martes, noviembre 06, 2012

POR QUÉ NO ME GUSTA LA GUERRA CIVIL...


Bien, ahora me ha dado por la guerra civil española... Como os dije, me puse a leer LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA, de ANTONY BEEVOR sin ningún tipo de expectativa, sólo porque lo tengo en el Kindle desde hace meses y ya me estorbaba...

Y es que, desde que comencé a publicar, una pregunta recurrente es por qué no escribo un libro sobre la guerra civil. Un motivo es que, sencillamente, no la entiendo; no sé por qué unos avanzan hacia un sitio en vez de otro, qué pretenden lanzando una ofensiva aquí o allá... Y otro es que lo que se ha escrito hasta ahora es todo menos historia; cada autor está mediatizado por su ideología y la traslada a lo que escribe, convirtiéndola en una historia de buenos y malos.

Yo, como supongo que igual que vosotros, estoy harto de eso, y de ahí mi desapego a este conflicto. Yo me siento más identificado con Normandía, Stalingrado o el Alamein que con Brunete, Jarama o el Ebro, aunque sé que no tendría que ser así...

Por tanto, me ha sorprendido muy positivamente el libro de Beevor, a pesar de que me parece un autor sobrevalorado y que tiene que agradecer mucho al márketing. Su libro sobre la guerra civil me ha entusiasmado, ya que explica nuestro conflicto como si estuviera hablando de la segunda guerra mundial. Por fin me he podido enterar de cómo funcionaban los frentes, por qué los nacionales atacaban ahí o los republicanos allí, y he podido comprender el conflicto en su conjunto...


Sí, es cierto que Beevor parece ver con más simpatía la causa republicana, pero su visión es básicamente objetiva, no veo un componente ideológico, y cuando debe criticar al bando republicano lo hace. Sobre la génesis del conflicto, reparte culpas por igual. Destaca la fría venganza llevada a cabo por Franco durante y después del conflicto, pero no elude hablar de las checas y la actuación de los estalinistas. Beevor expone los hechos y que cada cual saque sus conclusiones. Por tanto, chapeau para Beevor y a ver si otros historiadores siguen su ejemplo.

Un ejemplo, por cierto, que no siguió PAUL PRESTON. Estoy leyendo ahora su EL HOLOCAUSTO ESPAÑOL y hoy he estado a punto de llamar a Sanidad, al comprobar la cantidad de basura por centímetro cuadrado que presenta el libro.


Estoy leyendo los orígenes del conflicto -voy por 1934- y he llegado a la conclusión que los de derechas, además de fanáticamente antisemitas (!), eran genéticamente malvados, ansiosos por cargarse a un izquierdista ya antes de desayunar, pero que lo más les molaba era apalear, torturar y matar jornaleros, sin descanso, full time. En cada página del libro de Preston te dices dos o tres veces "pero qué mala es la derecha...".




Por el contrario, los actos de violencia de la seráfica gente de izquierdas eran siempre la contenida reacción a las provocaciones de la maléfica derecha. Por ejemplo, Preston justifica la quema de iglesias acaecida entre el 10 y el 12 de mayo de 1933 en Madrid, Málaga, Sevilla, Cádiz y Alicante asegurando que fue una reacción a que el día 10 de mayo el Círculo Monárquico, reunido en la calle Alcalá de Madrid, puso a todo trapo el himno nacional a través de unos altavoces que daban a la calle (!).

Bueno, como ésa, un montón; los de derechas parecen todo el rato sádicos psicópatas sedientos de sangre, a cada página lees una más gorda, y eso que todavía están en el 34, voy a seguir leyendo por curiosidad, la cosa promete para cuando llegue la guerra, slurp...


Ahora tengo pendiente el libro de CÉSAR VIDAL (que todavía estoy esperando que me dé las gracias por mandarle mi libro NORTE CONTRA SUR, que me consta que le llegó), LA GUERRA QUE GANÓ FRANCO. Cuando lo lea os digo si sigue la misma línea que el de Preston, aunque obviamente al revés. Lo que pasa es que ese lo tengo en papel, y volver al sistema ideado por Gutemberg en el siglo XV me da mucha pereza.




