martes, marzo 22, 2011

Viaje a Cracovia IV. La bala mágica de Ralph Fiennes



Bien, seguimos con la crónica de mi viaje a Cracovia. Y vamos con uno de los platos fuertes, la casa de Amon Goeth, el nazi malo malísimo protagonizado por Ralph Fiennes en La lista de Schindler.

Todos recordáis a un Ralph Fiennes algo fondón disparando a los internos del campo de Plaszow desde el balcón de su casa... pues bien, la casa continúa en pie, y además está en venta:



Aquí, la casa desde otro ángulo:



Pero la gracia era ver la parte de atrás de la casa, para contemplar el balcón desde el que supuestamente Amon Goeth disparaba su fusil con mira telescópica. Sin embargo, eso que parece tan fácil resulta un poco complicado, ya que hay que dar un rodeo; hay que ir hasta el camino que sale de la "Casa Gris" y comenzar a triscar por el monte como una cabra hasta dar con la casa. Tened presente que igual tardáis un buen rato en localizarla, a mí me pasó.


Aquí, algunas de las fotos que tomé del famoso balcón, en plan paparazzi...







Pues bien, lo que sorprende al ver la parte de atrás de la casa es que el escenario real no tiene nada que ver con lo que se puede ver en la peli. Como bien apuntaba Bressend, detrás de la casa hay una colina muy alta, casi una montaña.

Estas fotos están tomadas desde ese altozano; podéis ver la casa de Amon Goeth al fondo.





Y si véis el mapa que hay allí, efectivamente, la explanada en la que estaban los barracones de los prisioneros (donde pone PLAC APELOWY) se encontraba al otro lado de la colina (la casa de Goeth es el punto rojo señalado con el número 50), por lo que era muy difícil que Amon Goeth pudiera disparar a los prisioneros desde su balcón, porque de hecho ni siquiera podía verlos.



Además, me fijé que en la montaña había afloramientos de roca, así que ésta no pudo formarse posteriormente, a no ser que el tiempo geológico se haya acelerado vertiginosamente en esa zona. Por lo tanto, si Amon Goeth conseguía acertar a disparar a los prisioneros desde su balcón no queda otro remedio que acudir a una nueva y aún más increíble teoría de la bala mágica.



Total, que -a no ser que me haya perdido algo- las escenas del campo de Plaszow son una invención de Spielberg. Y esto nos lleva a un interesante debate; ¿es ético mezclar ficción y realidad en este caso?

Como sabéis, la película se rodó en blanco y negro, y con secuencias de cámara al hombro precisamente para ofrecer sensación de realidad, como si se tratase de un documento histórico. Pero si lo que se explica de Amon Goeth es un fake, ¿cuántas invenciones más hay en la película? ¿Es de recibo que se produzca esa sustitución de la realidad por la ficción? Spielberg ya cambió totalmente los hechos reales en su película Atrápame si puedes, que no dejaba de ser una especie de comedia, pero en este otro caso, ¿está justificado?

Además, tengamos en cuenta que el libro original -que leí y me pareció mejor que la peli- es una novela, así que estamos hablando de una ficción basada en una ficción... Quizás haya que hablar de una "interpretación imaginativa de la realidad", aunque en mi pueblo a esto se le llama de otra manera...


Por último, no dudo de que Amon Goeth fuera la piel de Barrabás, y espero que los dioses le confundan allá en el infierno a donde haya ido a parar, pero creo que, si no disparaba a los internos del campo desde su balcón, pues no se le tiene que acusar de ello, me parece injusto.

Casi me dan ganas de abogar por la rehabilitación de este siniestro personaje...

23 comentarios:

L'home del sac dijo...

Com sempre, interessantíssim el teu article.
Espero que l'Spielberg no s'inventés masses coses més...

Mario Tenorio dijo...

Magnífica entrada JH, enhorabuena nuevamente. Además aportando tu teoría de la “bala mágica” a lo JFK, je, je.

Lo que creo es que Spielberg se quiso apuntar el tanto y coló a todo el mundo la maldad del tiro a distancia del nazi en cuestión. Difama que algo queda.

Tal como decías al principio de esta serie de entradas: mercancia de la buena, si señor, gracias.
Saludos desde el sur.

Javier dijo...

Muy interesante, Jesús.

