sábado, octubre 18, 2014

LA BLITZKRIEG CATALANA



Vamos con uno de esos temas que levantan pasiones, como es la actual situación política de Cataluña. Como sabéis, resido en Barcelona, por lo que estoy viviendo muy de cerca estos acontecimientos. Es evidente que esa proximidad hace que los árboles no te dejen ver el bosque, pero voy a tratar de lanzar algún elemento de análisis desde mi punto de vista de historiador.

La gran pregunta que me lanzáis los amigos que vivís fuera de Cataluña es "¿qué va a pasar?". Yo no lo sé, pero la actualidad ofrece unas pistas que apuntan a lo que tiene más probabilidades de ocurrir.

Desde hace unos días, estoy viendo claro un esquema de interpretación que puede sorprender, pero que encaja bastante bien con lo que ha pasado, y que sirve para avanzar lo que podría acontecer.

Durante bastantes años, el bando independentista -vamos a denominarlo así- ha llevado a cabo una firme, constante y progresiva acumulación de fuerzas, con un éxito innegable. El objetivo era, con el paso del tiempo, alcanzar una masa crítica de partidarios de la independencia y, llegado ese momento, declarar la guerra al Estado.




Eso sucedió en 2012, con aquella gran manifestación del 11 de septiembre. Comenzaba así lo que yo llamo la Blitzkrieg (guerra relámpago) catalana. A partir de ese momento, los independentistas han sabido jugar muy bien sus bazas, mostrando una gran agilidad y capacidad de reacción, unas tácticas audaces y novedosas y una mentalidad netamente ofensiva. Eso ha hecho que el Estado, que pese a ser mucho más poderoso es ineficaz y lento, haya ido siempre a remolque, estando a la defensiva, sin comprender bien lo que ocurría, reaccionando tarde y mal.

Las similitudes con los primeros éxitos de Alemania durante la Segunda Guerra Mundial y la torpe respuesta de los Aliados, lo que les llevaría a una derrota tras otra, son evidentes.

Los independentistas han cosechado innegables éxitos desde 2012 hasta aquí en esa particular guerra con el Estado. El último y quizás más espectacular ha sido la multitudinaria "V" del último 11 de septiembre.




Pero eso no es suficiente. Los independentistas buscan, obviamente, la Victoria Final. Y tengo la impresión de que saben que se les acaba el tiempo.

Los alemanes estaban convencidos de que podían ganar la guerra, pero siempre y cuando la ansiada victoria se produjese en 1941, o a lo sumo en 1942. El bando aliado se había demostrado torpe, pero estaba claro que, en una larga guerra de desgaste, ellos tendrían las de ganar, y más tras la entrada en guerra de Estados Unidos.

Aquí, los independentistas saben que el tiempo corre en su contra. La movilización ciudadana se puede mantener un tiempo, pero la gente se cansa al no ver resultados y acaba prefiriendo invertir sus esfuerzos en otras cosas. Y en este punto estamos.

Las tropas independentistas se encuentran a las puertas de Moscú. Es el momento de dar el golpe definitivo. Si no, espera una retirada táctica y una guerra de desgaste ante la que no tendrán ninguna opción. Los recursos del Estado son tan inagotables como los graneros de soldados de la Unión Soviética, mientras que en el bando independentista ya hay algún síntoma de agotamiento, con convocatorias que han resultado menos concurridas de lo que se preveía.




Eso lo ha advertido bien un líder destacado de este bando -curiosamente, también historiador-, que está urgiendo para proclamar lo más rápido posible la independencia, porque sabe que estamos a cinco minutos de entrar en esa temida guerra de desgaste de final previsible.

¿Cataluña va a ser independiente?

Como digo, no se puede saber, pero si los independentistas quieren conseguir su objetivo han de dar el golpe final lo más pronto posible, como mucho antes de seis meses, y para ello tienen que seguir recurriendo a su exitosa Blitzkrieg.

