lunes, enero 02, 2017

THE MAN IN THE HIGH CASTLE (SERIE TV): UN PUNTO DE PARTIDA ESPECTACULAR PARA UNA TRAMA DECEPCIONANTE




Bien, amigos, antes que nada mis mejores deseos para este año que acabamos de estrenar.

Aunque todavía me queda dedicar una entrada a mi pasado viaje a Hamburgo, comenzamos 2017 con mi crítica a una serie de Amazon, THE MAN IN THE HIGH CASTLE, cuyos diez capítulos de la primera temporada me acabo de meter en vena.

Hay que decir que esta serie está basada en una novela de Philip K. Dick. No puedo opinar del libro porque lo comencé justo antes de ver la serie y ahora voy a seguir con él, aunque lo que leí no acabó de atraparme.


A estas alturas, me imagino que ya todos sabéis de que va la serie.

Es una ucronía -o distopía- ambientada en 1962; el Eje ganó la Segunda Guerra Mundial y alemanes y japoneses se repartieron los USA, dejando una zona neutral en el centro del país.




A lo largo de la serie nos encontramos con nazis malos (valga la redundancia), japoneses más malos todavía, algún alemán y nipón medio bueno, miembros de la resistencia, personas normales que se ven metidas en líos sin comerlo ni beberlo, colaboracionistas, etc.

Y encontramos también unas extrañas películas que muestran un mundo alternativo, en el que ganan los Aliados, y que se convierten en el MacGuffin de la trama.




Mi opinión es que, con todos esos elementos, a lo que hay que sumar una extraordinaria ambientación, se podía haber hecho una excelente serie, que hubiera atrapado al espectador de principio a fin.

Sin embargo, conforme van pasando los episodios, da la sensación de que la trama nunca termina de despegar, y acaba con esa misma sensación, como si sufriera de algún lastre que le impide ir hacia arriba.



Tampoco se logran crear momentos de tensión (cuando hay situaciones de sobra para ello), ni giros que realmente sorprendan.

Pero quizás soy yo el que está equivocado, porque las críticas que he leído son buenas, al igual que las opiniones que me han llegado. Así que espero no disuadir a nadie de verla.

De todos modos, aunque la serie me ha decepcionado, no todo es negativo. Resulta perturbador constatar cómo se traduce el dominio japonés sobre su zona de ocupación, dando la vuelta al dominio que han practicado los occidentales en otros países. Por ejemplo, los sirvientes, o las chicas que trabajan en los burdeles, son todos norteamericanos. También es un hallazgo el interés de los japoneses ricos por los objetos históricos norteamericanos -por ejemplo, de la guerra de Secesión-, como nosotros podemos tenerlo por cualquier espada samurai.



Como apuntaba, la ambientación está muy lograda. Resultan espectaculares los aviones a reacción germanos, los edificios construidos por los vencedores, el nuevo Berlín... Todo está cuidado al detalle.



En cuanto a las interpretaciones, tan sólo no me ha convencido la del protagonista masculino, Luke Kleintank; creo que el personaje podía haber dado mucho más de sí. La chica, Alexa Davalos, resulta muy solvente, así como su novio.


Me han gustado especialmente Rufus Sewell (arriba), interpretando al astuto SS Obergrüppenfüher John Smith, y Burn Gorman (abajo), en su papel de cazador de recompensas, insuperable en su papel de malo malísimo.


Destacaría igualmente a otro secundario, el dueño de la tienda de antigüedades, interpretado por Brennan Brown (abajo), con ese sutil sentido del humor.


Por último, también me ha agradado la introducción, con ese Edelweiss que uno, sin darse cuenta, acaba tarareando...




He visto que ya hay segunda temporada, a la que, no obstante, le voy a dar una oportunidad. Así veré si ese desconcertante final es la base de una prometedora continuación o únicamente una burda licencia para tratar de acabar en alto.

Así que espero que se corrijan los errores de la primera y la serie gane en potencia, ya que las espectaculares cartas de que disponen dan para muchísimo juego.


1 comentario:

isra dijo...

Me he descargado la serie de dos plataformas diferentes y dan error algunos episodios al reprpducirlos, especialmente el primero, por tanto hasta que no vea bien el primero no sigo.

Me leí el libro hace tiempo, no soltaré ningún espoiler pero el final con la "otra posibilidad" me deja un poco con el culo torcido (constante de Philip K. Dick) y no sé si subo o bajo. He leído los 5 volúmenes de sus cuentos completos y hay obras cortas mucho más interesantes que este libro.

El libro da para una temporada autoconclusiva de no más de 10 episodios, punto, de ahí los fallos que comentas y en cuanto a ucronías me gustó mucho más la de Patria de Robert Harris.

Para lo que queda de vacaciones te recomiendo una serie IMPRESIONANTEMENTE BUENA, Manh(a)ttan, son dos temporadas exquisitas (que me vi las navidades pasadas).