Spielberg no es un divulgador, es un empresario que intenta hacer películas emotivas para que la respuesta en taquilla sea al nivel de Hollywood.

Lo de "basado en hechos reales" permite mucho margen de creatividad y no implica necesariamente rigor, una pena.

Al menos te tenemos a ti, que como divulgador no tienes precio.

Una pregunta, ¿cómo eran las barreras que separaban el campo de concentración del exterior? quiero decir, ¿formaba la casa de Fiennes parte de dicha barrera? (tuviste que dar un buen rodeo para verla por detrás) ¿o formaba parte del interior del campo?

Jesús Hernández dijo...

Je,je... ya os dije que traía cositas interesantes...

Javier; por lo que sé, el recinto del campo era muy grande y estaba dividido en bastantes secciones, separadas por alambradas y barreras.

La casa de Goeth estaba en el recinto del campo, pero en una zona reservada a la "gerencia" del campo, a la que no tenían acceso los prisioneros, que estaban en otras zonas, separadas de ésa y entre sí por alambradas.

Supongo que sería como en Auschwitz-Birkenau, que dentro del recinto del campo había como varios pequeños campos que funcionaban independientes uno del otro.

Luis Guerra dijo...

Muy interesante todo lo que cuentas, aunque es un apena que no esté tan mal conservado.

Respecto a lo de Spielberg me parece de lo más normal, él es un director de cine cuyo máximo interés es hacer películas que gusten al público. Es lícito que modifique la realidad para dar más espectacularidad a un acontecimiento histórico. Si queremos rigor histórico, como bien dice Javier, ya tenemos los libros de JH y otros mucho historiadores.

Un saludo

Onofre dijo...

Las cosas no hay que tomarlas tan al pie de la letra. Qué más da que disparara desde el balcón o que fuera con la Luger a caballo pegando tiros en la nuca por el campo ¡¡

Luis Conde dijo...

Jesús:
Interesantísimo el artículo, coincido con el resto. Un par de cosas, creo que no mencionas el posible precio de la casa, seguro que en cualquier otro sitio más turístico hubieran montado un espectáculo tipo "la casa del terror" para hacer negocio, además confiesa que te encantaría comprarla ... :)
Respecto a lo de comentas de la película y el posible fake, estoy de acuerdo contigo en que en debate al menos hay que abrirlo, sin embargo una película de estas dimensiones (tanto humanas como fílmicas) debería al menos recibir un indulto. Como suele ocurrir con este tipo de directores, donde la gente acude en masa, el recurrir a aspectos más o menos inquietantes de hechos verídicos que ocurrieron, pero no exactamente en el mismo escenario, es muy común. De esta manera está contando varios hecho en una sola situación para no desvirtuar en sí la triste guerra.

Saludos desde twitter.com/II_GM

BRESSEND dijo...

Oh estoy en la entrada! gracias!

Lo primero, soy yo o la casa esta en muy malas condiciones? siendo lo que es me extraña que Yad Vashem no la haya comprado ya...

La pelicula de Spielberg... digamos que lo unico que tiene de documental es el blanco y negro jajaja

Para Javier, no, esta bastante separados, a diferencia de ostros campos como Dachau (que es un campo de entrenamiento de SS) aqui el campo estaba separado tanto de la zona de administracion como de viviendas de los SS, muchas veces se ha dicho que era un campo practicamente autoadministrado por los propios prisioneros y ademas delimitado con un "perimetro blanco" de seguridad.

Mi opinion en las ficciones es que siempre que se aprate de un claro documental o de un libro historico ponga claramnete una nota de autor : esta versionado. Si no haz una pelicula totalmente de ficcion sobre prisioneros.

Por otra parte en la peliculas pasa lo mismo que en las novelas siguen unos canones "holocausticos"

Schwejk dijo...

Jesús, si también tienes la primera edición de
Edhasa del libro de Keneally, la página 223 te aclarará el supuesto "fallo" de Spielberg. Aunque es un obra de ficción, no un documental, en este punto no se aparta de lo que escribe Keneally, pero no se puede contar lo mismo por escrito que con una cámara. Y más con la tentación de tener la "casa auténtica" en pie.