Y para completar mi inmersión en la guerra civil, ayer aproveché para ver la película ENCONTRARÁS DRAGONES, ambientada en este conflicto. En el film, basado en la vida del fundador del Opus Dei, Josemaría Escrivá de Balaguer, se pueden ver episodios de la persecución de los religiosos en el Madrid de 1936, lo que me llamaba la atención...

Pero la película, aunque está rodada con muchos medios, es mala hasta decir basta. Tan sólo se libra de la quema Olga Kirylenko, que interpreta a una brigadista húngara, de modo muy poco convincente, pero es lo de menos.



Y por último, dejo constancia de la exposición a la que hacía referencia el amigo David Mañas en su comentario del post anterior, que se llama LA RETIRADA, y que se puede visitar en el pueblo de Camprodón. A ver si me animo y hago una escapada a Camprodón con esa excusa...

Pues si tenéis alguna recomendación que hacer sobre la guerra civil -por ejemplo si alguien sabe de algún documental que de verdad valga la pena, o alguna película-, ésta es vuestra oportunidad.

32 comentarios:

Juande dijo...

Hola Jesús, tomo nota del libro Beevor.

Te recomiendo otro que no se si habrás leido. Muy ameno por el peculiar estilo del autor, mi paisano Juan Eslava Galán, "Una historia de la Guerra Civil que no va a gustar a nadie". El título lo dice todo.

Javier dijo...

Yo fui uno de los que hace tiempo te preguntó por qué no te animabas con la Guerra Civil. Entiendo perfectamente tus motivos.

Un punto a favor (para mí) de leer sobre la SGM es que puedes abstraerte al no haber "participado", no siento responsabilidad de ningún tipo en ese conflicto y me siento un mero espectador. En cambio, en España, vivimos las cicatrices de muchas heridas de la Guerra Civil, ciertos temas de nuestro pasado se manejan a diario como arma no sólo de política, sino incluso de fútbol ¡¿?!, y aunque eso justifica con más motivo que me deba preocupar de informarme de ese evento que forma parte de nuestro pasado y nuestra Historia, me ocurre el efecto contrario, me da pereza y cierto miedo a encontrarme con material terriblemente partidista.

Si hablas bien del libro de Beevor, Jesús, lo anotaré en mi lista de Reyes Magos. Tengo fe ciega en tu criterio ;)

Santy_RS dijo...

Saludos a todos:

La Guerra Civil, ese tema tan dificil.... bueno que hacemos tan dicifil. Demasiadas heridas abiertas.... bueno que algunos se empeñan en no dejar cicatrizar.

Yo creo que sobre este tema hay tantos puntos de vista como familias. En el caso de la mía creo que quizás sea un reflejo de lo que representó el conflicto. Mientras mi abuelo materno perdió la vida en manos de un bando, promovido todo lo que rodeo su caso por unos celos de amor mal entendido, mi abuelo paterno le debe la suya a otro miembro de ese mismo bando, contrario al suyo. Nuesra Guerra Civil, creo que la mayoría, es un paisaje de contrastes y miserias, odios y rencores dirigidos por la batuta de intereses políticos. Sin embargo creo que con el tiempo eso debe ser algo que hay que dejar enfriar, que no olvidar, y no remover como se hace siempre con la política como motor.

Creo que hoy en día ya tenemos suficientes datos históricos para pasar a tratar de ser objetivos en este tema y ese debe ser la labor que se han de plantear los historiadores que toquen el tema. Cosa que hoy en día no se hace, en términos generales. Por lo que comentas Jesús, la obra de Beevor puede ser un buen paso hacia ese planteamiento.

De las muchas cosas que debemos aprender de los americanos es el tratamiento de su Guerra Civil, al menos en casos como los de películas como "Gettysburg" ( http://www.youtube.com/watch?v=piR6HhvgDQs ). Nuestro cine al respecto del conflicto español deja mucho que desear, siendo muy partidista y simplista, dejando atrás el caso de la genial "La vaquilla" de Berlanga.

Bueno es mi punto de vista. Uno entre cuarenta millones.

