martes, julio 16, 2013

KOMPRESSOR: NAZIS, MOTOS, CUERO Y CURVAS


Bien, amigos, vamos con otra recomendación fresca para el verano. En este caso se trata de KOMPRESSOR, una novela publicada por Macadán, una joven editorial granadina especializada en literatura de motor.

El planteamiento del libro no puede ser mejor. Su contraportada abre con esa supuesta cita de Hitler: "Un alemán debe ganar en la Isla de Man con una máquina alemana", haciendo referencia a la Tourist Trophy, una competición motociclística que se viene celebrando en esa isla británica desde 1907. Para lograrlo, los dos hombres elegidos para la gloria cuentan con la mejor moto del momento, la BMW Kompressor, la máxima expresión de la tecnología germana aplicada a ese campo.

Aquí la tenéis:


El reto está ahí; derrotar a los ingleses en su propia casa, logrando que una de esas BMW sea la primera en pasar por la meta, a mayor gloria del Tercer Reich.

Evidentemente, el planteamiento no me pudo seducir más, por lo que no pude evitar hacerme con el libro. En realidad, se trata de un libro más bien breve, de 155 páginas, y venía etiquetado como literatura pulp, pero la intuición me decía que debía hincarle el diente...

Y la intuición no me falló; tras su lectura, lo que puedo decir es que se trata de una de esas pequeñas joyas que salen a tu encuentro de vez en cuando. El autor, el norteamericano Timothy Carl, un auténtico apasionado por las motos, consigue llevarte a su terreno. A mí no me gustan nada las motos; aunque tengo dos amigos moteros, creo que sólo me he subido tres veces en mi vida como paquete, y lo pasé fatal. Pero Carl logra que te pongas a los mandos de una de esas potentes BMW, que sientas el olor del mono de cuero, que traces hábilmente las curvas y que dés gas a tope en las rectas para ver hasta qué límites puedes llegar con semejante pepino...

Aquí tenéis al protagonista del libro, Georg Meier, volando en la Isla de Man con su BMW Kompressor:


Pero lo que más me interesaba a priori, la ambientación en el Tercer Reich, está muy bien resuelta, aunque no hay nada que se salga de lo políticamente correcto. De todos modos, Carl consigue algo que yo admiro; con pocas palabras te sitúa en una escena que, después de dejar el libro, no sabes si la has leído o la has visto en una película. Aunque no realiza largas descripciones, ves pasar esas imágenes casi cinematográficas, lo cual es un enorme mérito.

Os iba a poner enlaces para ilustrar el trasfondo histórico de esta novela -en la que el autor mezcla historia y ficción-, pero equivaldría a destriparla, ya que la gran pregunta es si los pilotos germanos conseguirán imponerse en esa mítica carrera. Así que os aconsejo que, después de leerla, buceéis un poco en la historia real, que resulta muy interesante.

Por último, dejar constancia de la original arquitectura del libro, que remite a esa literatura pulp; una edición con toques vintage que pone en valor el contenido. Y también original el águila nazi que vemos en el encabezamiento de la entrada, a ver quién es el primero en captar el guiño...





9 comentarios:

Kordo dijo...

Desconocía esta novela y pinta muy bien, habrá que pillársela.
Yo sí que soy un poco motero. Tengo moto, sigo el mundial y juego a videojuegos de motos. Ahora leeré esta novela.
Por cierto, que quien no conozca esta mítica carrera que se mire videos en youtube porque es espectacular.
Gracias por la recomendación, Jesús.
Saludos

Kordo dijo...

Se me olvidaba. Lo del aguila nazi, supongo que te referirás al emblema o logo de la Tourist Trophy que lleva entre sus garras en lugar de la esvástica.
Un saludo

Jesús Hernández dijo...

Bueno, las tres piernas que figuran en lugar de la esvástica son el símbolo de la Isla de Man.

He mirado la wiki a ver el origen de ese símbolo y, curiosamente, tiene algo que ver con la esvástica (!):

"El origen de las Tres Piernas es explicado de manera fantástica en una leyenda manesa, que cuenta cómo el dios Manannán evitó la invasión de la isla transformándose en tres piernas y rodando colina abajo, derrotando a los invasores. Otra versión relata que en un ataque de rabia Manannán prendió fuego a las piernas y las rodó por una colina. El símbolo está relacionado con el emblema de Sicilia y la esvástica. Ambos símbolos tienen una larga tradición pagana y representaban al sol".

Yo conocía el símbolo de la Isla de Man porque hace unos meses había una promoción de quesos cheddar británicos en el supermercado Lidl; compré los tres tipos y el que más me gustó fue el cheddar de la Isla de Man, que llevaba ese curioso símbolo.

Mario Tenorio dijo...

Lo de aprender Historia con los quesos del Lidl me ha dejado patidifuso. Nunca pude haberlo imaginado. Claramente meritorio.

He escrito una entradita en mi blog que además de servirme para fardar moderadamente, tiene un cometido que se explica en el título.

http://lashistoriasdeltercerreich.blogspot.com.es

Saludos desde el Sur.

Jesús Hernández dijo...

Detallazo por tu parte, Mario, y, aun a riesgo de incurrir en momento señor Lobo, decir que fue un placer para mi conocerte en persona y hacerte de guía por mi ciudad, y que me honro también de tenerte como amigo :)

pedroboso dijo...

Mmmm pues no conocía yo esta historia motera durante el III Recih, y sí que me ha despertado la curiosidad el libro.

Gracias por la recomendación.

Saludos!

isra dijo...

Al final mi mujer me bloqueará tu blog... cada vez que llego con una nueva petición de libro me dice que de dónde saco la información.

Por cierto, curioso que los dos protagonistas Georg y Karl me recuerdan un entrenador que tuvo el Real Madrid de baloncesto que luego emigró a la NBA.

¿para cuándo tengo que comentarle a mi mujer tu nuevo libro?

Jesús Hernández dijo...

Sí, las mujeres siempre quieren explicaciones.

Pues si los dioses quieren, en octubre saldrá el nuevo libro, gracias por tu interés, Isra.

Eva Sol dijo...

Me ha encantado la sensación que te causó Lunas de Hiel. Yo, la compré en VHS. Me dejó fascinada y como tú, la volví a ver con las mismas ganas.
Hará unos meses que volví a verla y, sigue pareciéndome incluso mejor.