lunes, junio 19, 2017

CUANDO LA PLAYA DE BENIDORM FUE UN SÁBADO NORMANDÍA Y EL DOMINGO, SALERNO.




Bien, amigos, preparaos para una entrada del blog verdaderamente espectacular. Si no os quedáis babeando, os devuelvo el dinero.

Como quizás sabéis, este fin de semana he acudido al que seguramente haya sido el evento de reconstrucción histórica de la Segunda Guerra Mundial más importante de los que se han celebrado nunca en España. Lo ha organizado la asociación CODEX BELIX, y ha tenido como escenario Benidorm (Alicante).

Antes que nada quiero agradecer al presidente de Códex Belix, Antonio Lalaguna (AQUÍ tenéis una interesante entrevista con él) su extraordinaria amabilidad, invitándome al evento y dándome todo tipo de facilidades para poder cumplir mi sueño de emular a Ernie Pyle y Robert Capa juntos.

Por otra parte, creo que los amantes de la historia de la Segunda Guerra Mundial tenemos que estarle muy agradecidos por haberlo organizado, superando con sobresaliente las innumerables complicaciones inherentes a un encuentro de este tipo, con más de 300 recreadores procedentes de toda España y decenas de vehículos.

Ese agradecimiento lo hago extensivo a todos los miembros de la organización, al Ayuntamiento de Benidorm, que puso todos los medios y facilidades para que el evento fuera un rotundo éxito y los participantes nos encontrásemos siempre atendidos, y al Ministerio de Defensa.

Y last but not least, mil gracias a mis buenos amigos recreadores de Barcelona, con los que he compartido tres días fantásticos.

Pues, sin más preámbulos, vamos allá.

Este era el cartel que anunciaba el evento:



Como veis, se trataba de reconstruir el Desembarco de Normandía en las playas de Benidorm. Para ello la organización contaba ni más ni menos que con una lancha de desembarco Higgins para que los recreadores pudieran llegar a la playa, saliendo del pequeño puerto deportivo que hay allí.

Para todo aquel que recrea a un soldado norteamericano de la Segunda Guerra Mundial, el poder llegar a una playa igual a como lo hicieron en el Día D es un auténtico sueño, y ese sueño fue una realidad para todos aquellos que quisieron cumplirlo.

El desembarco se llevaría a cabo el sábado por la tarde. Por la mañana hubo un desfile por las calles de Benidorm, en el que participé desde un camión.

Vamos con imágenes del recorrido.

Este es el Kübelwagen que iría detrás del camión, recibiendo indicaciones antes de salir.


Los otros vehículos también a punto de iniciar el desfile.


¡En marcha!






En el camión iban también estas chicas; son de un grupo de recreación de Murcia que tuvo un comprensible éxito, American Nurses Corp - Normandía 1944:




Durante todo el fin de semana se pudieron ver los campamentos montados en los jardines del paseo marítimo:







También estaban representados los polacos que lucharon encuadrados en el Ejército británico:


Eran miembros de la asociación POLAND FIRST TO FIGHT y tenían folletos a disposición del público.

Estuve departiendo un rato con ellos y luego tuvieron la amabilidad de fotografiarse conmigo:



Aquí tenéis a los integrantes de La Nueve:



Y a los soviéticos:



Y ahora vamos ya con el Desembarco de Normandía.

Esta es la Higgins antes de que embarcasen los soldados:



Y aquí los soldados antes de embarcar, después de haber recibido las últimas instrucciones; aunque parezca sencillo descender a la playa desde una lancha de desembarco, el asunto tiene su ciencia.



Asistí a la charla y se deben seguir una serie de normas para garantizar la seguridad.




Como tuve que irme corriendo para la playa antes de que llegase la lancha -el recorrido tardaba unos cuatro minutos-, no pude hacer una foto con los soldados dentro, pero a ver si luego me pasan alguna y edito.

Y ésta era la playa del desembarco. Tenía de todo; alambradas, casamatas, erizos checos, fieros teutones dispuestos a defenderla a muerte...



