miércoles, agosto 31, 2016

DE VUELTA... Y PREPARADO PARA LO QUE VIENE




Bien amigos, ya estoy de regreso de mi viaje a Brasil, en donde he podido cargar pilas para comenzar el curso bem empolgado, como dicen allá.

Por lo pronto, ya me he encontrado con el encargo urgente de un artículo para una revista de Historia, así que me he metido rápidamente en harina. Creo que este mes de septiembre aparecen dos artículos míos en sendas revistas, uno sobre un nazi muy malo y otro sobre datos bélicos curiosos, pero todavía no he tenido tiempo de comprobar si han salido, ya os avisaré.

Pues el plato fuerte es, tal como os anunciaba en mi último post antes de las vacaciones, la aparición de mi vigésimoprimer libro, ¡JAPÓN GANÓ LA GUERRA!, con el subtítulo "La historia de autoengaño más extraordinaria del siglo XX". Alguien puede pensar que ese subtítulo es sensacionalista, pero el que se lea el libro verá que tengo toda la razón, y ya sabéis que no os engaño. El libro lo publica la editorial Melusina, con la que ya publiqué Bestias nazis. Los verdugos de las SS y Los magos de Hitler.

De momento, abriendo el post podéis ver uno de los bocetos para la portada, en la que se combina el Cristo del Corcovado de Rio de Janeiro con la bandera de guerra de Japón.

Por si hay todavía alguien que no sabe de qué va mi nuevo libro, aclararé que no se trata de una novela ni de una ucronía. Se trata de una crónica documentada de unos hechos reales que sucedieron en el Brasil de la Segunda Guerra Mundial y su inmediata posguerra.




Aunque ya me ha llegado la portada que se supone que es definitiva, quiero esperar antes de publicarla, por si la editorial introduce algún cambio de última hora. De todos modos, estoy entusiasmado con el trabajo que ha hecho el diseñador; yo me limité a lanzar la idea, pero él ha sabido plasmarla perfectamente, introduciendo detalles de cosecha propia, por lo que el resultado me parece excelente.

A falta de ver como queda la portada en el libro ya editado, diría que es la más original y la que más me gusta de todas las de mis libros. Espero vuestras opiniones cuando la veáis.

Y también espero las opiniones sobre el libro, que saldrá a la venta a finales de septiembre o principios de octubre, ya os concretaré la fecha.

Además del libro, tengo previsto para este mes la grabación de un vídeo también sorprendente, así como el seguimiento de la reedición de uno de mis primeros títulos.

Y como suele pasar en septiembre, siempre llega alguna propuesta tan inesperada como interesante... Vamos a ver cuál es esta vez.



6 comentarios:

Francisco Merchán dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jesús Hernández dijo...

¿Juntarária, hago? No entiendo, disculpa.

Jesús Hernández dijo...

Ibo, al darle a publicar en el móvil le he dado sin querer a eliminar tu comentario. Lo copio a continuación tal como lo tengo en el mail, disculpa.

"Esperando con interés poder leer el libro. En esta época de opulencia informativa va a costar hacerse cargo de otra época donde la información, además de escasa, generaba tanta desconfianza. Aunque los nipones eran muy propensos al autoengaño. Según Hastings, aun muchos militares, que se supone debían estar mejor informados de lo que pasaba, creían al menos a inicios de 1945 que iban ganando la guerra".

Raul Alfonso dijo...

Jesus, en cuanto a los japoneses: en la costa norte y central de Cuba antes de la 2nd guerra mundial habia grupos de pescadores japoneses que para asombro de los cubanos usaban lineas de acero en vez de las llamadas "pitas catalanas" que eran las comunes antes que llegaran los "nylons". Se rumoraba que en realidad ademas de pescar estaban tomando las sondas de las profundidades de las costas. Dichos japoneses desaparecieron despues de lo de Pearl Harbor. Mas adelante se supo de submarinos alemanes que se avituallaban de comida, vegetales y legumbres en dichas costas, pagando en oro.

Jesús Hernández dijo...

Muchas gracias, Raúl, nunca había oído hablar de esas historias referentes a Cuba.
Un saludo.

isra dijo...

Pues sí, esa portada promete mucho (suponemos que el contenido también, jejejeje), yo me hice una portada para el blog parecida pero lo mio tenía un rollo soviético (mezlcar a Elvis con propaganda soviética tiene su aquél, jajajajajaja)