Nacho dijo...

Hola Jesus, pues las razones por las que yo tampoco he leído sobre la Guerra Civil son exactamente las mismas que las tuyas. También porque en cierta forma me ha resultado poco interesante, si exceptuamos ciertos personajes como Durruti. Aun hoy parece que ciertos partidos de izquierda pretenden seguir sacando réditos de la contienda. A mi me parece intolerable que se siga usando la memoria de la guerra políticamente. Cada vez que alguien de la izquierda acusa a la derecha de franquista, o incluso cuando alguien de la derecha acusa a la izquierda de stalinista, me parece impresentable.

Es curioso cómo esa guerra sigue viva, porque los jóvenes y adolescentes de hoy siguen teniendo a Franco como su enemigo. Yo personalmente no estoy a favor ni de demoler El Valle de los Caídos, ni de levantar tumbas , ni de indemnizar a nadie. La Guerra Civil es historia y no debemos sacar provecho político ni económico por ninguna parte.

Santiago PR dijo...

Buenos dias a todos. A mi me pasa un poco lo que a JH, que es un tema que me da pereza después de tantos años oyendo lo de buenos y malos. Mis dos abuelos lucharon en la Guerra y no hablaban jamás del tema, querían olvidar. Siempre decían lo mismo, que fue una salvajada que no debía volver a repetirse. Pero nunca distinguían entre buenos o malos. Todos tenían algún familiar o amigo en el bando contrario. Era para ellos muy doloroso, para que vengan luego de fuera a decirte si tus abuelos eran ogros o no según el bando. Venga ya. De hecho, la mayoría de cosas que he averiguado sobre ellos es investigando por mi cuenta, años después de su muerte.
Otra cosa es la utilización política de la Guerra Civil hoy en día, sinceramente repugnante. Sobre todo si te pones a bucear un poco en los antecedentes familiares de muchos que la han utilizado para atacar al contrario.
Sólo hablaba mi abuelo de la Guerra de como se fugó de Madrid con su regimiento llevando preso al hijo de Largo Caballero, y como, según él, le propusieron a Franco un intercambio de este por José Antonio, a lo que Franco dijo no, creando un mártir. Dejo el enlace de la historia por si a alguno le interesa
http://www.hispar.es/2009/06/la-fuga-de-las-transmisiones-i.html
La película, una bazofia. Mala, muy mala, y eso que parece que tenían pasta. Una pena.
Gran destino Camprodón, donde he veraneado casi toda mi vida. Aunque ahora viviendo en Madrid me queda un poco lejos, con lo que hace algunos años que dejé de ir. Cerca de Camprodón hay muchos búnkers. Uno fácil de localizar y muy bien conservado es al final del camino a la ermita de Sant Antoni, justo cuando se tiene que subir a la ermita por una ladera bastante pronunciada en la que hay unas cuerdas. No se cómo estará ahora. La última vez que lo vi había mucha maleza y, si no sabías donde estaba, no lo veías. Ahí me metía con mis hermanos de pequeños a jugar a las guerras. Un saludo a todos.

Overlord dijo...

Sería muy interesante que al igual que ocurre en países como USA, la antigua URSS, Inglaterra, Francia, Alemania, se desclasificaran documentos oficiales de la época correspondiente de la República, de la Guerra Civil y de la posguerra, pero eso nunca ocurrirá!!! porque en España no existe esa ley que obligue a desclasificar documentos oficiales. En Inglaterra se desclasifican cuando pasan alrededor de 50 años, aquí en España, NUNCA! Por qué los políticos de los distintos colores nunca han aprobado una ley que obligue a desclasificar documentos, que ocultan? Un saludo.

Nonsei dijo...

Objetividad no es lo mismo que equidistancia.
Un saludo.

qylicos dijo...

Pues yo creo que tienen que pasar muchas generaciones (como es el caso en la guerra civil americana) para que se pueda ser objetivo, al que ha perdido a alguien o algo (que muchas vidas cambiaron después de este conflicto, sobre todo las de los perdedores) a raíz de esta guerra no se le puede pedir objetividad por muchos años que pasen.

coto maro dijo...

