martes, octubre 16, 2007

Guarida del Lobo III

Pues vamos allá con la tercera y última entrega de la visita a la Wolfsschanze (como véis, el viaje a Polonia ha dado mucho de sí). He dejado para el final el momento más emocionante, que -cómo no- es el lugar exacto en el que el conde Von Stauffenberg colocó la bomba con la que intentó matar a Hitler. No voy a explicar los detalles del atentado porque seguro que ya los conocéis de sobra, pero sólo recordar que él colocó el maletín con el artefacto explosivo al lado del Führer pero que un oficial lo cambió de sitio porque estorbaba, poniéndola detrás de una de las patas de la mesa, que era un grueso tablón. Así, cuando estalló, no pilló de pleno a Hitler y pudo sobrevivir.



Bien, pues el sitio exacto en donde estalló la bomba es éste:



Como podéis ver, hay una placa que lo indica. En esta foto salgo yo señalando ese histórico lugar:

Aquí podéis ver el memorial de la piedra vertical con más detalle. Está dedicado a Von Stauffenberg y a todos los que lucharon contra el nazismo. No me acordé de apuntar el texto, pensé que se vería bien, pero me parece que no.

Del barracón en donde estalló la bomba no queda nada , así que cuesta imaginárselo, eso es lo único que me decepcionó. No se indica por dónde discurrían las paredes, ni nada. Es una lástima, espero que algún día modifiquen el lugar para que uno pueda hacerse una idea de cómo era aquello. Así quedó tras la explosión:

Y aquí está Hitler enseñando los destrozos a Mussolini, que llegó de visita esa misma mañana, tal como tenía previsto. Parece que Adolfo le está diciendo "pues mira el bombazo que han metido esos cabrones, pero nada, que no han podido", y Benito le contesta "pues sí, macho, menuda han liado".

Por otro lado, la verdad es que es emocionante estar allí, de hecho estuve unos veinte minutos allí, esperando que me llegase alguna especie de vibración procedente de entonces, alguna impresión que me trasladase a aquel momento, ocurrido 63 años atrás. Si yo fuera el Iker Jiménez seguro que hubiera sentido algún extraño escalofrío, oído voces y gritos distorsionados y moverse alguna sombra entre los árboles... pero como soy un descreído, pues nada, lo único que sentía era frío porque iba en camiseta.

Como os dije en la primera entrega, sólo estuve dos horas en el recinto, porque fue lo primero que se me ocurrió cuando el taxista me dijo que a qué hora tenía que volver. La cagué, porque la Wolfsschanze da para toda una mañana o una tarde, como mínimo. Aquello es inmenso, y lo mejor es perderse por aquellos caminos de donde surgen búnkers como setas. Así que me quedé sin poder ver como una cuarta parte del recinto.

También es que perdí mucho tiempo caminando por la vía férrea que llevaba hasta allí. Me puse a buscar la estación, o mejor dicho apeadero, a donde llegaban, además de Adolfo, los ilustres visitantes, como Mussolini o Antonescu. Así que me puse a caminar por la vía pensando que encontraría el andén enseguida y seguí y seguí... hasta que me di cuenta de que me lo había pasado. En efecto, regresé y sí, estaba al principio, pero oculto entre la maleza. También entre la vegetación hay un pequeño edificio en ruinas, debía de ser la estación propiamente dicha.

Igual que os he dicho que en el lugar de la bomba no sentí nada paranormal, si me permitís esa expresión, sí que os digo que cuando caminaba por la vía sí que noté algo. Me daba la impresión de que en cualquier momento aparecería por la vía una locomotora negra, a toda máquina, silbando y escupiendo vapor. A eso ayudaba el que allí no había absolutamente nadie, tan sólo unas babosas enormes y naranjas, en el suelo. Así que tenía la impresión de que en cualquier momento iba a ser arrollado por un tren del Führer fantasma, saliendo inesperadamente de una curva...

Yo estoy seguro de que hice una foto a la vía misteriosa, pero no la encuentro en el ordenador y en la memoria de la cámara tampoco. Volveré a buscarla, pero igual ha desaparecido... Pues nada, con este toque de suspense barato pongo fin al relato de mi experiencia en Polonia. Tengo más material, pero tampoco quiero machacaros con el viajecito. Igual más adelante saco alguna cosa más, aunque espero que lo que he ido poniendo os haya gustado.

5 comentarios:

Jesús Hernández dijo...

Noticia fresca de hoy:
Un globo terráqueo que perteneció a Hitler sale a subasta hoy en Estados Unidos. Se ve que un soldado norteamericano lo encontró en 1945 entre las ruinas de su cuartel general y se lo llevó a casa junto a un documento que certifica su autenticidad. A ver si me entero de quién demonios le firmó ese supuesto certificado...

Nacho dijo...

No sabía que existía una placa dedicada a Von Stauffenberg. Vamos a ver. El tal Von Stauffenberg solo reaccionó, como muchos militares de la época, cuando pensaban que todo estaba perdido. Ellos también deseaban una Alemania fuerte, al igual que Hitler. Pertenecían a la antigua tradición prusiana. Ha quedado perfectamente demostrado que la acción de esos militares rebeldes era peor para Alemania, incluso para los aliados. Pero ahora tendremos que soportar la pelicula de Tom Cruise, hecha a su medida por supuesto. En todo caso, esta muy bien el viaje que has hecho. Quizá me anime un día a hacerlo. Aunque con un tiempo más primaveral o veraniego. Saludos.

Torocatala dijo...

http://pilotodecombate.blogspot.com/

:/

Jesús Hernández dijo...

Otra noticia curiosa:

Alemania, México y Austria son los tres primeros países que buscan la palabra "Hitler", mientras que en Chile, Australia y Reino Unido fueron los más curiosos de la palabra "nazi",desde 2004 hasta hoy, según la web "Google Trends".

También me ha hecho gracia que los dos países que más buscan la palabra "resaca" son Irlanda y Gran Bretaña.

Jose dijo...

Hola a todos!
Jesús lo primero Felicidades con retraso!!!, pero más vale tarde que nunca, dicen...
Eso es a lo que yo llamo arqueologia militar, darte un paseo por algo que ha debido ser esto o aquello y ver que queda de lo que debía haber...son una pasada las fotos!
Desde luego, si lo que cuentan en Iker Programen es cierto, en las playas de Normandía tienen que haber fantasmas para llenar un tren como el que decias...y si la energia malvada del tio del bigote no se impregna en el ambiente, pues ya me dirás de quién entonces...!
Por otro lado discrepo con Nacho, si a los oficiales rebeldes a mitad de la guerra les hubiera ido bien la posibilidad del armisticio o bien de la alianza o lo que fuese(lo cual ya intentó Hitler durante la invasión de Francia y mandó a Rudolf a Inglaterra no para ver las vacas supongo en el prado donde cayó), entonces, la Unión Soviética hubiera sido frenada en Polonia y vuelta a su casa, y no solo Alemania se hubiera ahorrado el destrozo del país y sus gentes, sino que media europa se hubiera ahorrado 50 años de dictadura comunista(dictadura al fin y al cabo).
Creo que a Alemania le hubiera sido genial el poner en la misma linea los panzers de Rommel junto a los shermans de Patton.
Y además, cortando el grifo tanto Inglaterra como EEUU a los rusos...
Europa desde luego no sería lo que es hoy.
Saludos
Jose