miércoles, noviembre 28, 2012

LA GUERRA DE SUCESIÓN MOLA


Bueno, siento tener que ser breve porque tengo mucho trabajo; últimamente tengo esa sensación de que me faltan horas al cabo del día... Así que vamos rápido con el tema.


Como os dije, estoy en plena lectura de la novela VICTUS, de la que llevo tres cuartas partes. Dejo la crítica del libro para cuando lo acabe, pero lo que ha logrado es despertarme la curiosidad sobre la GUERRA DE SUCESIÓN.

La lectura de esta obra me ha llevado a interesarme especialmente por el conflicto aquí en Cataluña, y he descubierto que es increíblemente emocionante, no tiene nada que envidiar a las campañas de la Segunda Guerra Mundial. Estoy en el asedio a Barcelona de 1713-14 por la tropas borbónicas y me recuerda a Leningrado, es increíble.

Para los que sabéis catalán, os recomiendo esta web, MUSEU VIRTUAL DE LA GUERRA DE SUCCESSIÓ, en la que viene todo explicado de manera clara.

También tenéis aquí en PDF esta guía, CATALUÑA 1714, UN VIAJE A LOS ESCENARIOS DE LA GUERRA DE SUCESIÓN Y LA ÉPOCA DEL BARROCO, que me parece de gran interés.

Así que ya tenéis material para hacer una inmersión en este apasionante conflicto.

EDITO (29/11/2012)

OPINIÓN DE "VICTUS", DE ALBERT SANCHEZ PIÑOL

Bien, ayer por la noche acabé este libro que, seguramente, va a ser el libro más regalado estas navidades aquí en Cataluña; por eso lo he leído, para poder opinar...

Lo primero es que para hablar de este libro, a la vez sencillo y complejo, se tiene que hacer a varios niveles. Para empezar, está claro que la obra es un vehículo para que el autor exponga su posición política, algo muy respetable. A mi me da igual que un autor sea nacionalista, independentista o mediopensionista, así que no voy a entrar en ese tema, pero el incluir el mapa que reproduzco a continuación confirma aquella máxima periodística de "no dejes que los hechos te estropeen una buena historia":


Como véis, y como podéis comprobar leyendo el libro, la Corona de Aragón, sencillamente, no existe. De hecho, en un pasaje del libro se puede leer esto: "Cuando cruzó la frontera entre Castilla y Cataluña..." (!). Pero bueno, dicho esto, prosigamos.

Sobre el valor literario del libro no puedo opinar porque no soy un entendido, pero no me parece que sea destacable. Aunque se supone que son las memorias de un personaje, Martí Zuviría, del siglo XVIII, su lenguaje y su vocabulario resultan extrañamente actuales. No sé si es una estrategia del autor para acercar la historia al lector, si es así pues vale. Igual que el uso de palabras malsonantes sin venir a cuento, supongo que formará parte de esa misma estrategia.

Lo que sí hay que agradecer es el esfuerzo que hace el autor para que el lector no se quede atrás. Aunque aparecen muchos personajes, es imposible perderse, y lo digo yo, que me pierdo con facilidad. En cuanto reaparece uno, el autor tira del hilo recordando quién era; además, los caracteriza bien para que enseguida se nos queden fijados en la mente.

Y vamos con el punto fuerte del libro; la narración de los hechos. Aunque al principio, con el período de formación del protagonista, el ritmo puede ser un poco lento -aunque no aburre en ningún momento-, cuando éste se incorpora a las campañas bélicas de la Guerra de Sucesión el interés aumenta mucho, para explotar definitivamente con el asedio de Barcelona. Para entonces, ya es imposible dejar a un lado el libro, uno quiere seguir hasta el final sin parar. Aunque los hechos sucedidos en Barcelona en 1713-14 son de por sí extraordinariamente emocionantes, está claro que el autor tiene mucho mérito en saberlo transmitir al lector.

El que sale muy malparado en las páginas de Victus es el considerado héroe nacional catalán, Rafael Casanova, ante cuya estatua se hacen las ofrendas florales cada Onze de Setembre. Según se desprende del libro, el auténtico héroe de la resistencia heroica de Barcelona ante las tropas borbónicas fue un general castellano, Antonio de Villarroel. El que Sánchez Piñol haya dado ese arriesgado paso, desmontando ese mito nacionalista, es un punto a su favor.

Se podrían decir muchas más cosas de Victus pero, resumiendo, es un libro que recomiendo con entusiasmo a los lectores interesados por la historia en general, pero a los catalanes y barceloneses en particular. Uno siente una emoción especial al ver como se desarrollan batallas, golpes de mano, guerras de trincheras y bombardeos en unos lugares que uno atraviesa a diario, ya sea a pie o en metro, y que a partir de ahora ya no va a poder ver con los mismos ojos.

Uno ha leído mucho sobre la guerra de trincheras de la primera guerra mundial, la excavación de minas para colocar explosivos bajo las posiciones enemigas -tanto en la guerra de Secesión como en la primera guerra mundial-, o sobre el sitio de Leningrado -la resistencia de los barceloneses fue igual de heroica-, sin sospecchar que aquí mismo han sucedido hechos sorprendentemente parecidos y que, al menos yo, los he descubierto gracias a este libro.



4 comentarios:

David L dijo...



Vi en la 8TV la entrevista que le realizó Josep Cuní al autor y, la verdad, me dieron ganas de leer el libro a pesar de que no suelo leer mucha novela.

Si me permitís la osadía yo recomendaría un libro bueno no, lo siguiente..buenísimo….sobre el tema:

LA GUERRA DE SUCESIÓN DE ESPAÑA, de Joaquín Albareda Salavadó, editorial Crítica,2010.

Todo un referente si se quiere conocer en todos sus aspectos la Guerra de Sucesión española.

Un saludo.

Míster Carïbe dijo...

Hey, Jesús, me alegra hacer mi aportación al blog.

Ahí va una pequeña lista de libros sobre el tema del post:

(1) La Guerra de Sucesión Española, 1702-1715 (Rubén Saez Abad)
(2) El Papado y la Guerra de Sucesión Española (David Martin Marcos)
(3) 1707: El Sueño Perdido (Juan Ramón Barat Dolz)

Todos están disponibles en La Casa del Libro.

Un placer ayudar.

Lorenzo Miró dijo...

Solo hay que ver el mapa del iluminado éste para no hacerle ni puuñetero caso, y mucho menos, leer el libro. Ya estamos hartos!
Saludos desde Mallorca

L'home del sac dijo...

Sólo decir que Villarroel, no sé si se puede considerar castellano o no, pero era nacido en Barcelona, de padre gallego y madre asturiana. Un catalán de origen gallego?