En primer lugar agradecerte la recomendación del libro de Beevor.
Has contestado una pregunta que te he querido hacer en alguna ocasión.

En segundo lugar, envidio los homenajes del tipo fin de la segunda guerra mundial, desembarco de Normandía...., a los que asisten veteranos y familiares de los bandos contendientes.
Creo que puede ser bueno hacer algo parecido aquí.

En tercer lugar, Europa está llena de memoriales a los caídos.
Yo mismo, en septiembre estuve en el monumento a los republicanos españoles muertos en Mauthausen.
Visitar un lugar así siempre es emotivo e intenso.
Insisto, por qué no hacer varios memoriales por todo el territorio, donde por ejemplo se puedan llevar flores.

En cuarto lugar, recomiendo Los girasoles ciegos de Alberto Méndez
La película basada en el libro es para echarse a llorar, el libro sin embargo merece la pena.

Schwejk dijo...

Si te interesa leer algo más detallado en el aspecto militar, mira por el mercado de San Antoni (vamos, en cualquier saldo) por si encuentras los libritos que Gabriel Cardona escribió para Historia 16. Algo más profundo y extenso, son las monografías de Bande que publicó San Martin, aunque tiran bastante hacia el bando ganador, por lo menos intenta parecer neutral (a veces). Las que no están agotadas se pueden encargar en librerías, las demás, pues de saldo o en préstamo bibliotecario.

Jesús Hernández dijo...

Primero, gracias por las recomendaciones, a ver si entre todos vamos conformando una lista de libros, documentales y pelis que valgan la pena.

Yo creo que la causa de que hayamos llegado a este punto de hastío y distanciamiento sobre la guerra civil es la pésima resolución del conflicto que llevó a cabo Franco. En la guerra de Secesión americana, en cuanto acabó la guerra se puso en marcha un proceso de reconciliación nacional; de hecho, sólo se fusiló a un sudista. No hubo represión posterior, y de ahí surgió una nación unida que se convertiria en una potencia mundial.

En cambio, Franco decidió pasar a cuchillo a los derrotados, con sangre fría y a conciencia, algo que además de ser reprobable éticamente fue un error desde el punto de vista histórico. Entre muertos y exiliados se perdió un capital humano importantísimo. Las cicatrices de esa represión brutal continúan hoy día sin cerrar y siempre hay quien quiere reabrirlas del todo por intereses partidistas.

Creo que la guerra civil fue una oportunidad perdida para acabar con los conflictos endémicos de España; si al final de la guerra, por ejemplo, los nacionales hubieran pactado con el general Casado después de que éste hubo echado a los comunistas con su golpe de Estado, y se hubiera acordado, por ejemplo, una monarquía constitucional para "intentarlo de nuevo", seguro que la cosa hubiera salido bien, tras la sangrienta lección de la guerra.

Creo que a nadie le hubieran quedado ganas de matar a nadie y se hubiera avanzado hacia una democracia parlamentaria. Claro que la SGM hubiera interferido en ese "proceso de paz" y a saber qué hubiera pasado, pero creo que por ahí estaba el camino.

Santiago PR dijo...

Apunto un libro
Requetes De las trincheras al olvido de Pablo Larranz y Víctor Sierra-Sesumaga
Es un libro de testimonios de requetes, sus motivos para luchar, sus vivencias durante la guerra y sus frustraciones, sobre todo por su unión obligada con los falangistas. Me lo compré en su día porque me parecía interesante profundizar más en este movimiento que a mi, como supongo que a casi todos, me resulta muy extraño, sobre todo hoy en día que esta casi extinguido.
Como novela, me leí en su día Madrid de corte a checa, que, si bien la primera parte me pareció ñoña, y el final muchas veces una exaltación falangista, es interesante porque es un libro escrito durante la guerra, con lo que todo esta muy "fresco"Apunto un libro
Requetes De las trincheras al olvido de Pablo Larranz y Víctor Sierra-Sesumaga
Es un libro de testimonios de requetes, sus motivos para luchar, sus vivencias durante la guerra y sus frustraciones, sobre todo por su unión obligada con los falangistas. Me lo compré en su día porque me parecía interesante profundizar más en este movimiento que a mi, como supongo que a casi todos, me resulta muy extraño, sobre todo hoy en día que esta casi extinguido.
Como novela, me leí en su día Madrid de corte a checa, de Agustin de Foxa, escritor que también sale de como un personaje en la novela de Kaputt de Curcio Malaparte, que, si bien la primera parte me pareció ñoña, y el final muchas veces una exaltación falangista, es interesante porque es un libro escrito durante la guerra, con lo que todo esta muy "fresco"

Jesús Hernández dijo...

