lunes, junio 01, 2009

Munich 72 (3ª Parte: El Desenlace)


Vamos con la tercera parte de este serial. Mi intención era hacerlo más seguido, para que el interés no se enfriase, pero las cosas van como van y vienen como vienen.

Como decía, los secuestradores palestinos entraron en el avión y vieron que estaba vacío. Supongo que dirían "¡Qué hijos de p..., nos han engañado!", pero en árabe, que no sé como se dirá. Pues sí, tan listos como eran y habían caído en una trampa.

Los dos terroristas regresaron corriendo hacia los helicópteros. En ese momento, el aeropuerto quedó súbitamente iluminado con bengalas y focos, y los francotiradores recibieron la orden de abrir fuego contra los secuestradores.

Los francotiradores acertaron contra dos de los secuestradores, que se hallaban vigilando a los pilotos retenidos. Pero otros tres terroristas se parapetaron detrás de los aparatos, fuera del alcance de los focos, y comenzaron a disparar. Un policía que estaba en la torre de control murió al alcanzarle una de las balas. En la confusión, los cuatro pilotos lograron escapar. Sin embargo, los atletas israelíes permanecían atados, brazos en alto, al techo del interior de los aparatos; los secuestrados intentaron desesperadamente deshacerse de las ligaduras, como indicarían las marcas de mordeduras que quedarían en las cuerdas.

Desde la torre de control, mediante un megáfono, intentaron convencer a los secuestadores para que se rindieran. Pero éstos estaban muy cabreados por la pirula que les habían hecho, como es perfectamente comprensible, así que no atendieron a razones y dispararon hacia la torre.

La tensión continuó creciendo hasta que a medianoche llegaron varias tanquetas de la policía, que rodearon completamente la pista. A las 00.04, uno de los terroristas, viendo que no ya había escapatoria, saltó del primer helicóptero, disparó contra los rehenes y finalmente lanzó una granada a su interior, que explotó con los cuatro atletas israelíes.


Antes de que el fuego de la primera explosión alcanzase el depósito de gasolina del segundo helicóptero, dos secuestradores salieron del aparato y comenzaron a disparar a la policía. Éstos respondieron a los disparos, abatiendo a ambos. Los rehenes del segundo helicóptero fueron ametrallados a corta distancia por un tercer secuestrador, aunque se cree que algunos pudieron ser alcanzados también por los disparos de la policía.

Cuatro terroristas sobrevivieron al asalto. Tres de ellos estaban heridos en el suelo. El último pudo escapar corriendo hacia el aparcamiento; la policía tardó cuarenta minutos en encontrarlo con la ayuda de perros rastreadores. Se produjo entonces un intercambio de disparos en el que el terrorista fue abatido. A la una y media de la madrugada, todo había terminado.La opinión pública mundial quedó horrorizada cuando trascendió que los nueve atletas habían sido asesinados, con lo que el total ascendía a once. Aquí, las fotos de todos ellos:



La operación de rescate de los rehenes había sido un completo fracaso. Para lo que se espera de los alemanes, que lo tienen todo siempre previsto y controlado, no como nosotros, que vamos a la buena de Dios, todo había sido una enorme chapuza.

El primer problema fue la responsabilidad del rescate recayó únicamente en la policía de Munich, ya que la Constitución impedía la intervención del Ejército en territorio alemán. Además, los francotiradores seleccionados eran unos aficionados; fueron elegidos porque practicaban el tiro los fines de semana. Además, de forma increíble, los francotiradores no disponían del equipo más elemental; sus rifles no eran de precisión ni disponían de teleobjetivos, no tenían dispositivos de visión nocturna y carecían de radios para coordinar su fuego. Para colmo, las tanquetas de la policía llegaron con media hora de retraso porque los vehículos se habían visto atrapados en un embotellamiento de tráfico.

Pero bueno, la historia no acaba aquí. Queda la venganza... pero, para eso, mejor os véis la peli Munich, de Spielberg.

En la próxima entrada hablaremos del best seller del momento.

12 comentarios:

Humberto dijo...

La verdad es que la historia es increíble.

La película de Spielberg, totalmente recomendable.

Un saludo.

Likuid dijo...

Tendré que ver la peli. Reconozco que no lo hice antes porque me temía un panfleto pro-judío de Spielberg...

Miski dijo...

¡¡¡Tienen más pinta de agentes del Mossad que de atletas!!!

isra dijo...

Hola Jesús,

Tengo un comentario que hacerte pero como no sé el modo de contactar contigo, pues lo escribo aquí:

Resulta que esta semana me compré el libro "La gran evasión" de Tim Carroll, Inédita editores, edición bolsillo 1ª edición abril 2007. Y observo que en la última página aparece tu biografía pero no encuentro en el libro (aunque no lo he leído aun) ninguna referencia tuya, ni en el prólogo, prefacio, ni apéndices...

