jueves, marzo 12, 2015

ENTREVISTA CON JOSÉ LUIS CABALLERO, AUTOR DE "ESPÍAS Y LA GUERRA SECRETA"





Bien, amigos, vamos hoy con una entrevista con un autor que conozco personalmente, JOSÉ LUIS CABALLERO, compañero del Club Máximo Secreto -junto a otro autor que conocéis muy bien, Antonio Manzanera-, que nos presenta su libro ESPÍAS Y LA GUERRA SECRETA, publicado por Robin Book.


- ¿Cómo surgió la idea de escribir "Espías y la guerra secreta"? ¿Cómo fue el proceso de documentación?

Todo empezó reuniendo documentación para una novela, aún inédita, sobre Reinhard Heydrich, el hombre que organizó los servicios de información de las SS primero y de toda la Alemania nazi después. El personaje era un hombre extraordinariamente inteligente y capaz, y organizó infinidad de acciones de espionaje y de inteligencia.

Fui entrando en muchas acciones encubiertas durante la Segunda Guerra Mundial y los años inmediatamente anteriores y finalmente pensé que todo el material reunido era ideal para un ensayo más amplio sobre acciones de guerra secreta.

- ¿Cómo explicas que Alemania, que se mostró tan eficaz en tantos aspectos de la guerra, fracasase estrepitosamente en las cuestiones de inteligencia?

Esa es una de las cuestiones que abordo en el libro, ¿Incompetencia o traición? La Abwehr, el servicio secreto del Ejército, se esforzó en defender a sus soldados en los territorios ocupados, pero se cuidó mucho de perjudicar a los Aliados en su propio territorio, de ahí los fracasos en Estados Unidos o en Inglaterra.

Los servicios de contrainteligencia interior, llevados a cabo de forma despiadada por las SS y la Gestapo fueron extremadamente eficaces y también lo fue la Abwher en los territorios ocupados, pero es cierto que no pusieron demasiado interés en las labores de espionaje en el exterior, salvo en zonas concretas, como el norte de España por ejemplo, donde tuvieron una eficaz actuación detectando el paso de convoyes que eran la presa de su flota submarina.




- El almirante Canaris (en la imagen superior) sigue siendo para mí un misterio; ¿trabajó por la victoria o por la derrota de Alemania?

El papel de Canaris, jefe de la Abwehr, en el atentado contra Hitler y su enfrentamiento con las SS dan una idea de que Canaris no quería la derrota de Alemania, quería la derrota del nazismo. Conspiró desde un principio contra Hitler y el NSDAP en el poder y buscaba un armisticio honorable para Alemania. Su postura, patriótico pero recelosa de los nazis, se transmitió a todo el servicio secreto alemán. Los nazis llamaban a la sede de la Abwehr en Berlín “la guarida de Papá Noel” por los métodos civilizados y profesionales de sus agentes.

Acabaron por matarle de la forma más cruel tras el atentado contra Hitler y el servicio secreto del Ejército fue eliminado y sus funciones traspasadas a las SS. Una de las acciones más destacadas de Canaris en contra del nazismo fue su labor de convencer al general Franco de que no entrara en la guerra a favor de Alemania pues, le dijo, Alemania iba hacia la derrota.




- ¿Cuál de los personajes que retratas en tu libro te ha resultado más sorprendente?

Hay muchos, pero yo diría que el que más ha sido Eddy Chapman, sin duda. Chapman fue reclutado por los alemanes mientras estaba en la cárcel en la isla de Jersey, ocupada por los alemanes, pero lo confesó todo a la contrainteligencia británica inmediatamente. Su historia es la de un agente doble puro, pasando información sesgada a los alemanes y favoreciendo al MI6 británico.

De él decía John Le Carré que había sido el mejor espía de la guerra. Un individuo realmente interesante cuya historia vale la pena leer. De hecho existe un documental sobre su vida de la BBC que circula por Internet y es una gozada.




