miércoles, octubre 17, 2012

UN APARTAMENTO EN PRORA


Bien, amigos, ayer ya mandé el reportaje que me había encargado una revista de historia y puedo recuperar el ritmo normal; pero antes de seguir con el libro que estoy haciendo ahora vamos a dejar aquí una entrada...

Y la entrada viene con material calentito; el amigo Marco da Costa acaba de regresar de un frikiviaje al Coloso de Prora y ayer me mandó unas cuantas fotos, que con mucho gusto me ha permitido compartir con vosotros.


A estas alturas ya conocéis de sobra lo que es el Coloso de Prora, pero por si hay algún despistado os transcribo los párrafos que le dediqué a este complejo vacacional en mi libro EL REICH DE LOS MIL AÑOS:


El 2 de mayo de 1936 se colocó la primera piedra de lo que debía convertirse en el centro de vacaciones más grande del mundo, en la costa oriental de la isla de Rügen, en el Báltico. El escenario era un lugar con bellos paisajes naturales, refrescado en verano por la brisa marina y en el que se extiende una larga playa de arena blanca muy fina.

Allí, el líder del Frente Alemán del Trabajo, Robert Ley, presidió una vistosa ceremonia junto al mar en la que afirmó: «Éste no es mi proyecto, es el proyecto de Adolf Hitler, yo sólo soy su instrumento. Él me dijo: "Ley, quiero un gran complejo de vacaciones en la costa con todo lo necesario para el descanso de 20.000 huéspedes. Estos hombres y mujeres tendrán todo lo que el mayor complejo vacacional del mundo puede ofrecerles"».

De este modo se ponía en marcha otro de los colosales proyectos arquitectónicos que se pusieron en marcha planearon bajo el Tercer Reich; un desmesurado hotel de 10.000 habitaciones con vistas al mar, que sería conocido con el nombre de «El Coloso de Prora».


Las previsiones eran que este gigantesco complejo vacacional estuviera ocupado cada verano por 20.000 personas, tal como había anunciado Hitler, por lo que también sería conocido como «El Balneario de los Veinte Mil». Dos trenes diarios con mil viajeros cada uno servirían para facilitar el flujo de visitantes. Además, un gran aparcamiento con capacidad para más de cinco mil vehículos permitiría que las familias acudiesen desde todos los puntos de Alemania en su propio Volkswagen. Se esperaba que cada año pudieran disfrutar allí del mar y el sol medio millón de alemanes.

Hitler quería que fuese el edificio más largo, grande y moderno de su época, una fortaleza de vacaciones digna de la raza superior. Prora estaba concebida como una máquina de descanso y relajación, una línea de montaje que proporcionaba sol, deporte y, por supuesto, propaganda, a un flujo constante de trabajadores. Hasta ese momento, tres décadas antes de que irrumpiese el turismo de masas, el mundo no había visto nada parecido.


Este ambicioso proyecto, construido en las descomunales proporciones a las que eran dados los nazis, estaba destinado a convertirse en un lugar emblemático para el programa «Fuerza por la Alegría». A través de él, Hitler intentó ganarse el apoyo de los trabajadores a su régimen totalitario.


Ya puestos en antecedentes, ahí van las fotos de Marco:



Como véis, todo tiene un aspecto triste y desangelado...


Pero que sin duda va a cambiar después de que dos de estos bloques se conviertan en apartamentos, para lo que al fin y al cabo estaban concebidos...


Yo sabía que existía ese proyecto, tal como comenté en esta antigua entrada del blog titulada VACACIONES EN UN COMPLEJO NAZI, pero pensé que era una de tantas cosas que se anuncian y no se llevan a cabo... así que me sorprendió saber que el tema va en serio cuando ayer vi la foto que ya anuncia la promoción.

Bueno, pues para los auténticos frikinazis se abre esta oportunidad irrepetible de conseguir un apartamento en Torrevieja, Alicante... perdón, un apartamento en el Coloso de Prora...

EDITO: PODÉIS LEER AQUÍ LA ENTREVISTA QUE HAN HECHO SOBRE NICHOLAS ALKEMADE, EL AVIADOR BRITÁNICO QUE SOBREVIVIÓ A UNA CAÍDA DESDE 6.000 METROS.


12 comentarios:

Mario Tenorio dijo...

Seguro que está metido en el ajo Francisco Hernando, alias "El pocero", je,je.

Saludos desde el Sur.

Overlord dijo...

