jueves, marzo 17, 2011

Viaje a Cracovia III. El campo de Plaszow



Bien, como os dije, ese día me tuve que retirar sin haber conseguido encontrar el campo de concentración de Plaszow, el que aparece en la película de La lista de Schindler y que tiene al malo de Ralph Fiennes como comandante... Pero al llegar al hotel y consultar el Google Earth, además de comprobar lo cerca que había estado sin saberlo, pude por fin localizar su emplazamiento en el mapa. Al día siguiente fui a Auschwitz, pero al otro retomé la expedición en busca del huidizo campo...

Para encontrarlo, basta con ir bajando desde el centro histórico por la calle Starowislna, cruzar el puente sobre el Vístula y seguir por la misma calle, que cambia el nombre a Na Ziezdie y, girando un poco a la izquierda, pasa a ser Limanowskiego. Hay que pasar por debajo de unas vías de tren y a unos doscientos metros hay que tomar a mano derecha la calle Jerololinska, aquí:



Saliendo del centro, el paseo dura unos cincuenta minutos. Pero recomiendo ir después de visitar la fábrica de Schindler, que está a medio camino.

Pues a unos cien metros siguiendo por la calle Jerololinska tenéis el cartel que señala la entrada al campo. Al lado hay un plano del campo de concentración, pero que está sólo en polaco.



El cartel que señala la entrada al campo, en detalle. Está en polaco y en inglés.



Y aquí tenéis el plano del campo en detalle:



Bueno, en realidad no hay campo ni nada, es una extensión de montículos con algunos restos de construcciones. La zona está totalmente abandonada, y al parecer sirve de refugio a gente de mal vivir, ya que hay restos de fogatas, cascos de cervezas rotos y basura en general. Es una lástima que los polacos no hayan hecho un esfuerzo para dignificar la zona.


A la derecha del camino, antes de llegar a donde está el cartel, se puede ver esta construcción, que según el mapa polaco podría correspondar a la antigua estación ferroviaria que llegaba a las puertas del campo, pero no os garantizo nada.



Para que os hagáis una idea, avanzando por el camino en cuya entrada estaba el cartel, esto es lo que se puede ver:



Pues esto es lo que se podía ver antes en este lugar:



Aquí se ven restos de las construcciones del campo. Ya véis que está todo muy descuidado...



Y aquí, a la derecha podéis ver un edificio que pertenecía al campo. Según pude ver en el mapa en polaco, y utilizando luego el traductor de Google, era la llamada "Casa gris" y era utilizada como prisión. No sé más.



Tomando el camino de la derecha entraríais en el campo, siguiendo por el camino de delante llegaríais a la casa de Amon Goeth y si bajáis por el camino de la izquierda llegaríais al MacDonalds del que hablé en la entrada anterior.

A unos treinta metros entrando por el camino de la derecha podéis ver este pequeño monolito dedicado a un grupo de resistentes polacos muertos el 10 de septiembre de 1939, es decir, durante la invasión alemana y tres años antes de que se construyese el campo de concentración:



Pues eso, siguiendo recto por el camino que se ve en la foto de la "Casa gris", a unos doscientos metros, se encuentra la casa de Amon Goeth, desde la que Steven Spielberg puso a Ralph Fiennes disparando con su rifle con mira telescópica... os iba a hablar de eso, pero creo que el asunto merece que se le dedique una entrada...

13 comentarios:

BRESSEND dijo...

Como dije... la pelicula no es un manual de historia que digamos...

Kordo dijo...

Me ha encantado este post, Jesús. Quizás porque yo disfruto más haciendo labores de exploración en el terreno e imaginando como sería todo, que si me lo dan mascado como la fábrica de Schlinder donde todo está más o menos 'intacto'.

Saludos

Javier dijo...

Plaszow es un poco decepcionante, ¿eh? tan abandonado...

Bueno, habrá que ver cómo acaba la crónica.

Mario Tenorio dijo...

Fantástica entrada, muy detallado y estás haciendo una guía muy práctica. La Pathfinder es una porquería al lado de tus explicaciones. Ahora sin bromas, felicidades por tu entrada.

El campo ha vuelto a ser campo, en este caso. Javier tiene razón, decepcionante y además, también pienso como JH, que ese lugar en recuerdo a los muertos debería ser dignificado.

Saludos desde el sur.

Mario Tenorio dijo...

JH, ¿eres de los frikis que recogen piedrecitas o arena como recuerdo de los lugares que visitas?

Además animo al resto de amigos del blog a que posteen sus preferencias en cuanto a recuerdos de los viajes.

Por cierto, Kordo, ¡cuánto tiempo sin leerte!

¿Dónde está Jhalou F1, Ludovica, Pedroboso, y demás desaparecidos en combate? ¡¡Manifestaros!!

Saludos desde el sur.

Jesús Hernández dijo...

Bueno, sí, tengo hormigón del Muro del Atlántico, arena de la playa de Omaha y arena de El Alamein, jaja... pero desde entonces no he cogido nada más..

Jabo dijo...

..yo tengo un trocito de madera de las traviesas de las vias de tren de Auschwitz...

Javi Navarro dijo...

Qué pena que este campo esté tan abandonado. Pero me están dando ganas de ver de nuevo La lista de Schindler :)

PD: estoy preparando unas fotos de mi visita a Dachau para compartirlas con todos.

Kordo dijo...

Creo que todos andamos por aqui, Mario. Almenos yo suelo ir mirando lo que nos cuenta Jesús. Aunque sí es cierto que ahora tengo menos tiempo para ir comentando, pero por aqui voy pasándome a leeros.

Un saludo

Viajes Bélicos dijo...

me ha gustado mucho tu post. tenia entendido que la estación de tren quedaba al otro lado del campo en la parte de la fábrica. yo también soy una apasionada de cracovia. escribí un post sobre el tema en mi blog http://viajesbelicos.blogspot.com.es/2012/12/cracovia-parte-i-visitar-plaszow-la.html

Jesús Hernández dijo...

Me ha gustado mucho el reportaje, muy completo. Lo único, mira si es posible de cambiar en el título Goethe por Goeth ;)

Monty Peiró dijo...

¡Hola!
Gracias a este post pude llegar yo también a Plaszow este verano, también después de una primera e infructuosa búsqueda. Para futuros visitantes, creo que lo más sencillo es bajar en la parada de tranvía "cmentarz Podgórski" y andar siguiendo las vías del tranvía hasta divisar el McDonalds del que habla. Ahí, mirando a la derecha se puede ver el memorial y una placa que indica que has llegado.

Santi dijo...

Buenas tardes he pasado esta semana en Cracovia,
Para vuestra información, la casa de Amon Goeth ya está vendida y en reformas. Han cambiado ya todo el tejado, manteniendo la estructura original, y están adecuando los bajos.
Muy buen artículo, gracias.