Sí, yo también comencé a leer Madrid de Corte a checa y, aunque está muy bien escrito, abandoné al principio porque lo vi como tú dices, será cuestión de darle una segunda oportunidad.

Santi García dijo...

Te recomiendo la "novela/río" "Tres días de Julio" de Luis Romero.Más que novela es casi un fresco histórico de los tres primeros días de la guerra.

http://florentinoareneros.blogspot.com.es/2011/07/tres-dias-de-julio-i.html

Saludos.

Jesús Hernández dijo...

Santi, he leído esa info sobre el libro -que no conocía- y tiene una pinta estupenda, voy a intentar hacerme con él, gracias.

Santi García dijo...

Son casi mil páginas...aunque creo que estaba descatalogada me suena que hace poco se volvió a reeditar.Yo tengo una edición antigua.
Aunque seguro que lo has hecho la reseña de ese blog sobre la novela tiene dos entradas más.

Saludos.

P.D. http://florentinoareneros.blogspot.com.es/2011/07/tres-dias-de-julio-ii_25.html

http://florentinoareneros.blogspot.com.es/2011/07/tres-dias-de-julio-iii.html

Mario Tenorio dijo...

Creo que casi todo el mundo busca una Historia de la Guerra Civil a su medida. Los que tienen tendencias izquierdistas, se apoyan en escritores recomendados por El País, Alfaguara etc, los de deriva derechista buscamos a Pío Moa, Javier Esparza, César Vidal. Es lo que hay. No se suele aceptar la verdad del de enfrente, es más, estamos seguros que nuestro "escritor" tiene toda la razón y el otro sólo es un manipulador.

Esto no tiene un fin satisfactorio... como la guerra.

Saludos desde el Sur.

David L dijo...

Hola a todos,

La Guerra Civil, española es apasionante, pero puede resulta a veces agotadora, te lo comenta alguien que suele leer más de 20 libros al año sobre el tema. Fue una guerra con una gran carga ideológica que se trasladó al frente de batalla, pero a pesar de esto me gustaría romper una lanza a favor de la mencionada GCE. Hay aspectos de ella que son realmente interesantes. La participación del CTV italiano, la Legión Condor alemana, las Brigadas Internacionales en el bando republicano, las milicias de voluntarios falangistas o requetes en el bando franquista, el papel de los anarquistas, los comunistas y su encuadre en las unidades regulares del Ejército Popular de la República, las batallas del Ebro, Teruel, Brunete, la campaña del Norte, etc..son de un gran atractivo para el aficionado a la Historia Militar. Salvando las distancias, fue un “aperitivo” de lo que poco después sucedería en el resto de Europa.

En cuanto a los libros que menciona Jesús Hernández, el de Beevor me decepcionó un poco cuando lo leí, tal vez tras leer Stalingrado esperaba mucho más, pero aún así tampoco quiero echar por tierra su trabajo sobre la contienda española. Creo que Beevor aún y disponiendo siempre, como comenta Jesús, de un gran equipo de marketing desde el que lanza todas sus obras, creo que es un buen narrador de historias y no nos engañemos, tiene su público entre los que me encuentro. Por cierto, la primera vez que publicó el libro de Beevor sobre la GCE fue en 1982(The Spanish Civil War)

Prestón ya es harina de otro costal, su biografía sobre Franco me pareció estupenda a pesar de su fobia hacia el personaje, pero creo que últimamente ha derivado en exceso en un “forofismo” desmedido. Su trabajo sobre el Holocausto español no lo he leído, pero acudí a una conferencia suya sobre un libro que publicó hace unos años “Franco. El gran manipulador”y me decepcionó bastante la manera en la que trató el tema…no sé…me pareció en cierta manera un tanto frívolo.