- ¿Cuál sería tu opinión sobre la controvertida muerte del general Sikorski (en la foto superior)? ¿Crees, como yo, que fue obra de los servicios secretos británicos?

En casos como ese mi actitud suele ser la del novelista, es decir, que con los datos en la mano puedo montar cualquier historia. Desde luego, la muerte de Sikorski casa bien con la política británica y con las labores del MI6. ¿Pudo ser un accidente?, sí, pudo ser un accidente, como el del general Mola en España, pero leí una vez una frase de Lenin sobre la cuestión: cuando tiene lugar un crimen hay que preguntarse a quién beneficia.




- Igualmente, ¿crees que la muerte de Himmler (en la foto superior) fue realmente un suicidio?

Ahí sí que me creo la versión oficial. Un individuo como Himmler no podía pasar por la humillación de un tribunal para acabar ahorcado. Son muchos los agentes secretos que en guerra o incluso en la paz llevaba la famosa cápsula de cianuro escondida. Y Himmler era algo más que un agente secreto, era la cabeza de las SS la organización criminal por excelencia del Tercer Reich. Hitler, Goering y Goebbels también se suicidaron.

Es cierto que Himmler intentó negociar con los aliados, pero se encontró con una negativa total y su futuro era la horca, no tenía modo de salir con vida. Está demostrado que intentó huir pero no lo consiguió, así que matarse entra dentro de la lógica.

- ¿Qué sorpresas crees que una apertura de los archivos de los servicios secretos británicos nos podrían deparar?

Pues cosas como su colaboración con Alemania en la guerra civil española, el golpe de Estado contra Mossadeq, la traición a los luchadores griegos anti nazis. No sé si llamarles sorpresas. De todos modos es interesante leer el libro de Jimmy Burns Marañón, “Papá espía” para ver que los británicos desarrollaron su lucha secreta con el clarísimo objetivo de defender al Imperio, no a la democracia o a los “valores occidentales”. Tal vez falta por saber qué había en los tratados firmados por Chamberlain en Munich además de la cesión de Checoslovaquia.

- ¿Crees que hay muchos aspectos de la guerra secreta durante aquel conflicto que todavía nos son desconocidos?

Desde luego que sí. Es más, creo que la labor de espionaje es así. Nunca acabaremos de conocer la verdad pura y dura. Por debajo de las grandes operaciones militares hay una guerra secreta tan intensa como la otra.

Me llama la atención, por ejemplo, que no se conoce el nombre del taquígrafo del Cuartel General nazi que trabajaba para la Orquesta Roja y que fue determinante en las batallas de Moscú, de Stalingrado y de Kursk. Falta saber hasta qué punto los norteamericanos conocían previamente el ataque a Pearl Harbor o también por qué los soviéticos dejaron que los nazis aplastaran el levantamiento en Varsovia o el papel de la mafia siciliana en la guerra y el premio que le dieron los vencedores. Hay mucho por descubrir.



- Por último, ¿nos podrías hablar de tus próximos proyectos?

Acabo de publicar en Amazon una novela que he titulado “Viaje a la cuna del mal”, un relato de espionaje sobre el origen del sida en el antiguo Congo Belga. Es una temática que ya había tocado en un relato corto “Río Arriba” publicado en el libro colectivo “Mäximo Secreto”.

También he terminado un ensayo sobre mujeres espías desde la caída de la Unión Soviética, “La mitad del cielo. Mujer e Inteligencia en el era postsoviétca” y estoy trabajando en una nueva novela sobre China y sus servicios de espionaje en Europa.


Pues muchas gracias, José Luis, por presentar tu libro a los seguidores del blog y te deseamos mucho éxito en tus nuevos proyectos.




3 comentarios:

rafael granados rodriguez dijo...