El Estado únicamente será derrotado en el caso de sufrir un golpe tan rápido y devastador que haga inútil una reacción. Es decir, una entrada en Moscú, combinada con un asalto anfibio en las islas británicas y la captura de Gibraltar y el canal de Suez, unido a un control total de las rutas marítimas con un enjambre de U-Boote.

Aquí, eso sería asimilable a un levantamiento ciudadano -espontáneo o no, no importa- que además de tomar la calle al estilo Maidán o Tahrir, se hiciese con el control de los puntos neurálgicos de la geografía catalana, cercando cuarteles militares y de la Guardia Civil, tomando puertos y aeropuertos, así como TVE y RNE, y asegurando militarmente la nueva frontera. La aceptación de los hechos consumados y el reconocimiento internacional acabaría cayendo como fruta madura.

¿Se puede llegar a ese escenario?

Tengo la impresión de que la mayor parte de la población que han sabido movilizar los independentistas son partidarios de una independencia de terciopelo, es decir, que se proclamase un viernes y, después de efectuar los correspondientes ajustes técnicos durante el fin de semana, el lunes todo el mundo fuera a trabajar con normalidad. Sin embargo, tengo la impresión de que, en caso de tener que poner toda la carne en el asador, esa gente se quedaría en casa. Y eso me parece que también lo saben los independentistas.

La clave sería que el Estado cometiese un error que hiciera que esa gente decidiera jugárselo todo y, en efecto, salir a la calle a por todas. Una reacción popular de este tipo hubiera sido más probable en el momento álgido de la crisis, por lo que la incipiente recuperación juega también en contra de los independentistas.

¿Acabará triunfando la Blitzkrieg catalana? ¿O acabará imponiéndose el Estado tras una larga guerra de desgaste?


14 comentarios:

Fran Raymol dijo...

Pues como en la Segunda Guerra Mundial todo dependerá de el papel de los Estados Unidos de América y la Federación Rusa qué es la actual versión de la Unión Soviética y como todos sabemos tanto los Estados Unidos como Rusia son estados federales. Por otro lado no creo que más se atreva a la ducha pero sí a la DUF DUC declaración unilateral confederal o federal tal como hizo Macía en 1931. Ahora bien Junqueras si que está dispuesto a la DUI aunque de qué sirve eso sí luego nadie te reconoce - y desde luego Francia Italia o Alemania no van a reconocer algo que luego puede provocar su propia desintegración. En fin no creo que todo siga igual que antes cuando esto acabe es decir Estado autonómico de 17 autonomías blablabla así que yo apostaría por la Federación Hispánica, que al fin y al cabo con ese u otro nombre era lo que había antes de 1714 y por lo que luchó Casanova y compañía

Planck dijo...

Hay que tener cuidado con el asunto de las no-necesidades materiales: es cierto que la gente no se muere de hambre como en Irlanda ni hay una represión policial monstruo como en Sudáfrica o el Este comunista, pero el nacionalismo apela al sentimiento y no a la racionalidad, y de ahí su peligrosidad: en Yugoslavia el nivel de vida era aceptable y no había motivaciones recientes que moviesen a seguir las manipulaciones de los políticos, y ya vemos cómo terminó la cosa. Así que ya veremos qué pasa, pero no veo que sea tan sencillo que la cosa se desinfle de buenas a primeras.

Por otro lado, en el País Vasco la presión por la independencia fue fortísima en la Transición, a nivel de movilizaciones y compromiso político. La firmeza del Estado contó para que no se abdicase, aunque claro, a costa de casi mil muertos.

Al final será el nivel de presión y coacción ambiental el que decida, y ahí entra la masa crítica y su capacidad de movilización-organización, así como la firmeza del Estado y sus resortes.

Marcos dijo...