Ayer vi por internet el documental "Los hijos de Hitler", lo podéis ver en esta página de RTVE,
http://www.rtve.es/alacarta/videos/documentos-tv/documentos-tv-hijos-hitler/1551697/

Personalmente no me ha gustado nada, para la realización del documental podrían haber preguntado al hijo de Albert Speer, arquitecto de prestigio mundial que diseñó el estadio olímpico de Pekín ademas de otras obras faraónicas en el sureste asiático y América. Saludos.

Javier dijo...

Ya tenemos destino para ir todos los frikis del blog juntos una semana de verano ;)

Aunque la verdad, en las fotos da miedo. Cualquiera diría que hay fantasmas.

nicolas161 dijo...

Unas vacaciones en un complejo nazi... Desde luego, el morbo mueve montañas.

isra dijo...

Evidentemente el trabajo de documentación ni se asoma por el forro al de tus libros, pero si te interesa...

http://elvis071.blogspot.com.es/2012/01/hechos-insolitos.html

addenda - obvia el último comentario al post (como ves por la fecha no ha sido premeditado, jejeje)

Bala Perdida dijo...

Vaya, no conocia la historia de esta especie de Marinad'or hitleriana, aunque por lo cuadradote de la arquitectura para mas de construccion sovietica.

pedroboso dijo...

Que sepais que tb la población trabajadora alemana disfrutaba de cruceros vacacionales. De hecho, tengo un libro con unas fotos preciosas, editado en 1941, del crucero "Robert Ley" que partió de Alemania con destino Tenerife y Madeira.

Overlod, a mi tampoco me gustó el documental de "Los hijos de Hitler". Me pareció ridículo. Dos perlas:

1.- Habla la sobrina-nieta de Göring. Dice que se ha cambiado de apellido, actualmente usa el de su exmarido y vive en los EEUU; y ha decidido junto con su hermana, NO traer hijos a este mundo, renuncia a ser madre, para que por fin desaparezca el apellido Göring... que gran sacrificio para la Humanidad!!. Cuanta ignorancia o estupidez, no se como definirlo. Si no quieres ser madre, me parece bien es tu opción, pero hija mia no le eches la culpa a Hermann que lleva muerto desde 1946.

2.- Habla el nieto de Rudolf Hoess, Comandante en Jefe de Auschwitz. Junto con un periodista, hace un viaje al campo de concentración, y se topa con un grupo de israelíes-judíos. A preguntas de si se siente culpable por lo que hizo su abuelo, el responde rotundamente que sí. Vamos a ver, chaval, si tu naciste en los años 70, me puedes decir que culpa has tenido tu en lo ocurrido en los años 40?

Pues eso, me pareció una basura de documental, pero en fin, es mi opinión nada más.

Supongo que los hijos de Speer no hablan, pq eran unos niños en esa época o simplemente pq no se avergüenzan de su padre y creo que están en su legítimo derecho de querer o no, a sus progenitores.

Por otro lado: He terminado de leerme el "Norte contra Sur" de JH. Me ha encantando, como todo lo que escribe. He aprendido muchísimo sobre un conflicto del que apenas tenía conceptos básicos. El inicio y causas que llevaron al conflicto, la figura de Lincoln, el deselance, con esa rendición entre Grant y Lee, ciertamente emocionante. He disfrutado mucho de la lectura, sí señor.

Saludos

Conde de Salisbury dijo...

Como dice Javier, podemos pasarnos por allí un finde, y de paso aprovechamos para visitar una exposición en Munich que puede ser de interés:

http://www.20minutos.es/noticia/1618204/0/casa-arte-munich/edificio-propaganda-hitler/pasado-nazi/

Jose Antonio dijo...

A mi tampoco me gusto el de "Los Hijos de Hitler", me pareció más interesante el de "La familia de Hitler".
Hace un par de meses vi por televisión un episodio del programa "Ciudades bajo tierra" en el que lo dedicaban a las bases soviéticas de la IIGM.

Paso el Link por si alguien quiere verlo.

http://www.documaniatv.com/historia/ciudades-bajo-tierra-las-bases-secretas-sovieticas-video_83a354488.html

Javier dijo...

Pedroboso, Norte contra Sur es uno de mis favoritos.

Roberto dijo...

Javier, la última recomendación de tu entrevista...un detalle!! jaja

Javier dijo...

*Jesús, no Javier, jejejeje. Y estoy de acuerdo contigo, Roberto.

P.D: A determinada altura, da igual subir más o menos, el cuerpo humano (y cualquier objeto) alcanza una velocidad límite, ya que el aire frena la caída de los objetos de manera proporcional a su velocidad (cuanto más deprisa, más frena el aire). Para una persona cayendo con los brazos extendidos, esta velocidad límite es de 200 Km/h. http://es.wikipedia.org/wiki/Velocidad_l%C3%ADmite