Por cierto, le libro de Cesar Vidal fue publicado inicialmente en 1996 y, al contrario de lo que podía esperar, casi podríamos comentar que se acerca más a un estudio con ciertas simpatías sobre el bando republicano que a uno apologético sobre el bando franquista.

En fin, perdonar por el rollo, pero espero que Jesús y el resto de compañeros del blog no desanimen y sigan intentando leer sobre la Guerra Civil española. El tema lo merece.

Un cordial saludo.

El ojo de Casandra dijo...

Yo recomiendo la obra de Jorge M. Reverte: "La batalla del Ebro", "La caída de Cataluña" y, sobre todo a mi forma de verlo, "La batalla de Madrid".

Su forma de narrar, cómo si uno abriera un periódico de la época, es lo que más me gusto. Y hay palos para todos los implicados, como no podía ser de otra forma. En la batalla de Madrid se toca el tema Carrillo entre otros...

Diego Diz Rosendo dijo...

Hola Jesús,ayer acabé de leer El Reich de los Mil Años,sin duda,el mejor libro sobre el Tercer Reich que jamás he leído.Simple y fácil de entender.Si quieres puedes pasarte sobre mi canal en YouTube (VonRommel9), donde tengo numerosos vídeos interesantes sobre la 2GM y la Guerra Fría.
Sin más,un saludo!

Marcos dijo...

La Guerra Civil Española es uno de mis temas históricos favoritos. Empecé como ahora estás tú, Jesús, no entendiendo nada y comparando los hechos de armas con los de otras guerras mucho más "atractivas". Pero perseveré, porque necesitaba encontrar respuestas.
Desde pequeño pude comprobar en casa que la Guerra Civil era un tema que se trataba en tono muy trágico en las reuniones familiares: no en vano, en la familia de mi padre hubo tres asesinados en la Barcelona republicana (mi bisabuelo y dos hermanos de mi abuelo, fusilados por la FAI en el cementerio de Montcada), un combatiente en el ejército nacional (el hermano pequeño de mi abuelo, que huyó a Francia y pasó a la España nacional), otro, simultáneamente, en el bando republicano (mi abuelo) y el resto de la familia (mi padre adolescente entre ellos) huida de Barcelona por la represión republicana y los bombardeos de Barcelona. En la familia de mi madre hubo dos exiliados que nunca más volvieron (tíos de mi madre), un detenido por los nacionales (mi abuelo, al poco tiempo liberado sin cargos) y dos caídos en la batalla del Ebro en el Ejército de la República (un comisario político y un soldado de la Quinta del Biberón, primos de mi madre).
Con este panorama, puedes imaginar el recuerdo trágico de la Guerra Civil que flotaba en mi familia. Pero cuando llegué a la adolescencia necesité respuestas. Después de escrutar los recuerdos y opiniones de mis familiares (muchos de ellos no querían recordar y sólo se referían a la guerra como algo que ya había pasado y que no debía repetirse) me aboqué a la lectura de libros. Eran los años 80 y no había tanta oferta como ahora, así que me tuve que conformar con la gran obra de Hugh Thomas y poco más. Y pude empezar a encontrar respuestas a muchos porqués y a profundizar en las causas del conflicto, que entonces era lo que más me interesaba. Y logré entender a los dos bandos, sin maniqueísmos. Esa es una de las grandes virtudes de la obra de Thomas: su objetividad.
Una vez entendí los porqués y asimilé el contexto histórico, empecá a interesarme en la Guerra Civil en su aspecto militar. Evidentemente, cualquier batalla o campaña de la Segunda Guerra Mundial -por citar el conflicto más próximo históricamente- se parece a una de la Guerra Civil española como un huevo a una castaña pero... en su contexto la Guerra Civil también me resultó atractiva por su diversidad de frentes, campañas y batallas, algunas de ellas todavía hoy poco estudiadas.
Luego, a partir de 2001 aproximadamente, empezaron a publicarse trabajos "históricos" a cascoporro, la mayor parte de ellos interpretaciones desvergonzadamente políticas y la mayoría de ellas en un determinado sentido, lo que tuvo su respuesta desde el otro lado del espectro ideológico. Y se entró en un debate historiográfico disparatado y absolutamente deshonesto, que en algunos momentos adquirió mucho protagonismo en la actualidad política y social e incluso propició una de las líneas de gobierno de un presidente de infausto recuerdo: la cacareada memoria histórica. Y vinieron más libros todavía peores, algunos de ellos obra de historiadores extranjeros, que más bien pretendían hacer realidad sus románticas ideas políticas poner negro sobre blanco una de las más trágicas épocas de la historia de España. Algunos incluso pretendieron, afortunadamente sin éxito, desenterrar cadáveres de poetas.
En fin, parece que la crisis, que también ha afectado al mundo editorial, por fin ha acabado con el chaparrón de basura historiográfica. A mí también me ha pasado que pensando que cierto autor podría aportar algún argumento positivo al debate histórico, he leído algún libro que me ha obligado a correr a por el frasco de Primperán.
El libro de César Vidal se centra exclusivamente en las operaciones militares pero aún así es extraordinariamente crítico con el bando republicano. No sé si te gustará. A mi se me hizo bastante soportable, más que nada porque el relato está muy bien estructurado y ofrece una idea muy clara del curso de los acontecimientos.