¡ Estimado Jesús !,me ha interesado mucho la entrevista; Caballero se plantea el interrogante de porque los soviéticos dejaron supuestamente "abandonado " el suicida leventamiento de Varsovia de Agosto de 1944,liderado por el AK;Desde el punto de vista puramente táctico-militar ya lo explicó perfectamente el mariscal Konstantin K. Rokossovsky en su libro "El deber de un soldado"; no es que los soviets no desearan ayudar ó tomar la ciudad , es que las poderosas fuerzas nazis de la zona no les dejaron en ese momento crítico en el tramo final de la "operción Bragation"; el contexto político-militar se conoce perfectamente y lo describe con gran rigor Geoffrey Roberts:Les guerres de Staline.1939-1953, edicions delga,Paris,2014.

salud.

Jesús Hernández dijo...

Por cierto, Rafael, me gustaría conocer tu opinión sobre el artículo de ABC.es dedicado a la orden mº 227 de Stalin. Gracias, saludos.

AQUÍ

rafael granados rodriguez dijo...

¡ Estimado Jesús!,tus respuestas y apostillas al artículo avieso del ABC, son muy correctas; el tema está más que aclarado por especialistas como Geoffey Roberts en su libro sobre Stalingrado y en Las guerras de Stalin asi como por Michel K.Jones:
en Stalingrad: How the Red Army Triumphed(2010).

Te reproduzco sobre el asunto(a propósito del infame film "Enemigo a las puertas") el comentario de un experto en temas militares del Foro RKKA, con el que coincido plenamente.

---------------------------------

Esta directiva no tiene nada de malo.

En la orden 227 claramente está escrito " BATALLONES PENALES" o "SHTRAFBAT" que es la acotación de "Shtrafnoi Batalion", o también eran llamados "batallones de la muerte".


Con todo cabe decir que estos batallones eran considerados por todos los soldados como basura , escoria . Era una especie de desprecio cuando los soldados pensaban, yo voy a dar mi vida por todos, para salvar a las familias de esos y esos cerdos se intentan escaquear, traicionar, o etc. Asi que SOLO para LOS SHTRAFBAT se creaban grupos de contención. También eran formados por presos de Gulags de forma voluntaria.

Esta orden ha sido malinterpretada y extrapolada por los falsimedia occidentales creando todo un mito. Asi son estos yankees, solo saben hacer peliculas y mentir.


En Alemania se fusilaba constantemente a soldados por incumplir ordenes, en el ejercito Inglés, en el Francés, ( en el yankee no recuerdo ahora nada ). Hay incluso un caso donde los Ingleses fusilaron a un chaval de 16 años por incumplir una orden.

Lo que no podías era desertar, o incumplir ordenes como en cualquier ejercito, te fusilaban.

A los Shtrafbat, los enviaban a los sitios más peligrosos del frente , bien para encubrir ataques de fuerzas en otras partes del frente, o para saturar las defensas enemigas. Eso si, armados iban siempre, y se lanzaban contra los NAZIs como cualquier otro. Dependiendo de la misión, o misiones se les recompensaba con la libertad y vuelta a sus unidades, dependiendo de sus acusaciones.

Por cierto, la condena a Shtrafbat era temporal.


Este tipo de actuación de guerra lo hacían absolutamente todos, NAZIs, Franceses, Ingleses, etc. .

Opiniones de este tipo solo son justificables por el desconociminto total de la historia militar.

La gran diferencia es que la URSS tomaba medidas por la superviviencia y la libertad del proletariado. Los paises imperialistas tomaban esas medidas y peores ( Como bombardear con artillería sus propias trincheras para obligar a sus soldados a atacar) , únicamente por el interes económico de unas élites.


No existían de forma generalizada batallones de contención en unidades normales. Cómo no existían miles de orcos mongoles lanzándose sin armas contra caballeros elfos arios germánicos.
La URSS sobrepasó , por ejemplo en el caso de subfusiles a los Alemanes . Subfúsil aleman MP40 fabricados en total 1.000.000 de unidades. Sovieticos PPSh 41 , 6.000.000 de unidades. No hace falta recalcar que el PPSh 41 fue el mejor subfusil de toda la guerra y el más producido de todo el mundo. Aquí quien estaba falto de armamento eran los elfos germánicos, no los soviéticos.