jueves, mayo 07, 2009

Visita educativa

Bueno, dejamos ya la dosis de ombliguismo inherente a la salida de cada uno de mis libros y vamos con una noticia curiosa.

Resulta que la administración polaca de prisiones proyecta reeducar a sus presos con una terapia de choque: una visita al campo de concentración de Auschwitz. Con ello pretenden "concienciar a los reclusos sobre los extremos que puede alcanzar la maldad cuando ésta no tiene freno".

El programa de reeducación consiste en una visita de un día a Auschwitz, pero parece que tendrán un día apretado , ya que han dicho que "asistirán a conferencias, visionarán filmes y participarán en un seminario". Supongo que tendrán el típico coffee break con zumo y mini croissants, porque, o si no, se les puede hacer un poco pesado.

Los organizadores han dicho que a los reclusos se les insistirá especialmente en "el uso del gas Zyklon-B para el asesinato en masa, las ejecuciones públicas y los crueles experimentos médicos que se realizaron con los presos de Auschwitz".

Supongo que este programa tendrá éxito; los presos comprenderán que uno empieza robando radiocassettes de coche y acaba convirtiéndose en un Mengele o en un Amon Goetz, el malo de la lista de Shindler.



Pero siempre surge alguna voz escéptica; una socióloga polaca ha advertido del peligro de que el único fruto de este programa es que los reclusos acaben comparando a los funcionarios de prisiones de su país con los vigilantes de las SS que custodiaron Auschwitz...

7 comentarios:

Alfonso dijo...

No sé si el programa surgirá efecto, teniendo en cuenta al "público" al que se dirige. Ni el contexto histórico es parecido, ni los reclusos de ahora son comparables a los de antes (estos son culpables de algún delito mientras los otros eran inocentes en su mayoría), los vigilantes tampoco, y por último el trato en Auschwitz y en una prisión moderna es abismalmente diferente.

Aún así, aunque no sirva para ayudar a rehabilitar a nadie es una visita que solo en si misma merece la pena. En Febrero yo estuve visitando los 2 campos, con medio metro de nieve en los caminos y fue una experiencia incomparable. También es cierto que el guía polaco de habla inglesa que nos lo enseñó tiene gran parte del mérito. Me impactó la forma en que el nieto de un superviviente del campo se esforzaba en enseñar y en hacer comprender lo que allí había pasado.

P.D: ya podían aprender los austriacos de Mauthausen. En Polonia Auschwitz es gratuito, y solo se paga si quieres un guía. Para ellos es un monumento nacional. En Austria, Mauthausen es una vergüenza nacional que tienen escondida y que cuesta hasta llegar porque está sin señalizar, porque los austriacos aún no han asumido sus culpas en la Segunda Guerra Mundial.

Ignota dijo...

Yo no acabo de entender qué clase de efecto pretende provocar este proyecto. ¿Concienciar a los reclusos de qué?, ¿de que no están tan jodidos?, ¿de las atrocidades que podrían sufrir de haber sido otra época?.

A mi parecer sería una visita mucho mas educativa para los funcionarios de prisiones...

pedroboso dijo...

Yo estuve visitando Auschwitz el año pasado. La visita es más que recomendable, como bien dice Alfonso la entrada es gratuita.
Existen 2 campos, y me quedo con el de Birkenau.
Me sorprendió lo enorme del campo, y que estaba casi vacio de visitantes. Puedes recorrer (a tus anchas y sin vigilantes) y entrar en los barracones donde dormian los prisioneros, la sala donde tras bajar del tren los desnudaban, etc. Las cámaras de gas, las volaron, sólo quedan las ruinas, piedras y escombros (y siguen ahí no los han tocado). Todo lo demás está perfectamente conservado.
Jesús tu has estado, no?

Jesús Hernández dijo...

Pues no he estado aún. Iba a ir el año pasado pero quiero esperar a que acaben de rehabilitar la fábrica de Schindler, en la vecina Cracovia, y así aprovecho el viaje. Tengo entendido que estará acabada en septiembre. Si alguien sabe algo de cómo está el tema que diga algo.

Likuid dijo...

Todo es bienvenido, pero creo que hay iniciativas mejores...

Rafa dijo...

La verdad no sabia nada de lo de la fabrica y tenia pensado ir por allí en octubre. Buscare por la red a ver si veo algo aunque me imagino que estarás haciendo lo mismo. Por cierto ya tengo tu ultimo libro. Tiene muy pero que muy buena pinta. Lo ojeare este fin de semana mientras acabo el que tengo casi en completas. Un saludo Jesús y gracias.

David L dijo...

Otro problema sería que los presos acaben pensando que siendo unos malhechores pueden llegar algún día a ostentar poder como lo hicieron muchos de los jefes de campos como el de Auschtwitz. Yo creo que a la socióloga polaca se le ha olvidado este análisis.

Un saludo.