Un error de la edición?

Saludos

Isra

Bufon dijo...

buenas noches

Ernst Wolf dijo...

Estimado Jesús:

Veo que está “ampliando sus horizontes” en cuanto a materia objeto de estudio.

Disfruté muchos de de sus anecdotarios (concretamente “Enigmas y misterios” e “Historias asombrosas” de la SGM) y, todo hay que decirlo, me desilusioné con Tempus por el Panzer Commander.

A lo que vamos, en referencia a los grupos terroristas de los 70, en caso de que no los haya leído ya, le recomiendo que le eche un vistazo a los libros “ETA nació en un seminario” y “GAL: crimen de Estado” de Alvaro Baeza. No son en absoluto joyas de la literatura, pero son un buen punto de partida para empezar a conocer siglas que forman parte de la historia reciente de Europa en general, como la OAS, y de España en particular, como el olvidado Batallón Vasco Español. Figuras como Illich Ramirez -“Carlos, El Chacal”-, Bob Denard... aparecen esbozadas en ellos.

Por otra parte, esto es una opinión personal, gracias a las películas extranjeras, resulta que nos conocemos al dedillo las historias de grupos terroristas de mas allá de los pirineos, y nos olvidamos de que, incuso en el asunto de volarnos la cabeza, no nos solemos quedar a la zaga de nuestros vecinos. Mucha memoria histórica, pero nadie se acuerda aquí del FRAP por poner un ejemplo.

Un saludo y enhorabuena por las entradas referidas a Munich

Mario Tenorio dijo...

Hola a todos:
Ya puestos a recomendar libros sobre terrorismo y terroristas, leí hace unos años uno de Félix Novales llamado "El tazón de hierro"; este Novales es un arrepentido del GRAPO, que escribió unas memorias muy interesantes para conocer la estructura mental de estos individuos.
Es un libro agotado, pero se puede encontrar usado por internet.
Saludos.

Marcos dijo...

Isra: yo tengo ese mismo libro, edición bolsillo, editorial inédita, 1ª edición de abril de 2007, y en la última página aparece una nota biográfica de su autor, Tim Carroll, no la de Jesús.
Deberías llevar el libro al programa de Iker Jiménez.

isra dijo...

Hola Marcos,

Entonces sí se trata de un error de impresión, lo raro es que en la misma edición hay versiones diferentes, una con la biografía de Tim y otra con la de Jesús, se ve que le cogieron cariño por anteriores publicaciones...

Saludos a todos.

Jesús Hernández dijo...

Isra, je, je, sí, fue un error de edición. Mi editor de Inédita ya me lo mostró cuando salió el libro. Supongo que en alguna reimpresión posterior lo corrigieron así que, Isra, guarda bien esa rareza que quizás dentro de unos años podrás subastarlo en Sotheby's.

Ernst Wolf; gracias. Sobre los grupos terroristas españoles hay un problema, y es que es imposible verlos con la distancia que sí que podemos tomar con los terroristas de otros países.

Daniel dijo...

Después de esta metedura de pata se creó el GSG-9, estaba claro que falta les hacía.

http://es.wikipedia.org/wiki/GSG_9

Ernst Wolf dijo...

En mi opinión, el asunto de la distancia es peliagudo, pero no insalvable. Nuestro problema es que desconocemos nuestra historia. Los mejores estudiosos del Reino Unido son británicos. Por contra, los mejores hispanistas también son britanicos. ¿Cual es la consecuencia? Bolivia: gran porcentaje de población indígena. Australia, quedan menos indígenas que linces ibéricos. Comparemos la bibliografía española que hable sobre las atrocidades británicas (aproximadamente nula) y la bibliografía británica que trata sobre las atrocidades españolas (que no cabría en el Yamato), y el resultado es la leyenda negra española que todos conocemos.

Mientras no sepamos enfrentarnos a nuestra historia, estaremos a merced de lo que un tercero, no necesariamente neutral, nos quiera contar. Ya podemos ver como los periódicos angloamericanos (lo mismo que, desafortunadamente, hacen los españoles con los terroristas chechenos) llaman a ETA, haciendo gala de cínica neutralidad, “grupo separatista”. O, acercandonos al campo de la segunda guerra mundial, vemos como los bombardeos de Birmingham o Coventry -cuyas victimas se cuentan por centenares- son calificados como crímenes de guerra, y los acontecidos en Dresde o en Hamburgo -cuyas victimas se cuentan por decenas de miles- no merecen la misma consideración. En otras palabras, cual es la diferencia entre Pearl Harbor y Mers el Kebir: la diferencia -por paradójico que resulte- es que la historia siempre la cuentan los mismos.

En fin, es solo es una apreciación personal.

Att: Daniel:

Y parece que ahora tienen problemas para coordinar el GSG9 con el KSK, de más reciente creación. Para mí que lo de la efectividad germánica es un mito...

Saludos a todos.