lunes, febrero 18, 2008

El cantante de Hitler

Bueno, ya estamos por aquí, la verdad es que estoy superliado, tengo encargos mil y se me ha amontonado todo, ya os iré diciendo en las cosas que estoy metido. Por lo pronto, sacan un artículo mío en el número de marzo de la revista MUY HISTORIA, ya os diré. Además, parece que sí, que este fin de semana se podrá empezar a encontrar en las librerías mi libro NORTE CONTRA SUR, que hasta ya sale anunciado en el Corte Inglés pero que aún no he visto físicamente; he quedado este miércoles en que me pasaré por la editorial y así podré ver a quién se parece la criatura...

Pues tengo un montón de temitas con jugo, pero prefiero dejarlos para cuando tenga un poquito más de tiempo para tratarlos como merecen. Estos últimos días han habido bastantes cosillas, entre ellas la historia de un cantante holandés, que ha sido bautizado por los medios como el cantante de Hitler.

Aquí os paso su historia:

Johan Heesters, un tenor holandés que llegó a ser la estrella del cabaret y los musicales del país a principios del siglo pasado, ha esperado a cumplir nada menos que 104 años para actuar de nuevo en su tierra. El regreso ha sido emotivo y accidentado a la vez, con un millar de personas aplaudiéndole en el teatro, mientras la policía detenía fuera a ocho personas.

Y es que a Heesters, todavía con un poderoso hilo de voz, le persigue un pasado turbulento. En 1935 se marchó a Alemania y Austria y allí permaneció cantando durante la II Guerra Mundial. En una ocasión, lo hizo ante el propio Hitler. En otro momento, ya en plena contienda, visitó el campo de concentración de Dachau. Luego continuó su carrera en el entorno nazi, sin hacer comentarios sobre el drama que había contemplado. Aunque los aliados le permitieran seguir trabajando después de la guerra, en su país el público le dio la espalda.

Sin embargo, el rechazo de sus compatriotas no fue inmediato. Heesters, un tenor de buena planta que agradeció la noche del pasado sábado "la simpatía de un público muy amable", actuó en Holanda sin problemas hasta 1964.

Ese año cometió un error que lo llevó al exilio durante 40 años: aceptó interpretar al capitán Von Trapp en el musical Sonrisas y lágrimas. Dicho personaje se ha convertido en el paradigma de la rectitud moral para todos los públicos y los críticos le trituraron. De nada sirvieron sus declaraciones de fidelidad a su patria. En pocas semanas, la obra fue retirada de cartel. Verle encarnando a un hombre que dejó su casa para no colaborar con Hitler resultó intolerable y forzó su marcha.

Ahora que ha vuelto, ha cantado y es ya un anciano casi ciego, los críticos han suavizado sus puyas. "El tipo ya no es un fascista. En realidad, ni siquiera lo fue. No pensó en las consecuencias políticas de lo que hacía", ha resumido el columnista Jan Blokker.

Para el propio Heesters, la vuelta parece haber supuesto el reencuentro con un público que lo abandonó por su torpeza moral, pero no por su arte. Al menos eso dio a entender desde el escenario del teatro en la ciudad de Amersfoort, en el centro de Holanda, donde entonó melodías tradicionales ante jóvenes y mayores.
Fuente: El País

Pues ya lo sabéis, tened mucho cuidado con lo que hacéis ahora, porque os pueden pasar cuentas cuando tengáis 104 años...

Por cierto, os recomiendo una peli ambientada en la Holanda ocupada, y que posiblemente ya habréis visto, porque tuvo cierto renombre: "El libro negro", de Paul Verhoeven, y que ya hablé aquí de ella. Tiene un ritmo frenético y lleno de suspense, además, nada ni nadie es lo que parece... y la rubia protagonista tiene su qué. Eso sí, la peli da tantos giros que al final acabas un poco mareado, pero es recomendable de todos modos.

9 comentarios:

Martí Cabré dijo...

Eso no lo entendí: seguro que lo exiliaron por interpretar a Von Trapp o simplemente fue por aceptar participar en "Sonrisas y lágrimas"?