Grabé en video la llegada de los soldados a la playa. Tengo pensado subirlo a Youtube.

Aquí tenemos ya a los norteamericanos en la playa.




La lancha deja la playa, en busca de los hombres que integrarán la segunda oleada (hubo tres).



Los alemanes no parecen dispuestos a entregar la playa fácilmente:


Pero los americanos consiguen avanzar entre humo y explosiones:




La casamata alemana queda destruida:



Venciendo la dura resistencia germana, la playa ha sido tomada.



Los alemanes se rinden.


Los americanos celebran la victoria:




Aquí veis al oficial germano dirigiéndose a sus hombres, consolándoles en la derrota, con unas palabras en alemán.






Ese sábado por la noche se celebró la cena de gala ofrecida por la organización, a la que acudí con uniforme de lieutenant británico en África del Norte, y por la mañana disfrutamos de otro desfile por las calles de la ciudad.

En este caso subí con mis amigos a un Jeep Willys:



Y a la una del mediodía del domingo se llevó a cabo la recreación del desembarco de Salerno.

La diferencia con el desembarco del día anterior fue que, en este caso, junto a los alemanes había un grupo de italianos.


Los alemanes, organizando la defensa.



Los americanos han desembarcado y ya avanzan por la playa. Como veis, la gente no quiere perderse detalle.





Los alemanes rodean a los italianos, acusándolos de traidores:


Por lo que vi, les fue de un pelo que los fusilaran allí mismo. Pero seguramente, como había tanto público, se cortaron de hacerlo; eso les salvó.

Los alemanes, pese a su situación desesperada, dispuestos a defender valientemente su último reducto:





Pero finalmente los americanos consiguen irrumpir en el paseo marítimo, quebrando así la resistencia germana:


Hay que decir que en este desembarco se produjeron dos bajas; un americano y un italiano sufrieron una lipotimia debido al calor, aunque afortunadamente pudieron recuperarse al poco tiempo. La verdad es que tenía mucho mérito moverse por esa playa con el calor que hacía.

Pues ésta ha sido mi crónica de lo vivido este intenso fin de semana en Benidorm.

Una buena noticia; durante el evento comunicaron que el Ayuntamiento estaba tan contento de cómo se había desarrollado todo que ya había confirmado que el año que viene habrá una segunda edición, aunque se intentaría realizar en mayo para evitar el calor de junio.

Si los dioses quieren, allí estaremos también para contarlo.

4 comentarios:

Daniel Blasco dijo...

Como diría Jesulín en dos palabras
IM-PRESIONANTE.
Y lo es por dos motivos:
por el evento en sí y por hacerlo en España.
Un saludo recubierto de envidia

Macarena Garcia dijo...

Gracias por darlo a conocer, con los últimos exámenes del Grado en Historia no hubiese podido ir. Lo tendré en cuenta para el año que viene. Un saludo y espero ansiosa la siguiente publicación (que por cierto no se la tematica)

lbo dijo...

Pues no sabía que se organizasen estos macro-eventos. Esto me recuerda algo al circo de Buffalo Bill que también reconstruía las batallas míticas del Oeste tan a lo grande como en su época podía permitirse y que tuvo mucho éxito de público. Enhorabuena a los participantes, en especial a los que hacían de italianos cuyo mérito es doble.

Jesús Hernández dijo...

Pues sí, la recreación histórica es una afición que está en pleno auge en España. Después de vivirlo desde dentro ese fin de semana, puedo asegurar que es una afición que engancha.

Por otra parte, es sintomático que los todos ayuntamientos que han accedido una vez a que se lleven a cabo recreaciones históricas de este tipo luego quieren que se repita una nueva edición. Además del impulso económico que supone la llegada de tantos recreadores, es un espectáculo muy atractivo para la población local.

Pero, como suele pasar, este extraordinario evento en Benidorm ha tenido más eco fuera de nuestras fronteras que dentro.

AQUÍ vemos cómo ha merecido un reportaje en el diario británico DAILY MAIL.