miércoles, abril 06, 2016

VISITA AL CAMPO DE CONCENTRACIÓN DE BUCHENWALD (3ª PARTE). EL CREMATORIO.





Seguimos con la visita al campo de Buchenwald. Ahora le toca el turno al edificio que podíais ver de fondo en la imagen del zoo publicada en la 2ª parte, el crematorio.

Esta es la parte más impactante de la visita, ya que era el lugar en el que quemaban los cuerpos de los prisioneros que fallecían durante su internamiento. El edificio fue construido en 1940, cuando la capacidad del crematorio municipal de Weimar, que hasta entonces era el que se venía utilizando, quedó desbordada.

Sólo en el hospital del campo, en 1939 se habían producido 1.235 muertes, mientras que en 1940 éstas ascenderían a 1.772. Las cifras totales de muertos casi doblarían esas cantidades. Por tanto, el comandante Karl Koch decidió la construcción del crematorio, al que sólo un pequeño grupo de las SS podía acceder.

Antes de la incineración, a los cuerpos se les extraían los dientes de oro, que, después de fundidos, en su mayor parte iban a engrosar el botín personal de Koch y sus adláteres. De los internos que trabajaban en el crematorio, ninguno salió de allí con vida.

Vamos con la visita. El edificio del crematorio está rodeado de un muro. Este es el patio.




Y aquí tenéis ese mismo lugar, tras la liberación del campo por las tropas norteamericanas. Podéis ver que está prácticamente igual.





Al entrar, tiene unas salas destinadas a los exámenes forenses.




Luego, después de pasar por una puerta, se entra en el crematorio propiamente dicho. Una vez cierras la puerta detrás de ti, la sala queda totalmente cerrada, y como estaba yo solo, el silencio era absoluto.




Lo que me sorprendió es que se ve claramente que los hornos están reconstruidos con ladrillo, lo que le resta autenticidad, podríamos decir.

No obstante, me asomé al interior de los hornos y esa parte sí que parece original, se ve muy dañada y desgastada.




Después de esta sala, sales por una puerta al exterior y de ahí vuelves a entrar al edificio pero directamente por el sótano, bajando unas escaleras.

Aquí está el sótano. Los ganchos que veis eran utilizados por los SS para ahorcar a los condenados a muerte.



En una exposición de fotos que vi luego había una imagen en la que unos prisioneros del campo recién liberados explicaban a los norteamericanos cómo se llevaban a cabo estas ejecuciones, con la ayuda de un muñeco. La he podido encontrar, es ésta.





Desde esa sala, que servía de depósito de cadáveres, sube un ascensor por el que los cadáveres eran llevados al crematorio.





Como podéis imaginar, el lugar era bastante lúgubre, lo que se acentuaba por el silencio que también reinaba allí.

Aquí tenéis -en una sala protegida por un cristal, de ahí los reflejos- una partida de urnas de cerámica de las que utilizaban las SS para enviar las cenizas a los familiares.




Una vez en el exterior hice esta foto de la chimenea, que pretende ser artística y alegórica.



Para finalizar, un apunte de justicia poética. El comandante Koch, que había sido destituido y detenido en 1943 acusado de corrupción, sería condenado a muerte y fusilado el 3 de abril de 1945 en Buchenwald. Su cuerpo sería incinerado en el crematorio que él había ordenado construir. Cuando las tropas norteamericanas llegaron al campo, unos días después, encontrarían una de esas urnas de cerámica con el nombre “Koch” escrito en ella.

5 comentarios:

Henry David dijo...

Genial descripción, nos haces sentir que estamos allí, gracias Jesús.

Mario Tenorio dijo...

Estas entradas me abren el apetito de releer Bestias Nazis. Además, estoy totalmente de acuerdo con el comentario de Henry David.

Saludos desde el sur

lbo dijo...

He encontrado este video en youtube sobre el crematorio en el momento de la liberación:

https://www.youtube.com/watch?v=6lO5srphI7I&nohtml5=False

La construcción es en ladrillo y si es una reconstrucción se parece mucho al original.

Roberto dijo...

Hola Jesús,

impactante y en algunos pasajes un poco espeluznante (el sótano).

Te consulto lo siguiente. Este campo, tengo entendido está ubicado muy cerca de la ciudad de Jena. Ciudad ubicada al sur de Berlin y al norte de Bavaria, tal como tu decías en el corazón de la ex DDR. Tengo varios conocidos que me han dicho que este campo, la DDR lo ocupó como centro de "desnazificación". Te contaron algo así en el lugar? Hay algún registro de que esto sea cierto? Mis conocidos lo saben de sus abuelos que combatieron en el ostfront y que habrían pasado por ese campo a su vuelta en los años 50. Me cuentan que son pocos los que hablan de aquello y a sus abuelos ya no les pueden preguntar. Me lo han contado un poco a la fuerza y con mucha vergüenza, tanto que un antepasado de ellos han combatido en el Ostfront como que pasaron por ese campo.

Me dijeron que entre los alemanes orientales esto es un tabú.

No he tenido la suerte de estar en Jena, lamentablemente, así que recurro a ti.

saludos,

Roberto

Jesús Hernández dijo...

Henry y Mario, me alegro de poder compartir con vosotros mi experiencia allí.

Ibo, muchas gracias por el video, no lo había visto. Pues tienes razón, a la vista del aspecto que tenía entonces, idéntico al actual, da la impresión de que no ha sido reconstruido.

Roberto, pues sí, Jena está a sólo unos 35 km de Buchenwald. Sobre lo que comentas, lo dejo para la siguiente entrada, en la que tengo pensado hablar de ese tema. Te adelanto que sí, fue un tema tabú durante la existencia de la RDA. Incluso pondré unas fotos que sirven de ejemplo de ello.