;-)

Nacho dijo...

Fascinante. No sabía que este hombre seguía vivo! Su caso me recuerda al de otros artistas que colaboraron con el régimen, como Leni Riefensthal. Es un debate muy extendido. Y yo sigo pensando que es muy diferente vivir una época que criticarla décadas después. Personalmente creo que lo que se hizo con muchos artistas que colaboraron con el nacionalsocialismo fue una canallada, porque en el fondo, no dejan de ser artistas.

Lo que habría que estudiar es por qué alcanzan esas edades tan avanzadas, como Leni. Al final Hitler tendría razón y seguro que eran una raza superior... es broma.

Saludos!

cero91 dijo...

Pues menuda alegría nas das con el nacimiento del nuevo libro.
Estoy deseando que llegue el finde para comprarlo y devorarlo.

Y por favor, desvelanos noticias nuevas de tus proyectos, que nos encanta que nos informes los primeros :DDD

Lyudmila dijo...

¿¿¿Lo exiliaron por interpretar al capitán von Trapp en 1960 o mas bien porque en el 57, salta la chispa con la publicación de unas fotografías en las que visita el campo de concentración de Dachau???

Creo que los holandeses le tenían ganas y lo de interpretar al capitán viudo fue el momento perfecto para hacerle saber con sus abucheos que no se olvidaban de sus cantos a Hitler.

Aunque bueno, a esta edad... que dejen al hombre cantar tranquilo!

PD. Estaré atenta a ese nuevo libro! qué ganas!

Saludos!

Major Reisman dijo...

Buenas

Pues en mi opinión se lo había buscado.

Veamos, un tipo que ha colaborado con una nación y un regimen totaliario que ha invadido tu país, ha fusilado y deportado a varios de tus compatriotas y muchos de los deportados murieron gaseados. Y luego va y se pone a cantar. No olvidemos que lo de las fotos es en 1957 y lo de interpretar a Trapp es siete años despues. Sólo habían pasado 19 años desde la ocupación alemana. Supongo que para muchos holandeses debió ser como escupirles en la cara. ¿Por qué no intentó interpretar otro papel en lugar de un personaje que era un simbolo de resistencia a los nazis?

Adicionalmente, el exilio fue voluntario. Desconozco porque ha estado 40 años fuera. A lo mejor no se le ocurrio volver pasados diez años, en 1974. Quizás ya le habrían perdonado, quizas no.

Lo que esta claro es que Holanda no es España. Aqui puedes hacer una canción en honor a un dictador y 10 años después, cambiar de chaqueta, decir que eres comunista de toda la vida y cobrar el canón digital.

Y coincido contigo en que "El libro negro" está muy bien.

Un saludo

javier dijo...

A propósito, doctores ¿Y se han enterado de esto?: http://www.soitu.es/soitu/2008/02/23/info/1203771897_862122.html

Jose Maria dijo...

Gracias a Muy Interesante he descubierto yu blogg y me parece muy bueno. Supongo que tendré que leer bastante más para hacerme una idea de su rigor histórico. Tmabién espero leer agunos de tus libros.Viví unos meses en Polonia y visité en campo de concentracón de Oswicin solo porque no quiso acompañarme ningún polaco.Puedes investigar esto.
A propósito Herbert Von Karajan tambien fue nazi, dicen que se afilió al partido por el ascendente judio de su mujer.

Jose Maria dijo...

Gracias a Muy Interesante he descubierto yu blogg y me parece muy bueno. Supongo que tendré que leer bastante más para hacerme una idea de su rigor histórico. Tmabién espero leer agunos de tus libros.Viví unos meses en Polonia y visité en campo de concentracón de Oswicin solo porque no quiso acompañarme ningún polaco.Puedes investigar esto.
A propósito Herbert Von Karajan tambien fue nazi, dicen que se afilió al partido por el ascendente judio de su mujer.

René dijo...

Nada acerca de la chilena Rosita Serrano y su desafio al gestapo al esconder refugiados judios pesea ser la zorzal de la alemania nazi?