilidades.


https://pt.wikipedia.org/wiki/Jair_Bolsonaro

http://politica.estadao.com.br/blogs/marcelo-moraes/2014/10/30/bolsonaro-serei-o-candidato-da-direita-a-presidencia-em-2018/


Un Saludo!

Fabio

Fabio lopez Fugolim dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Roberto dijo...

Jesús,

te cuento que en Chile el golpe militar en Brasil del 64 afectó muchísimo a nuestro país, por cuanto, se comprobaba la intervención de EEUU en Latinoamérica. Uno de los más afectados fue Salvador Allende, muy amigo de Joao Goulart (Jango).

Hay un libro muy bueno de Moniz Bandeira (Fórmula para el caos) que une todos los golpes de estado de Latinoamérica de esa época bajo la misma lógica.

Además muchos militares chilenos "perfeccionaron" en Brasil, los métodos de tortura aprendidos en la escuela de las Américas de Panamá, en donde se desarrollo por parte de EEUU el adoctrinamiento de las fuerzas armadas latinoamericanas.

En cierto modo la dictadura de Brasil, exportó a Chile y Argentina nuevos métodos de tortura (sobretodo con electricidad), además de participar en el Plan Cóndor, junto a Argentina, Paraguay, Chile y Bolivia.

Saludos,

Roberto.

Jesús Hernández dijo...

Gracias, Roberto, no conocía esto que apuntas, muy interesante, gracias.

Jesús Hernández dijo...

Gracias, Roberto, no conocía esto que apuntas, muy interesante, gracias.