martes, noviembre 11, 2008

La misteriosa muerte del general Sikorski

Pues resulta que a estas alturas de la película parece que se va a intentar conocer la verdad sobre la misteriosa muerte del general Sikorski (a la izquierda en la foto). Los polacos van a exhumar el cadáver para ver si lo que le ocurrió fue un accidente o un asesinato.
Los amigos de portal Soitu.es me propusieron ayer redactar un artículo sobre este interesante tema. Lo podéis leer aquí. De todos modos, os pongo seguidamente una versión resumida:
La decisión de las autoridades polacas de exhumar los restos del general Wladislaw Sikorski, jefe de las Fuerzas Armadas de Polonia y primer ministro en el exilio durante la Segunda Guerra Mundial, puede ayudar resolver uno de los últimos misterios de esa contienda.

Su muerte en accidente de aviación está envuelta en la polémica. El 4 de julio de 1943, su avión, un B-24 Liberator, sufrió un accidente cuando trataba de despegar del aeropuerto de Gibraltar. Allí había hecho escala procedente de El Cairo, después de visitar a las tropas polacas destinadas en Oriente Medio. El aeroplano, con 17 pasajeros, tomó altura con normalidad, pero de repente se precipitó al mar. Sólo se pudieron recuperar tres cuerpos, entre ellos el de Sikorski.
La Fuerza Aérea británica, la RAF, envió una comisión investigadora a Gibraltar para establecer las causas del accidente. Después de entrevistar a los testigos, se elaboró un informe en el que se responsabilizó del accidente a un fallo humano del piloto, descartando un sabotaje. De todos modos, eran numerosos los puntos oscuros, como la identidad de algunos de los pasajeros, de los que no se consiguió saber su nombre. Además, de los restos del Liberator enviados a Inglaterra para su análisis tampoco se volvió a saber nada, ni tan siquiera es seguro que llegasen a las islas británicas, lo que hizo imposible confirmar las conclusiones de los expertos de la RAF. El hecho de que todavía hoy esos informes continúan clasificados como alto secreto no han ayudado a descubrir lo que sucedió realmente.

La muerte del general Sikorski no sería objeto de mayor transcendencia si no fuera porque los más beneficiados por su desaparición eran precisamente los aliados de su gobierno. Esta paradoja se explica porque tanto británicos como soviéticos consideraban a Sikorski un obstáculo en sus relaciones. El descubrimiento por parte de los alemanes de la matanza de oficiales polacos en Katyn a manos de los rusos hizo tambalear la alianza entre éstos y los británicos.

El general Sikorski no se conformó con la versión aceptada por Londres de que los polacos habían sido asesinados por los alemanes y este deseo de conocer la verdad le ganó la antipatía de las autoridades británicas, además del odio de las soviéticas.
El general Sikorski se reunió con el primer ministro británico, Winston Churchill (ambos en la imagen superior), para intentar recabar su apoyo en el contencioso que mantenía con Moscú. El polaco le manifestó que las evidencias encontradas apuntaban, irrefutablemente, a los soviéticos como los culpables de ese horrendo crimen. No obstante, el pragmático Churchill le manifestó que lo mejor que podía hacer era olvidar ese episodio y pasar página, en vista que nada le devolvería la vida a los oficiales asesinados.

Pero Sikorski no se dio por vencido y continuó luchando por descubrir la verdad, convirtiéndose en una figura muy incómoda para los Aliados, hasta que llegó el "oportuno" accidente mortal.
La realidad es que, a partir de la muerte de Sikorski, la relación entre los aliados occidentales y la Unión Soviética fue más fluida, evitando así que peligrase la alianza entre las potencias que luchaban contra la Alemania nazi. Si la desaparición de ese elemento perturbardor fue debida a un providencial accidente o, por el contrario, forzada por la acción de los servicios secretos británicos o soviéticos, es algo que la exhumación de su cadáver puede ayudar a solventar.
Pues hasta aquí el artículo. Tan sólo como opinión personal; estoy casi seguro de que los ingleses estaban detrás. Eran unos auténticos profesionales y eran capaces de esto y mucho más, como la muerte de Himmler por ejemplo, haciéndola pasar por suicidio, aunque repito que es sólo una especulación. Como dijo aquél; no hay pruebas ni las habrá...

9 comentarios:

Likuid dijo...

Interesante documento.

Portish dijo...

