martes, enero 06, 2015

SIETE VACAS NAZIS, SACRIFICADAS POR SER DEMASIADO AGRESIVAS



Bien, amigos, para acabar el día de Reyes, vamos con una noticia triste, pero curiosa.

En una granja del Reino Unido han sacrificado siete vacas nazis, aduciendo que eran demasiado agresivas.

Según ha afirmado Gow al diario inglés Daily Mail, "los animales que tuve que sacrificar atacaban siempre que podían. Podían haber matado una persona. Esas vacas son, de lejos, las más agresivas con las que he trabajado".



No, no es una broma del día de los Inocentes con retraso.

Se ve que el dueño la granja, Derek Gow, importó de Bélgica en 2009 un rebaño de vacas de la raza alemana Heck. Esta raza fue creada a finales de los años veinte -antes de que Hitler llegase al poder- por dos hermanos, Heinz y Lutz Heck, especialistas en genética, a quienes el Partido Nazi les encargó la tarea de producir un tipo bovino superior a los demás. En los años treinta, con Hitler ya al frente de Alemania, los hermanos culminaron su tarea. Así que los nazis, convencidos de que encarnaban la raza superior, querían extender esa obsesión también a las vacas.




Teniendo en cuenta su origen, no es extraño que las vacas de Gow fueran agresivas, ya que la raza Heck fue creada cruzando las razas que supuestamente mantenían más carga genética del uro (Bos primigenius primigenius), un toro salvaje europeo, cuyo último ejemplar se extinguió en Polonia en 1627. Esa mezcla incluía el toro de lidia español. No obstante, el experimento de los hermanos nazis ha sido calificado por algunos especialistas como un fraude científico, ya que nada hace pensar que la nueva "raza superior" vacuna tenga en realidad algo que vez con los extintos uros.

Sea como fuere, estas pobres vacas, que hace nada estaban trotando por el campo, han sido convertidas en salchichas. El dueño de la granja, muy gracioso, ha manifestado que "seguramente se venderán en Europa, pero no estarán etiquetadas como Salchichas del Tercer Reich".