Yo creo que la cosa está muy embrollada y cuesta, sobre todo en Cataluña, sacar agua clara, especialmente por la cantidad de propaganda con la que nos bombardean cada día. Por tanto, conviene recordar algunos aspectos que pese a ser más que contrastables, parece que últimamente se obvian con una sorprendente facilidad:
- España es un estado democrático universalmente reconocido como tal y, a ese tenor, participa de todas las organizaciones internacionales habidas y por haber, especialmente en una, quizás la organización internacional más desarrollada del mundo, llamada Unión Europea. Otra, es la OTAN. Y otra más, es la ONU. En pocas palabras, España goza de muchos aliados entre la comunidad internacional.
- Efectivamente, nuestra Constitución prohíbe explícitamente la separación de algún territorio del Estado. No obstante, hay que aclarar que esta misma cláusula se encuentra, ya sea de manera explícita o tácita, en casi todas las constituciones de los Estados desarrollados (empezando, por ejemplo, por EEUU, Francia, Alemania o Rusia). Por otra parte, no hay que olvidar entre las costumbres de la Comunidad Internacional está la de no intervenir en asuntos de política interna de los otros Estados. Esto sólo se produce y generalmente de manera tímida, tardía, descoordinada y no carente de polémicas, en casos de violencia masiva de los que todos tenemos en mente alguna referencia cercana.
-El principio del respeto la integridad territorial de los Estados, es un principio vertebrador del Derecho Internacional, tal y como recientemente se ha podido observar en la reacción de la comunidad internacional ante los desgraciados hechos acaecidos en Ucrania. Además, actualmente existen muchos Estados que presentan alguna amenaza interna a su cohesión territorial y que jamás apoyarían un proceso de separación unilateral que vulnerara la normativa constitucional y democrática de un Estado, por aquello que sentaría un precedente muy peligroso.

Marcos dijo...

- El tan cacareado derecho a decidir es algo que no tiene parangón no ya en el marco del Derecho Internacional, si no en el más amplio marco del Derecho Comparado. Es un algo que simplemente no existe. Una formulación política de tipo teórico que carece de cualquier sustento jurisprudencial o doctrinal. Wishful thinking, para que me entendáis. O algo peor, el retorcimiento del lenguaje para hacer referencia de manera manipuladora a una figura jurídica que sí existe y que es el Derecho de Autodeterminación, pero que no tiene encaje en la situación catalana: se trata de un derecho recogido en la Carta de Naciones Unidas que se refiere a los procesos de independencia de aquellos pueblos que fueron colonias en sentido estricto, es decir, en el proceso histórico conocido como colonialismo, y también para aquellos pueblos que sufran de una clara opresión y falta de libertades fundamentales.
- Por otra parte, y ahora en clave interna, se debe recordar que el Estado dispone de mecanismos político-constitucionales y legales para hacer frente a una situación de facto como la que suplica entre pucheros el señor Junqueras. Me refiero a la intervención de la Comunidad Autónoma (art. 155 de la Constitución) y el Código Penal en lo que se refiere a los delitos de sedición y rebelión. Adicionalmente, también existen otras medidas posibles como la declaración de los estados de alarma o excepción. Podéis comprobar que se trata de instrumentos previstos por el ordenamiento jurídico específicamente para situaciones como la que nos ocupa y que están presentes en todos los ordenamientos jurídicos de los países democráticos precisamente para proteger la propia democracia ante situaciones de involución como golpes de Estado o revoluciones. Sin ir más lejos, Gran Bretaña, país miembro de la Unión Europea y democracia antigua que nadie discute, ha suspendido en cuatro ocasiones la autonomía del Ulster y mantuvo el Ejército británico allí desplegado durante 38 años (1968-2007), con los resultados que todos conocemos.
Lo que os quiero decir es que el muro que están intentando derribar los separatistas es extraordinariamente robusto. Hoy en día, un Estado desarrollado democrático e inserido plenamente en la Comunidad Internacional es un entramado político-jurídico tremendamente difícil de desmantelar.
Mi posición en lo que se refiere a las posibilidades de que Cataluña se separe de España a corto o a medio plazo es clara: esas posibilidades son muy cercanas a cero.
Pero lo que sí tengo claro es que toda esta aventura no va a salirle gratis a nadie. De momento, ya está triturando partidos y líderes políticos a una velocidad de vértigo. Seguirá con la erosión de las instituciones autonómicas y terminará, lamentablemente, laminando la cohesión social.
Para mí, la pregunta clave es si en algún momento acabará por aparecer la violencia. Por desgracia, vamos por ese camino porque el bombardeo constante de ideología política nacionalista basada en la emoción y no en la razón acaba siempre llevando a alguien al fanatismo, especialmente cuando los objetivos a corto o medio plazo se ven frustrados.
Cuando intento imaginar la Cataluña de dentro de 10 ó 15 años no puedo evitar tomar como referencia las experiencias de otros territorios que han vivido conflictos nacionalistas. Me dan ganas de empezar a planificar el traslado de mi familia a otra zona de España.