Marcos dijo...

Por cierto, una de las novelas que me parecieron más interesantes, más que nada por sus paralelismos con los hechos vividos por mis familiares, fue la trilogía de José María Gironella: Los cipreses creen en Dios, Un millón de muertos y Ha estallado la paz.
Pese a que son unas novelas escritas desde la perspectiva nacional, no dejan de responder al deseo del autor de encontrar respuestas al porqué de la Guerra Civil y están escritas desde una perspectiva reconciliadora, generosa y nada maniquea que podría resumirse con las famosas palabras de Azaña: paz, piedad y perdón.

Ardacho dijo...

Yo tengo la colección de libros que sacó El Mundo sobre la Guerra Civil. Me leí hasta el sexto o el séptimo y hay tengo pendientes los otros treinta...

El de Eslava Galán me lo leí en un suspiro, pero yo también prefiero los libros sobre la 2GM.

Por cierto, Jesús, ¿has leído alguno de los que están sacando Carlos Canales y Miguel del Rey (y también han publicado uno sobre la Guerra Civil Americana!!)?

Jesús Hernández dijo...

Bien, están saliendo aportaciones muy buenas aquí... imposible comentarlo todo como merece.

David L, gracias por las pistas que das. Pues estoy avanzando en el libro de Preston y es una lástima ese "forofismo" que desluce la investigación que hay detrás, que es muy buena, así como la espeluznante descripción de las atrocidades de los nacionales..., pero lo de exculpar y dar todo tipo de excusas a los desmanes de los republicanos le resta credibilidad, o yo lo veo así...

Igual es aventurado decirlo, pero me da la impresión, por el título (El Holocausto español) y el contenido, que se quiere equiparar el genocidio de los judíos con el del proletariado español. De momento, las matanzas perpetradas por las columnas nacionales en Andalucía son presentadas por Preston como si fueran llevadas a cabo por los Einsatzgrupppen...

Me alegro, Diego, que te haya gustado el Reich de los Mil Años; es un libro al que le tengo mucho aprecio, gracias por tus palabras.

Ojo de Casandra; ya me he hecho con La batalla de Ebro ;)

Marcos, vaya con la historia de tu familia... uf, da para un libro... Me leeré el de César Vidal, aunque como "historiador" no me ofrece muchas garantías de imparcialidad.

Ardacho; últimamente estoy un poco desconectado de las novedades editoriales, me lo miro a ver, ¡gracias!

pedroboso dijo...

Tengo el libro de Beevor, pte de leer, y quizás me anime a atacarlo tras tu análisis.

