martes, noviembre 24, 2015

"HISTORIA POLÍTICA DEL ALAMBRE DE ESPINO": UNA REFLEXIÓN DE DRAMÁTICA ACTUALIDAD




Bien, amigos, como veis, últimamente puedo dedicar algo más de tiempo a la lectura. He finalizado la primera fase del proyecto en el que ahora estoy metido y, a la espera de proseguir con él después de un viaje que tengo previsto hacer para documentarme, puedo ir leyendo con más tranquilidad, de ahí que las últimas entradas se centran en reseñas y entrevistas a autores.

Vamos, pues, con otra reseña, la de otro libro que me ha remitido mi editor de Melusina, HISTORIA POLÍTICA DEL ALAMBRE DE ESPINO, del francés Olivier Razac, doctor en Filosofía.




Esta obra es una reflexión lúcida sobre un elemento que ha tenido un gran poder simbólico en algunas de las catástrofes más grandes del siglo XX, como la Primera Guerra Mundial o los campos de concentración nazis, y que ahora vuelve a estar de dramática actualidad con la crisis de refugiados sirios. Estas semanas pasadas estamos viendo cómo los diferentes gobiernos de Europa Central están protegiendo sus fronteras con alambre de espino (aunque ahora tengan ese nombre casi festivo de concertinas); si en Pulp Fiction decían que "la heroína ha vuelto", podemos decir ahora también que el alambre de espino ha vuelto con más fuerza que nunca.

Por cierto, no sé si sabéis que la mayoría de concertinas que se venden en el mundo proceden de esta empresa de Málaga.

En su ensayo, escrito inicialmente en el 2000 y revisado y ampliado en 2009, Razac hace un análisis profundo sobre lo que representan esos alambres con púas, ideados para guardar el ganado en el Oeste americano, y al que posteriormente se le encontraron las utilidades que todos conocemos. Hay que reconocer que el autor posee una gran capacidad de análisis, para sacar tanto jugo (276 páginas) a ese sencillo y tan poco sofisticado elemento de seguridad.




Para él, más importante que el carácter físico del alambre de espino -cuya eficacia se demuestra limitada si no va acompañada de otros elementos de seguridad- es el simbólico, como estamos viendo estos días.

No obstante, lo que veo un poco forzado es situar el papel que jugó el alambre de espino en el genocidio de los indios norteamericanos al mismo nivel que la Primera Guerra Mundial y el exterminio nazi. Quizás como ejercicio intelectual -no olvidemos que es filósofo- funciona, pero no desde el punto de vista histórico.




Lo que más me ha gustado del ensayo es su parte final, en la que analiza los actuales métodos de seguridad. A diferencia de épocas anteriores, en las que el alambre de espino representaba una visualización clara de la seguridad, hoy día se tiende a disimularla, con elementos menos intimidantes o directamente invisibles, pero más efectivos. Por ejemplo, nos explica que hay empresas que confeccionan tupidas vallas vegetales con plantas espinosas; lo que aparentemente no es más que un seto en el que pueden haber hasta flores, en realidad es una barrera infranqueable.

Razac nos advierte finalmente de las herramientas que utiliza el poder para determinar quién puede estar o no en un lugar, y deja un rastro de inquietud por lo que nos podemos encontrar en el futuro.

Y bueno, si la lectura del libro os anima a recurrir a este elemento para impedir que la mujer entre en vuestro despachito y os desordene vuestro orden caótico, o los niños entren a jugar con el ordenador, podéis pediros AQUÍ estas preciosas concertinas para una gestión eficaz de vuestro espacio.