Nacho dijo...

Bueno, pues ya que haces un simil con la IIGM, lo voy a hacer yo con los nacionalismos.

El nacionalismo siempre ha ido unido a la "raza", algo que sabemos perfectamente con el Nacionalsocialismo. La fuerza de una nación se alcanza sin la "mezcla" con otras culturas y razas.

Franco, conociendo perfectamente el problema nacionalista, envió a miles de emigrantes al País Vasco y Cataluña. Al cabo de unos años, extremeños, andaluces y de otras regiones, quedaron integrados en el Pais Vasco y Cataluña.

¿Y qué han hecho los nacionalismos vascos y catalán ante este problema? Muy sencillo: les han hecho creer a los descendientes de los emigrantes que ellos también son "vascos" y "catalanes" con una trampa: vasco y catalán es quien vive y trabaja en Euskadi y Cataluña y se siente como tal.

El resultado ha sido evidente: en Euskadi y Cataluña los chavales hijos de emigrantes suelen ser los más acérrimos nacionalistas. Esto es algo de lo que el mismísimo Sabino Arana se reiría. Por no hablar de Hitler, claro.

Así pues, en el absurdo nacionalismo moderno, podemos encontrar a tiroleses negros, dantzaris extremeños o niños andaluces haciendo castells.

El nacionalismo vasco y catalán sabe perfectamente que sin integrar a los hijos de los emigrantes, y a los actuales inmigrantes no tiene ningún futuro.

Por otra parte, la tónica de los separatismos es bastante clara: desintegrar por completo a los países, desfragmentarlos, para que, finalmente, el mundo sea un caos fácilmente controlado. No solo lo vemos en España. Las guerras en el norte de África y, especialmente los enemigos de Israel. Que cada cual saque sus conclusiones. Las mías son estas.

Saludos amigos,

David Mañas dijo...

Y del nacionalismo español, nadie opina? Y del desprecio a lo que no sea la concepción castellana del Estado.? Y del desprecio a la diferencia? Creo que España como modelo de estado fallido será objeto de estudio en las facultades de politicas en el futuro.

rafael granados rodriguez dijo...

¡ Estimado Jesús Fernández!, he estado fuera de España y no he podido responder a algunas afirmaciones que hace Javier Fernandez Agudo en la entrevista que le hiciste a propósito del "management" nazi.

Este hombre sabrá mucho de management ó del III reich, no lo sé pero de Stalin y de la Urss asi como de Mao-Tse Tung no tiene ni idea y se limita a repetir los mitos y falsedades de los "mass media"(aquí incluyo también muchos de los libros de divulgación popular)

Sus afirmaciones sobre stalin y Mao como "máquinas de matar " y "encarnación del mal" son pura propaganda y pura falacia,puros bluffs empiricamente indemostrables sobre la base de evdencia primaria.

La evidencia hoy disponible nos dice que stalin no cometió ningún crimen y que Mao no mató de hambre a 3o millones de chinos.

La evidencia contenida en los libros y publicaciones de Utsa Patnaik y Grover Furr creo que es dificil de refutar con independencia de partidismos políticos.

.Grover Furr. BLOOD LIES: The Evidence that Every Accusation against Joseph Stalin and the Soviet Union in Timothy Snyder’s Bloodlands Is False. Plus: What Really Happened in: the Famine of 1932-33; the “Polish Operation”; the “Great Terror”; the Molotov-Ribbentrop Pact; the “Soviet invasion of Poland”; the“Katyn Massacre”; the Warsaw Uprising; and “Stalin’s Anti-Semitism”. New York: Red Star Publishers, 2014.

