lunes, marzo 14, 2016

"UNIDOS POR UN SUEÑO" (2011): CÓMO LLEGÓ EL FÚTBOL A ALEMANIA




Bien, amigos, no dejamos Alemania -a donde regreso, por cierto, la semana que viene-, en este caso para recomendar una película de interés para los que, como yo, les gusta la Historia y el fútbol: Der ganz große Traum, que aquí se ha traducido como UNIDOS POR UN SUEÑO.

Fue dirigida por el semidesconocido Sebastian Grobler en 2011.

Aquí tenéis el tráiler:





Eso sí, advierto de que es una de mis típicas recomendaciones at your own risk, es decir, que luego no admito quejas. No es una gran película, e incluso podría pasar por uno de esos telefilms de sobremesa de domingo, así que no os esperéis gran cosa.

La base del guion es eso tan manido del profesor (Daniel Brühl) que quiere ganarse a sus refractarios alumnos empleando métodos heterodoxos... algo que seguro que ya habéis visto en muchas ocasiones, así que no constituye una sorpresa.

También quedan de inmediato definidos los personajes que suelen aparecer invariablemente en estos dramas escolares.





Aun así, el film tiene algunos puntos interesantes, como ver la sociedad alemana de finales del siglo XIX, en la que se incubaban las ideas nacionalistas que luego tendrían tan trágicas consecuencias en el siglo siguiente.

Afortunadamente, la película no es en absoluto pretenciosa, al contrario que aquel horror de LA CINTA BLANCA (2009), que la vendían como un film para entender el origen del nazismo, cuando no era más que un engañagafapastas.

Unidos por un sueño explica cómo llegó el fútbol a Alemania, de manos del profesor interpretado por Brühl, que ha conocido ese deporte durante su estancia en Inglaterra.

Aunque al principio aseguran que la historia está basada en hechos reales, en realidad es una adaptación muy libre. Si queréis conocer la auténtica historia de ese profesor, Konrad Koch, os recomiendo la lectura de ESTE ARTÍCULO muy completo e interesante de la web de la FIFA; como es sabido que ahí se dedican todos a llevárselo calentito, el autor debe ser algún pobre periodista subcontratado.




Como digo, Unidos por un sueño no me parece que sea una gran película, e incluso a tres cuartos del metraje planea peligrosamente sobre ella la amenaza del naufragio, pero esas debilidades quedan en parte compensadas con un final hasta cierto punto emocionante para que los amamos el fútbol.