jueves, marzo 03, 2016

EN EL PUENTE DE MANDO DE LA STASI




Bien, amigos, seguimos con el material que recopilé en mi visita a Berlín.

Hoy vamos con la sede del Ministerio para la Seguridad del Estado, más conocido como Stasi. Afortunadamente, el interior de este edificio se ha conservado tal y como quedó tras la caída del Muro y la desaparición de la RDA, así que hoy se puede visitar y ver cómo era entonces exactamente.

La información práctica, por si esta Semana Santa decidís hacer una escapada a Berlín, la tenéis al final.

La entrada principal la podéis ver encabezando el post.

En el hall del edificio hay unas banderas y unas figuras de Marx y Engels, así como una camioneta Barkas B 1000 de las que ya os hablé anteriormente.

El museo tiene tres plantas. En la primera hay dos exposiciones muy completas sobre la Stasi y en la tercera hay muestras temporales.

La planta más interesante es la segunda, en la que estaban las dependendencias del jefe de la Stasi, Erich Mielke, que dirigió la organización desde 1957 hasta el final. Estando tanto tiempo al frente de los servicios secretos, no hay duda de que sabía todo de todos. Podríamos decir, salvando las distancias, que Mielke fue el Edgar Hoover de Alemania Oriental.


Su despacho era enorme. Aquí tenéis la parte en la que él se sentaba:




Y aquí, el resto del despacho:




La pieza adyacente es un pequeño cuarto de trabajo personal, en el que no recibía visitas.





Me vais a perdonar que cayese en la tentación de hacerme un selfie en el despachito de Mielke aprovechando que había un espejo:




Al lado hay otra estancia que era una especie de salón comedor, en el que se reunía de manera informal con sus colaboradores:






En la parte derecha de la foto podéis ver una cama, que utilizaba Mielke cuando decidía quedarse a dormir.



También había una pequeña cocina, en la que cada mañana le preparaban el desayuno:




La persona encargada de servírselo tenía esta chuleta, dibujada por el propio Mielke, en la que aparecía exactamente cómo debía disponerse en la mesa.





Además de las dependencias utilizadas por Mielke, había esta sala de reuniones:




De todos modos, si la reunión era presidida por Mielke, se ve que no había mucho debate. Según explica el jefe de la sección exterior de la Stasi, Markus Wolf, en sus memorias (que estoy leyendo ahora y con las que estoy disfrutando muchísimo), Mielke acostumbraba a soltar el rollo durante hora y luego levantaba la reunión.


Aquí, una sala en donde trabajaban las secretarias de Mielke:




Por último, aquí tenéis la sala de descanso o encuentros informales, en la que también podían celebrarse recepciones:




En la parte derecha se ve una escalera; era una salida que utilizaban los dirigentes cuando querían abandonar el edificio de manera discreta.

Para los invitados a las recepciones oficiales había esta pieza adyacente en la que podían cambiarse de ropa y darse el último toque ante el espejo:





Pues por si os animáis a viajar en el tiempo y ver el puente de mando de la Stasi, aquí tenéis unos datos útiles.

La dirección exacta es Ruschestrasse, 103 (aunque para referirse a la sede del Ministerio siempre se habla de la Normannenstrasse),

Es muy fácil llegar en metro. La estación es Magdalenenstrasse (Línea U5), y nada más salir uno se encuentra con una señal que indica la dirección del patio de manzana en el que está la entrada al edificio número 1, que es el que se puede visitar, así que no tiene pérdida.

La entrada para adultos es de 6 euros, más un suplemento de 1 euro para poder hacer fotografías (aunque yo lo pagué para no tener problemas, nadie me pidió en ningún momento la entrada).

Los horarios son:

Lunes-Viernes 10.00 - 18.00
Sábados, domingos y festivos 11.00 - 18.00

6 comentarios:

Juanjo Galiano - Hauptmann Ulmann dijo...

Parece claro que el socialismo no era igual para todos, todas estas dependencias, aunque funcionales superan desde luego las que podían disfrutar los ciudadanos "medios" de la RDA.
Absolutamente demoledora la chuleta para el encargado de servir el desayuno....

Muy interesante. Gracias Jesus

Roberto dijo...

Luego de saludarte Jesús te doy las gracias! Este es uno de los temas que más me atrae hoy por hoy. Como sabes , vivo Confinado en el ultimo lugar del mundo jaja mi querido Chile, así que no es de todos los días visitar lugares así. lo hice a través tuyo.

Hace algún tiempo te consultaba sobre bibliografía sobre la RDA. Veo que hemos leído lo mismo. Creo en todo caso que falta mucho por leer.

Hay un libro de Luis Corvalan llamado conversaciones con Margot Honecker(que vive actualmente en Chile). En él se cuenta el otro lado de la moneda. Cómo ya te mencioné alguna vez. Muchos chilenos vivieron en la RDA, luego de escapar de la Dictadura de Pinochet. Es más, la actual Presidenta de Chile vivió y estudió en la RDA, luego del asesinato de su padre, un oficial de la Fuerza Área contrario al Golpe de Estado.

Para los chilenos socialistas y comunistas, la RDA significó una nueva vida. Escapar de una muerte segura. Tiene una carga muy fuerte para algunos.

Otro tema interesante del periodo fueron los campos de desnazificación. Presos liberados en los años 50 por los Soviéticos, pasaban por esos campos. Pocos alemanes orientales acceden a hablar de eso y hay muy pocos relatos. Uno de ellos está en Jena.

Ahh la última, subirás más fotos en un 4to posteo??

saludos,

Roberto.

Jesús Hernández dijo...

Me alegro de que os haya gustado la entrada, Juanjo y Roberto.

Muchas gracias, Roberto, por recomendarme el libro de Corvalán, no lo conocía, voy a ver si me hago con él.

Pues no tenía pensado dedicar más entradas a mi viaje a Berlín, pero, ya que lo sugieres, mañana subo una dedicada al interesante museo de la DDR.

Aun a riesgo de resultar pesado con la Stasi, en Semana Santa vuelvo a Alemania y voy a visitar otra prisión de la Stasi, así que subiré otra entrada más.

Jesús Hernández dijo...

Conseguido el libro de Corvalán, gracias

Roberto dijo...

Que bien Jesús!! Luis Corvalán fue Secretario General del Partido Comunista Chileno. Como ya debes saber. Yo entendí el libro como una oportunidad para devolver la mano a los Honecker y poder así explicar el increíble proceso socialista vivido tras el muro.

Te dejo este detalle de la DDR para con él.

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/f/f3/Stamp_Luis_Corval%C3%A1n.jpg/200px-Stamp_Luis_Corval%C3%A1n.jpg

Muchas gracias por la próxima entrada.

Saludos.

Roberto.

Jesús Hernández dijo...

Pues no, no conocía a Corvalán, encantado de aprender algo nuevo.

Curioso lo del sello, gracias.

Y nada, deseando comenzar con su libro, en cuanto acabe el de Markus Wolf, que es magnífico.