.Utsa Patnaik: "The Republic of hunger" , Merlin Press Ltd. (6 de diciembre de 2007).

Por cierto, que Grover Furr en su nuevo libro Anti-snyder ofrece nueva evidencia sobre el asunto Katyn, que te puede interesar, han aparecido más placas de identificación de oficiales polacos asesinados por los nazis en 1941 y 1942 en Ucrania y que figuran como victimas de los soviets en las listas oficiales de Katyn lo cuál corrobora lo dicho en su día por la Comisión Burdenko.


El gobierno polaco y ucraniano naturalmente están ocultando toda esta información que tira por los suelos toda su mitología histórica neofascista.

Un saludo muy cordial.

Rafael granados.Madrid.

Onor dijo...

Realmente quien sale ganando en un proceso independentista ?
Es más feliz,rica y libre ahora ahora Ucrania ?
Quien iba a impedir a Putin que tomara posesión de los pozos petrolíferos de la recién independizada Escocia ?
Acaso los políticos catalanes roban menos que los Gallegos o Andaluces ?
Obligo a todos a estudiar un idioma,el catalán, con el ánimo de preservar una cultura o de crear una multitud de personas con estrechez de miras, mientras los que mandan llevan a sus hijos al colegio alemán ?
Tenemos que temer los Valencianos o Baleares ser los próximos en caer en manos de la normal tendencia expansionista del nacionalismo ?
Que pasaría si se hiciera un referéndum a nivel de la nación española sobre dar la independencia a la región Catalana ?
Qué paises de nuestro entorno estarían encantados que nos fuéramos al garete como Nación ?
Quien está subvencionando y promoviendo el Nacionalismo (medios de comunicación sobre todo) mientras no hay dinero para pagar farmacias y hospitales.
Pues con respecto a tú pregunta, yo pienso que el final de la película ya está pactada y firmada, a no ser que se les vaya de las manos algún factor, cosa que suele ocurrir en la historia.
Un saludo.

Overlord dijo...

Por curiosidad Jesús, tú que tienes un hijo en edad escolar, es tanta la manipulación educativa como se dice, es decir, ¿has cogido los libros de tu hijo y has visto barbaridades? Muchas gracias.

Jesús Hernández dijo...

Hola, Overlord; pues te pido disculpas, preferiría mantenerme al margen del debate, un debate que, por cierto, discurre con respeto y corrección, a diferencia de en otros foros, un saludo.

isra dijo...

Seré un ignorante pero todo esto tiene fácil solución, si bien sus efectos se notarán en el medio plazo. Obviando tonterías como el desprecio a lo que no sea castellano en la concepción del estado, la solución está primero en reformar la ley electoral (la falta de mayorías ha hecho que se les diese una importancia desproporcionada a los partidos nacionalistas para garantizar los gobiernos de Madrid), una segunda vuelta y punto. Y recuperar competencias para el Estado, sobre todo educación y si me apuras, acabar con las autonomías (estado federal de facto para ignorantes que piden no sé qué de un estado federal... como si esa fuese la solución). Un manual conjunto elaborado por la Academia de Historia.

Si durante 30 años lavas el cerebro a los jóvenes en el colegio es normal que al final de su etapa educativa crean que hubo un estado catalán invadido y oprimido por España... ¡manda cojones!).

¿Alguien me puede dar un ejemplo de país federal creado ex post?, que yo sepa un estado federal resulta de la unión de otros estados que deciden ceder su soberanía a favor de un ente superior (creo que Bélgica, Austria, Alemania, Italia o EEUU nos sirven de ejemplo ¿no?), y una vez conformado ese estado federal si algo les caracteriza es una bandera, un himno, una lengua oficial (aunque se les reconozca en igualdad otras propias)... o sea, que Cataluña se quedaría en una España federal (o Federación Hispánica, o Real España Balompié) que tendría la misma bandera para todos, el mismo himno para todos e inclusive, a lo mejor, menos competencias, resumiendo, el que propone que esto acaba con un estado federal es un ignorante. Junqueras (y nacionalistas varios) imaginarse al barsa en partidos de champions con Los segadores de fondo y la badera aragonesa ondeando llegaría al éxtasis.