Para los que no tengan esa edición, la escena está narrada al comienzo del capítulo 22:

La primera mañana que el Comandante Goeth salió a la puerta de la fachada de su casa y mató a un prisionero escogido al azar, también se pudo advertir la tendencia a considerar incluso eso -como la primera ejecución en la fortificación- un hecho aislado. Pero muy pronto se vería que las ejecuciones en la colina eran habituales, y también la rutina habitual de Amón.

Este solía bajar los escalones DE SU CASA PROVISIONAL (ESTABAN REFORMANDO OTRA MEJOR EN EL EXTREMO OPUESTO DEL CAMPO) en camisa, pantalones de montar y botas bien lustradas por su ordenanza.

Por si hay más interés en el tema, hay un artículo en Nizkor sobre "la lista de Schindler" y las "críticas" de Zundel o Porter de esta película. Que aunque no es un documental, ni el libro de Keneally exactamente un libro de historia -como no lo es "a sangre fría" de Capote- la verdad es que no dan ni una los pobres:

http://www.nizkor.org/features/techniques-of-denial/schindler-01-sp.html

Saludos.

Luis dijo...

Sea verdad o no lo sean los disparos desde el balcón, creo que no puede achacarsele a una invención de Spielberg. Pues era ya antes del film algo que se decía y que se escribió en varios sitios, y que se daba por cierto.

En esta web: http://www.scrapbookpages.com/poland/plaszow/Plaszow03.html
se indica que es cierto lo de los disparos desde el balcón, aunque los prisioneros no estaban en los barracones o en la cantera sino trabajando en la la colina frente a su casa.

La colina en cualquier caso es menos fotogénica. Lo que justificó, entiendo yo, se ambientasen los disparos ante una vista más panorámica.

lluis

Humberto dijo...

Yo no le daría tanta importancia al tema de los disparos.

Es decir, dirigida la película al público en general, la escena añade dramatismo.

No obstante, sí me parece interesante la labor de investigación llevada a cabo por Jesús para los que a gente como nosotros los detalles históricos sí son importantes.

Un saludo a todos.

Mister Caribe dijo...

Gran investigación, señor Hernández!!!

Me consta que usted no defiende a los nazis sino que busca la Verdad. Ya tenemos algo en común.

Esta mentira de Steven Spielberg no me sorprende mucho. El Estado de Israel ha ido divulgando falacias sobre los nazis, antes y ahora.

La mala propaganda a los soldados alemanes viene desde la Primera Guerra Mundial. Y en el centro de las acusaciones estaba el gobierno inglés, que luego reculó y pidió disculpas.

Hablamos de genocidio. Pues venga, hablemos pero con datos y cifras: 240.000 soldados alemanes fueron capturados en el cerco de Stalingrado, pero solo sobrevivieron 6.000. ¿Qué sucedió con el resto?También parece olvidarse que 2 millones de mujeres alemanas fueron violadas por las tropas rusas al entrar en Berlín. Niños fueron colgados de los postes, fusilaron a todo civil que se cruzaba, y todo bajo los efectos del alcohol. Esto sí es genocidio y constatado.

¿Por qué conviene creer la versión oficial? Muy sencillo. Tras 65 años, Alemania sigue pagando una indemnización millonaria a los supervivientes del Holocausto, aunque pocos saben que todo ése dinero se lo queda el Estado israelí.

Además, el cazanazi Simon Wiesenthal se inventó el asunto del jabón con grasa humana. Otro ejemplo es "El Diario de Ana Frank", escrito a bolígrafo y prueba irrefutable que se escribió posteriormente a la guerra.

No pretendo incomodarle con estas líneas, señor Hernández; no es mi intención ya que le admiro en demasía, pero recuerde esta frase: "Una mentira dicha muchas veces, se convierte en una verdad". Así se podría resumir el post-nazismo.

Mi blog:
www.coleccionazi.blogspot.com

Schwejk dijo...

Luís, a secas, gracias por el enlace, amplía lo indicado por Keneally en su libro, que no es el único ni el primero dedicado a Schindler.

Lo que sí desconocía es que Irene Kalder se había suicidado el día después de ser entrevistada en profundidad en 1983. Ni nos imaginamos los fantasmas del pasado de algunos de los supervivientes... y eso que normalmente sobrevivieron por no ser precisamente débiles de carácter. No sé si hay estadísticas al respecto, ahora mismo recuerdo a la madre de Spiegelman, a Levi... la tasa de suicidios de los supervivientes, a los que, me parece, no dejamos olvidar, debe ser aterradora.

