lunes, julio 06, 2015

"1864": UNA EXCELENTE SERIE DANESA SOBRE UNA GUERRA DESCONOCIDA (AL MENOS PARA MÍ)






Bien, amigos, vamos con una de mis recomendaciones, ideal para estas noches de verano en las que es difícil pegar ojo por el calor. Así que nada mejor que ponerse uno a ver una buena serie, pertrechado de una tableta de chocolate negro.

Pues acabo de verme la serie danesa 1864, que me habían recomendado. Aunque había leído malas críticas, el tema me llamó poderosamente la atención: la GUERRA DE LOS DUCADOS, librada entre Dinamarca y Prusia precisamente en ese año, 1864.

Y me llamó la atención porque nunca había oído hablar de esa guerra... Luego resulta que dos amigos míos sí que habían leído sobre ella, y uno de ellos incluso la había estudiado a fondo, así que me di cuenta de lo ignorante que soy.

Total, que me lancé de cabeza a por esta miniserie de sólo ocho capítulos de una hora, de una única temporada. Como digo, los comentarios no han sido muy positivos y, la verdad, no entiendo por qué. A mí me ha parecido una producción espectacular, hasta cierto punto épica, y que me ha dejado un muy buen sabor de boca. Pero vamos con algunos detalles y, nos os preocupéis, tendré cuidado de no soltaros ningún spoiler.





La historia se mueve en dos planos temporales, uno durante esa guerra del siglo XIX y otro en la actualidad. Para mí, la trama que se desarrolla en la actualidad es perfectamente prescindible y no afecta para nada a la central, pero imagino que el productor ha querido ofrecer un aliciente al público juvenil, que es el que suele seguir las series, y para ello ha buscado una protagonista joven, nada interesada por la historia, pero que, poco a poco y bajo la influencia de un anciano próximo a la muerte, se da cuenta de la importancia que tiene conocer el pasado. Esa trama actual queda al final bastante forzada, pero si el objetivo es el que he apuntado, podemos decir que hasta cierto punto funciona.

La trama que nos interesa está basada en un triángulo amoroso un tanto inverosímil, entre una chica y dos hermanos, pero para los que nos gusta la historia es lo de menos. Lo que importa es la narración de ese conflicto que me ha recordado mucho a la Guerra de Secesión, que estaba teniendo lugar al mismo tiempo. Incluso los uniformes daneses son muy parecidos a los de los nordistas. Que en esa época estuviera teniendo lugar en Europa un conflicto de características parecidas me ha impresionado mucho.

La serie muestra muy bien la génesis de la contienda; la excitación del nacionalismo más exacerbado promovida por el primer ministro danés DITLEV GOTHARD MONRAD, interpretado de manera convincente por Nicolas Bro, que parece apropiarse del personaje.




Eso sí, aunque he leído luego un poco para entender el asunto de Schleswig-Holstein, no he acabado de enterarme muy bien, tendré que leer un poco más sobre esta cuestión.

Los tres primeros capítulos discurren antes de que estalle la guerra -por lo que tendréis que tener un poco de paciencia-, pero luego el conflicto se va desarrollando, hasta llegar al clímax en el capítulo 7, en el que tiene lugar la batalla decisiva. Las escenas bélicas están muy logradas y no tienen nada que envidiar a las producciones norteamericanas. El último capítulo, más reposado, sirve para ir cerrando las diferentes tramas.

La serie tiene también interés para apreciar el ascenso de Prusia, teniendo nosotros la perspectiva de a dónde acabaría llegando el expansionismo germano. No es difícil apreciar esa campaña prusiana como un preludio de lo que luego vendría. Incluso, no sé si es buscado o no, pero al ver a unos húsares prusianos, con la calavera (Totenkopf) en el gorro, actuando de manera despiadada, uno no puede dejar de pensar en lo que harían otros soldados con ese mismo emblema unas décadas más tarde.




Al parecer, la mayor crítica que se le ha hecho a la serie es la aparición de un personaje, un veterano soldado, que posee poderes sobrenaturales; en eso estoy de acuerdo, ya que toda la serie tiene visos de veracidad, pero eso se rompe con esa especie de mago al que no era necesario recurrir. Pero, en todo caso, su incidencia en la historia no es decisiva y tampoco creo que sea suficiente para arrojar la serie a los infiernos por eso.


Por lo demás, una excelente banda sonora, interpretaciones convincentes, buena fotografía, cuidadosa ambientación... una ambiciosa y trabajada producción que constituye una buena alternativa europea a las series que todos sabemos. Pues 1864 me ha despertado la curiosidad por otra serie danesa que, en este caso, sí ha cosechado unánimes alabanzas, BORGEN, a la que también voy a darle una oportunidad.