Y poco más, al final no pasará nada, primero porque "España" no va a dejar, tiene medios suficientes para hacerlo, y yo no sería de los que se preocuparía porque, en base a la constitución, saliesen algunos militares por las calles de Barcelona, a mi ver militares en la calle me tranquiliza, no veo fantasmas donde no los hay. Segundo, un país "no existe" si no lo reconoce la comunidad internacional (que se lo digan a los del norte de Chipre) y nadie en su sano juicio va a permitir una sedición que pondría en serio peligro los estados nación más antiguos (y con ello, sin exagerar, el orden mundial), por no hablar de que no tiene base jurídica en ninguna parte. Intentan arrimarse el ascua del proceso descolonizador africano, algo que no tiene ni pies ni cabeza.

De todos modos esto no deja en muy buen lugar a muchos catalanes, pues su ignorancia es manifiesta si se creen a pies juntillas que una independencia supondría mantenerse en la UE, en el euro, etc... de todos modos es un mal que comparten otros españoles a parte de los catalanes, que haya gente que le haga cariñitos a gente como los de podemos es de juzgado de guardia.

Disculpa el tocho, pero es un tema preocupante y apasionante.

Y si me permites un apunte final, vivo en Complvtvm, cerquita de la capital del reino, lo que casi me convierte en fascista (más si lees mi comentario con ojos de la progresía alternativa), me encanta ir a las vascongadas, a Cataluña, Asturias, Galicia, Extremadura... su gastronomía, sus lenguas, sus acentos tan típicos, sus caracteres, evidentemente hay mucha diferencias entre unos y otros pero hay una cosa en común mucho más importante, que todos somos españoles (un ejemplo de la manipulación que nos ha llevado a esta situación es la del tipo que se puso a llorar diciendo que no quería ser español... igualito que si yo me cojo un berrinche porque no soy de Memphis).

(a ver lo que tardan en llamarme españolazo y/o fascista, que para el caso es lo mismo)

Nacho dijo...

Isra, lejos de llamarte españolazo o fascista, tienes mucha razón en tus planteamientos.

Lo alarmante de todo esto, es la facilidad con que la masa es convencida. Efectivamente, si durante años impones la máxima de que España es fascismo, España nos roba etc, la gente acaba creyéndolo. Y olvidan que los nacionalismos de nuevo cuño son exactamente lo mismo que ellos critican de ese país al que no quieren pertenecer.

En fin, que todo esto no nos pone de manifiesto más que lo tonta que llega a ser la gente cuando te empeñas en ello.

En serio, yo creo que el debate es ciertamente molesto ya. Una pesadez para todos.

David Mañas dijo...

Opiniones como la anterior alimentan el indepentismo. Militares por Barcelona? Esos tiempos ya han pasado.
"Vascongadas " , " bandera aragonesa " , " lavado de cerebro" , " suspensión de las autonomías" etc...
Un poco trasnochado el discurso y no ayuda precisamente a " españolizar " los sentimientos de los catalanes.
Si esta es la única respuesta mal vamos.

Diego5 dijo...

Creo que es lamentable comparar un movimiento democrático pacífico de la sociedad civil catalana, que tiene derecho a sentirse catalana y no española, con las invasiones alemanas utilizando la blitzkrieg.

Aquí los únicos que tienen capacidad militar son los nacionalistas castellanos, apoyados por los jueces y su Tribunal Constitucional y todo el ejército mediático castellano. No olvidemos esta Constitución imposible de reformar y que no respeta a las minorías de diferente cultura y sentimiento.

Aquí en Cataluña podemos ver todas las emisoras españolas, así que podemos ver perfectamente todo el proceso manipulativo en contra del proceso. Sin embargo, en la radio y la televisión pública catalana están todas las opciones políticas representadas.

No se puede mantener una unión por la fuerza. Si España no es capaz de convencer a todos, es que no merece permanecer unida. Porque unión no es ocupación.