En cuanto a Preston, sólo tengo una obra suya, la biografía que hizo sobre Franco (por cierto con dedicatoria personal del autor a mi persona), pero tb pte. de leer. No puedo opinar, pero si los tiros van como en su obra del Holocausto..

En cuanto al cine, pues la verdad, hay buenas pelis, pero en general me aburren y me cansan, pq el argumento de partida sieeeeeempre es el mismo: los rojos fueron "muy muy buenos", unos mártires, y los nacionales fueron "muy muy malos", unos asesinos. Y así, no podemos ni captar la Historia real ni ser objetivos.

Lo siento mucho, pero me sigue interesando mucho más las SGM que la GCE, a pesar de ser español y ser Historia nuestra.

Saludos

Ángel Gómez dijo...

Estoy tratando de recordar si al final la foto de Frank Cappa que ilustra este post era auténtica o fue un montaje. No recuerdo ahora lo último que leí sobre el tema.

Al grano. El caso es que venía no a recomendar un libro o una película sobre la guerra civil... sino un tebeo. Uno de lectura rápida por si tú, Jesús, o cualquiera de los lectores de este blog no estáis acostumbrados a los comics.

El tebeo que iba a recomendar es CONDORS, el único dedicado a la guerra civil de los ocho especiales que el guionista Garth Ennis escribió dentro de la antología WAR STORIES.
Enlace, by the way:
http://www.todocoleccion.net/war-story-condors-garth-ennis-norma-vertigo~x28169623

He escrito "iba a recomendar" porque... bueno, es que los otros siete tebeos estaban dedicados a la SGM. Y siendo unos mejores que otros, todos son recomendables por algún motivo.
Otro enlace ilustrativo:
http://www.zonanegativa.com/?p=9817

Hago un gran esfuerzo de contención y NO ME VOY A EXTENDER con el tema comic de guerra (que solo de la SGM y recientes me dan ganas de recomendar unos cuantos) porque no es el tema que estabais tratando y no me quiero propasar. Ejem.

Solo eso.

Un abrazo.

Santiago PR dijo...

Me sumo a la recomendación de cómics.
Guerra Civil y temas relacionados
No Pasarán" de Vittorio Giardino
Barcelona al Alba de Alfonso Font de la Barcelona de los años 20 con el anarquismo de fondo
También Paracuellos" y Barrio" de Carlos Giménez sobre la postguerra
Segunda Guerra Mundial
Los Escorpiones del Desierto" y "Un Vuelo Lejano" de Hugo Pratt
El Gran Duque" de Yann, para mi una obra maestra del comic
La Prórroga" y también "El Vuelo del Cuervo" de Gibrat
Hay muchos más pero a modo de recomendación creo que esta bien.

Humberto dijo...

Estoy con pedroboso y con muchos de los que aquí habéis escrito.

Es imposible en este país tener un cambio de impresiones al respecto de la GCE sin acabar discutiendo con alguien.

A los que amamos a nuetra patria y a su historia, se nos hace cuesta arriba muchas veces intentar compartirla con nuestros paisanos.

Mejor dejamos los cadáveres en el armario y miramos hacia otro lado.

Un saludo a todos.

Shilmulo dijo...

A mi tampoco me gusta la Guerra Civil Española, porque no se trata de forma historica sino de forma politica, aunque estoy seguro que si algun día se tratara sin valoraciones ideologicas o politicas sería un episodio historicamente interesantisimo.

elfo-oscuro dijo...

te recomiendo la pelicula "la vaquilla" es tb ambientada en la guerra civil

Alfredo Sánchez Garzón dijo...

Estimado señor: Cuando dice "Preston justifica la quema de iglesias acaecida entre el 10 y el 12 de mayo de 1933 en Madrid, Málaga, Sevilla, Cádiz y Alicante asegurando que fue una reacción a que el día 10 de mayo el Círculo Monárquico, reunido en la calle Alcalá de Madrid, puso a todo trapo el himno nacional a través de unos altavoces que daban a la calle..." -debe estar refiriéndose a mayo de 1931-. Un saludo.

Jesús Hernández dijo...

Pues no tengo el libro ahora aquí, no le puedo decir... gracias, saludos