Y gracias, míster Caribe. Comentarios como el suyo ponen en claro las cualidades intelectuales de los auténticos "buscadores de la verdad". ¡¡Y precioso su blog, me encanta su criterio y estética!!

Mister Caribe dijo...

Muchas gracias por tus palabras, Schwejk. Siempre eres bienvenido a mi blog, ¿Ok?

Si habláramos de las mentiras a los nazis, se podría hacer un libro entero; idea que envío humildemente al señor Hernández como futuro proyecto.

La mentira de los hornos crematorios: Según la versión oficial, los hornos crematorios fueron usados para quemar cadáveres. Hay un problema. ¿Y las cenizas? Tuvo que haber toneladas de cenizas por algún lado. De hecho, en los modernos crematorios se sabe que un cuerpo deja unos dos kilos de cenizas. ¿Cuántas cenizas dejarían millones de cuerpos?

Como dicen en mi tierra malagueña: "La Mentira tiene las patas muy cortas".

Schwejk dijo...

Pues por ejemplo:

http://holocaustcontroversies.blogspot.com/2011/03/mattogno-graf-kues-on-aktion-reinhardt.html

!!!240.000 prisioneros en Stalingrado!! ¡¡Caramba, es que se rindieron todos!!! No pegaron ni un tiro, los muy cobardes!!!

Y no sigo porque estos no son los tema de esta entrada...

Mister Caribe dijo...

Añado más datos sobre los hornos crematorios:

Se sabe que estos hornos son individuales y tardan unas 2 horas en procesar un solo cuerpo. La pregunta que me hago es: ¿Cuánto tiempo y cuántos hornos necesitaron los nazis para cremar 2.000 cadáveres a la hora?

Además, no existen imágenes o fotografías aéreas de estos hornos expulsando humo o ceniza.

Elemental, querido Watson...

Schwejk dijo...

Perdona, mister caribe, dada la profundidad de los textos de tu blog pensaba que estabas a la última de la "literatura revisionista" y te interesaba el enlace que te indicaba, sobre las obras de unos señores que a lo mejor ni te suenan, sobre las cremaciones, las cenizas, las fosas comunes, combustible utilizado, excavaciones arqueológicas, y todo eso que tanto os cuesta entender a los investigadores de la Verdad.

Prefieres decir vaguedades sobre hornos individuales, no se sabe cuáles, ni de dónde. Yo por ejemplo hace poco estuve en una incineración, y tardaron mucho más de dos horas, fueron seis horas para entregar la urna a los familiares. Pero no sé qué tendrá que ver eso con el holocausto.

En lo de las fotografías aéreas sí te puedo ayudar, precisamente hace poco vi un documental sobre el tema, "Auschwitz, the forgotten evidence", sobre los vuelos de reconocimiento aliados sobre Auschwitz, y por qué los aliados no llegaron a bombardear las instalaciones de exterminio.

Aquí tienes algunos detalles de esas fotos (tranquilo, está en español):
http://www1.yadvashem.org/yv/es/exhibitions/auschwitz_album/air_photographs.html

Como aún tengo el archivo del documental me he permitido tomar una captura de pantalla y subirla a mi cuenta de pikasa. Es de una de las fotos del 25 de agosto, se ve claramente una densa columna de humo en el exterior del krema 5, toda una suerte teniendo en cuenta que sólo se hicieron seis vuelos de reconocimiento de mayo del 44 a enero del 45.

https://picasaweb.google.com/lh/photo/nUV8-KEFGuWwqCdPAgeVwWRFeUIWlRrnUMDEKqQr6F8?feat=directlink

Lo cual nos lleva a nuevos misterios. Ya que seguramente tantísimos hornos de ese tamaño, y allí, alejados del campo principal y teniendo en medio un inmenso complejo de 30 barracones de madera con todo tipo de bienes clasificados (el famoso Kanadá)

¿Para qué se usaban?

Porque claro, si no hubiera ninguna foto seguramente "demostraría" que tooodos esos hornos no se empleaban para nada, no, ni siquiera para hacer bizcochos; formaban parte de la decoración, así como sus chimeneas, diseñadas para dar mayor armonía al conjunto. Nada de ensuciarlas con humo, no señor. Se empleaban como floreros.