Interesante esta entrada, Jesús.
Hace muy poco que me leí Sin capítulo final, del General Anders. En este libro, teniendo en cuenta que es de 1948, habla de la muerte del General Sikorski, pero no deja nada en claro, y en ningún caso carga contra los británicos, más bien contra los soviéticos, contra los que durante todo el libro carga, teniendo en cuenta que Anders y muchos de sus hombres, pasaron por las cárceles del NKVD y por los campos de trabajo, y que se enteraron de la matanza de Katyn, teniendo clarísimo quien habían sido los autores..
En el libro de Rick Atkinson “Un ejercito al amanecer”, también habla del tema con cierta profundidad, pero sin mojarse en ninguna de las teorías.
Yo personalmente, siempre he tenido devoción por los polacos que sirvieron bajo mando británico durante la Segunda Guerra Mundial, y como los británicos creo que nunca fueron justos con ellos en muchos aspectos (negociación sobre la integridad territorial de Polonia, ocultación de la responsabilidad soviética, …), pondría la mano en el fuego por la participación de los servicios secretos británicos en el asunto.
Habrá que ver cuando se abran los archivos al respecto.
Saludos a todos.

Miski dijo...

Seguramente lleves razón en tus hipótesis...en todos lados cuecen habas. Además jugaban con las vidas y con las muertes de las personas como si fueran fichas de ajedrez.
Un saludo.

javier dijo...

Sikorsky y casi toda la clase política polaca tampoco fueron trigo limpio. Nunca tomaron en serio a los nazis hasta que fue demasiado tarde. Siempre desconfiaron más de los soviéticos, porque por sobre todo eran rusos (ambos pueblos siempre se han despreciado mutuamente)y creían ingenuamente que tenían sitio en los planes de Hitler....pese a que en "Mein Kampf" ese "sitio" estaba más que claro.

Churchill lo reconoció años después "actuábamos como si la URSS no existiera y eso lo pagaríamos caro". En efecto, dejar a la URSS fuera de la seguridad colectiva de Europa Oriental allanó más tarde la doctrina soviética del "campo socialista".

Otra cosa era el caso de la conducta de cierta parte del pueblo polaco, por ejemplo, frente a los judíos. Los polacos no ayudaron en nada a los sublevados del guetto...y luego se quejaron que los soviéticos se plantaran en el Vístula mientras los nazis machacaban a los insurrectos de Varsovia. Eso de recibir la propia medicina es parte del folklore político de Europa Oriental hasta nuestros días.

Portish dijo...

No sabría que decirte Javier.
Está claro que la actitud de los polacos (no de todos) respecto a los judios dejó bastante que desear. En el propio libro de memorias de Anders, en algunos momentos se le nota, o a mi me lo pareció, cierta actitud anti-judia, por decirlo de alguna manera.
Creo que los polacos, y tienen motivos sobrados, siempre han tenido de desconfiar de sus vecinos, al este y al oeste.
No tomaron en serio a los nazis, o a lo mejor se fiaron demasiado de Francia y Inglaterra, y de los sovieticos solo recibieron una puñalada por la espalda en plena ofensiva alemana... creo que hay estopa para todos, y tal y como comentas, "Eso de recibir la propia medicina es parte del folklore político de Europa Oriental hasta nuestros días".
Saludos.

ury6 dijo...

Soy nuevo pero aqui pero me ha gustado mucho el blog y el articulo.
Polonia esperaba mucho de la protección britanica pero en época de guerra i con alguien tan pragmatico como Churchill nadie escuchaba las reivindicaciones y protesas polacas. Si habia que ocultar lo de Katyn se ocultaba i si habia que respetar la invasión Rusa por el tratado de 1939 se hacia. No iban a arriesgar la relación con Russia cuando ésta les estaba aguantando el frente oriental con ingentes cantidades de muertos.

En quanto al accidente... Demasiada casualidad me parece a mi para pensar en un error humano... Saliendo de gibraltar y accidente de avión, que todo el mundo sabe que no deja pruebas!

Felicidades por el Blog!

Axl dijo...

y no está de más recordar que también Polonia le echó una manilla a Hitler para hacer desaparecer Checoslovaquia

sobre el trato de los polacos a los judíos recomiento el libro Vecinos, es impresionante, cuenta como medio pueblo católico mató al otro medio judío, para asombro de las SS, creó una polémica enorme hace unos años en Polonia

SPITII dijo...

un misterio, pero sin duda su desaparición perjudicó muchísimo a la causa polaca

SPITII dijo...

Un misterio aun no resuelto pero sin duda su desaparición perjudicó muchisímo a la defensa de la causa polaca ante las autoridades aliadas