Por último, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, os recomiendo también este interesante artículo de ABC.ES, titulado EL EJÉRCITO DE PROSTITUTAS NAZIS IDEADO PARA LUCHAR CONTRA LAS ENFERMEDADES SEXUALES.

En el artículo, que cuenta con mi colaboración, se trata en profundidad un tema que trato en mi último libro, PEQUEÑAS GRANDES HISTORIAS DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL.






7 comentarios:

Clemente dijo...

Yo no llegue al tercer capítulo. Me llamó la atención por tratar de una guerra que me era desconocida ... pero la guerra no empezaba nunca.

Borgen entretiene sin más. Se sale del entorno habitual: una serie de políticos donde no sale la Casa Blanca ni el Capitolio, con diputados que van en bici al curro y educados hasta para darse puñaladas. Terminan estirandola sin sentido.

Si no la has visto, echale un vistazo a Generation Kill.

Un saludo

Clemente

Fubar dijo...

Me uno a Clemente, para mi la serie fue un somnífero. Me quedé en el cuarto capítulo...y me niego a terminarla!!

rafael granados rodriguez dijo...

¡ estimado Jesus!,en relación con tus libros de la II Gm, te voy a recomendar el twiter del historiador británico Roger moorhouse, especialista en el nazismo y la IIGM, seguro que encontrarás información interesante para tu labor
https://twitter.com/roger_moorhouse

Moorhouse tiene algún libro publicado en español y en 2014 publicó "la alianza del diablo,el pacto hitler-stalin"; es un libro francamente deplorable,una obra de propaganda anglopolaca que omite y tergiversa toda la evidencia que no encaja en sus tesis descaradamente antisoviéticas y rusófobas, pero esa es otra cuestión.

No he respondido a tu anterior entrada sobre los cosacos con la que estoy en desacuerdo parcial, por tener que reunir una ardua documentación.

un saludo cordial.

Patricio Donato dijo...

Hace unos meses leí una novela que trata de englobar la Guerra de los Ducados (también llamada como el "Asunto de Schleswig-Holstein"), la 2GM, y el tiempo presente a través de historias encadenadas. Se trata de la novela "Hallazgo de un cadáver", de Eva Marie Liffner. Si bien resulta algo tediosa y la conexión entre las historias es muy forzosa, la parte dedicada a la guerra entre Dinamarca y Prusia está bien llevada y sirve como introducción a un conflicto tan fascinante como desconocido.

Enlace a la novela
http://www.casadellibro.com/libro-hallazgo-de-un-cadaver/9788415717584/2205178

Saludos, y gracias por las sugerencias de las series.

lbo dijo...

Leyendo tu entrevista, señalas que las prostitutas: "podían ser profesionales reclutadas en Alemania y los países ocupados, mujeres convictas de crímenes civiles o políticos que preferían ese servicio a realizar trabajos forzados en campos de concentración, o bien prisioneras de guerra, la mayoría procedente de los territorios ocupados en la Unión Soviética."

Se deduce pues, si el periodista ha transmitido correctamente tu idea, que la prostitución en los burdeles de la Wehrmacht venía a ser el resultado de una preferencia; si acaso de mujeres empujadas por una situación difícil, pero donde quedaba un cierto margen de elección.

Sin embargo, si me permites, creo que no fueron así las cosas en el frente este. Me parece que está documentado que en muchos de estos burdeles, sobre todo en la Unión Soviética, las mujeres eran secuestradas (por ejemplo, en Smolensko de forma aleatoria, por hallarse simplemente en la calle en el mal momento) y forzadas a desarrollar esta actividad de forma continuada, a menudo en lugares muy alejados del sitio donde se las capturó. En este sentido, muchas de las prostitutas de estos burdeles militares, si acaso la mayoría, no serían sino esclavas. De hecho, la esclavitud sexual en los territorios ocupados se consideró uno de los crímenes de guerra nazis en los juicios de Nuremberg.

Jesús Hernández dijo...

Hola, Ibo;

Se sobreentiende que a una prisionera de guerra procedente de la Unión Soviética no le van a dar la posibilidad de elegir si va a o no a un destino de estas características, así que no veía la necesidad de remarcar que no tenía elección, tal como acertadamente señalas.

En todo caso, gracias por tu aportación, un saludo.

lbo dijo...

He estado leyendo algo sobre el tema (wikipedia). No he encontrado nada específicamente sobre prisioneras de guerra, pero sí me parece claro que la inmensa mayoría de mujeres de los burdeles militares no eran prisioneras de guerra sino civiles capturadas en razzias o lapankas.

It is estimated that at least 34,140 Eastern European women apprehended in Łapankas (military kidnapping raids), were forced to serve them as sex slaves in German military brothels and camp brothels during the Third Reich.