Y esa inmensa humareda del exterior, nada de incineraciones en masa fuera de los hornos, que ya no podían con la carga de trabajo; era una barbacoa que tiraba mal.

Por mi parte daría el tema por zanjado, pero me temo que seguirás y seguirás, y tendré que ponerte fotos y datos de los experimentos de Danzig para fabricar, sí, jabón a partir de cadáveres humanos, quiénes y cuántas veces se ha demostrado que el diario de Ana Frank es auténtico, incluso la reciente certificación y hallazgo de una de esas lámparas de piel humana tatuada que se suponía desaparecidas. Pero claro, para eso tendría que interesarte la Verdad, leer librotes, algunos no traducidos, emplear tu sentido común, y no el repetir como loritos las píldoras de propaganda que aún hoy destilan pseudolibreros que no es que merezcan la cárcel, pero sí una buena inspección de hacienda, para que dejaran de lucrarse engañando a críos y fetichistas.

Dejo el seguir respondiéndote en manos del resto de habituales, y sobre todo del propietario de este blog, de quienes me parece que estoy abusando con mis impertinencias y divagaciones, y me vuelvo a mis carros de combate.

Mario Tenorio dijo...

Schwejk, sin palabras, impecable, imponente, incontestable respuesta.
Si señor, ha sido un placer leerte.

Otro amiguito de Pedro Varela al Caribe, plas, plas, plassss!

Saludos desde el sur

Mister Caribe dijo...

Cálmate, Schwejk!!!
No te pongas así!!!

Decirte primero que me gusta que me rebatas con datos y fotografías. Se nota que eres un gran amante de la II Guerra Mundial y eso lo valoro.

Respecto a las fotografías de los hornos crematorios debo de darte la razón. Mea culpa! De todas formas, yo no niego la existencia de los hornos crematorios. Se usaban para quemar cadáveres y así evitar brotes de tifus; de hecho, el doctor Mengele sufrió esta fiebre y le obsesionó durante meses.

¿Que tengo que leer más librotes? Ahí me has dao bien dao. No leo todo lo que quisiera, pero vamos, me lo tomo con calma.

Y no te exaltes de este modo, chiquillo. Podemos debatir e intercambiar ideas amistosamente, pero con algo más de calma.

Ah, y gracias por el elogio a mi colección de libros. Viniendo de ti es todo un halago.

And don´t worry… Sé inglés.

A sonreír, ¿vale?… :-)

Viajes Bélicos dijo...

Yo también me hice la misma pregunta cuando visité la casa. Está claro que al campo no podía disparar desde su balcón. Hay un documental bastante curioso en el que la hija de Amon Goeth va a conocer a la criada judía que vivió con él y ambas se juntan en la casa de Plaszow y hablan de él desde sus propias perspectivas. Si mal no recuerdo la criada cuenta que Goeth era de gatillo fácil y que disparaba indistintamente a la gente sin tener ningún tipo de motivo. Por si a alguien le interesa dejo el trailer https://www.youtube.com/watch?v=fGAJpE3LOhs
El documental completo se puede descargar desde internet aunque es algo difícil de encontrar.

Luciano dijo...

Otro error histórico de la película es la ejecución de Amon Göth, en el final se ve que lo ahorcan en el campo de Plaszow, cuando en realidad al momento de la muerte de Amon Göth el 13 de septiembre de 1946 el campo ya habia sido desmantelado. Göth murió ahorcado en la prisión de Montelupich, donde estaba detenido.

Honorio S dijo...

Venga ya! es que nadie ha pensado en los relatos de la gente que ha sufrido el holocausto, en sus miles de manifestaciones. esta claro que los prisioneros que supuestamente disparo no estaban tan lejos , seguro que los tenia cerquita para hacer algunos trabajos para su disfrute y beneficio en su casa. Lean esto:

http://www.nizkor.org/features/denial-of-science/schindler-02-sp.html

Schwejk dijo...

Estimado Honorio, en el noveno comentario, más o menos, tienes el mismo enlace que tú has puesto, por parte de un tal Schwejk.
¡La antigüedad es un grado!

Saludos.