viernes, marzo 23, 2018

"LA MUERTE DE STALIN" (2017): ME PARECE QUE ME HE PERDIDO ALGO



Bien, amigos, tenía pensado no retomar el blog hasta mi vuelta de las vacaciones de Semana Santa, pero veo que todavía tengo tiempo de subir otro post.

Ayer vi la película LA MUERTE DE STALIN (The death of Stalin, 2017), dirigida por Armando Iannucci. Como dije en mi Página Oficial de Facebook, no pensaba perderme este film, ya que prometía mucho, no sólo por la temática, sino por el enfoque original -en forma de comedia-, y las excelentes críticas que está cosechando.

Así que ayer me dispuse a disfrutar de esta película pero, sorprendentemente, me llevé una buena decepción.

Como sabéis, la trama se centra en la lucha por el poder que se desata en la cúspide del poder soviético a la muerte de Stalin, lo que aparentemente daba para un buen esperpento, con Kruschev, Beria o Zhukov como protagonistas.

La película tiene un comienzo prometedor, con ese concierto en directo de Radio Moscú que debe repetirse de forma improvisada porque Stalin pide una grabación del mismo, pero se diluye como azucarillo en agua desde las primeras de cambio.



Ianucci no logra encontrar el tono de comedia en ningún momento, pese a los ímprobos esfuerzos de Steve Buscemi en el papel de Kruschev -el único que se salva de la quema junto a Jason Isaacs como Zhukov-, los gags no funcionan, el ritmo es torpe y en algún tramo se bordea peligrosamente el aburrimiento.

Creo que es la típica película en que el director y los actores se lo han pasado bomba rodándola, pero que fuera de ese círculo deja de tener gracia. Cuando ha acabado, he tenido la desconcertante sensación de haberme perdido algo.

Sinceramente, no entiendo en absoluto esas críticas entusiastas, parece que haya visto otra película. Este tema hubiera requerido alguien con el talento de Billy Wilder, que sí hubiera sabido sacarle todo el jugo, pero Ianucci fracasa estrepitosamente en el intento.

¿Qué se puede rescatar del film? Sin duda, su lograda ambientación. Me han encantado esas limusinas ZIM en perfecto estado, esos cuidados diseños de interiores, o la fotografía, que encaja con la época. Ese brillante envoltorio hubiera merecido un mejor contenido, pero ya vemos que el cine no pasa por su mejor momento, basta ver los bodrios que se han repartido los Oscars.


Por último, la cinta puede servir para llamar nuestra curiosidad sobre ese período histórico un tanto confuso que se abre con la muerte de Stalin. Por ejemplo, me ha ilustrado sobre la borrosa figura de Gueorgui Malenkov (en la imagen superior), así que, rememorando lo que dijo Cervantes acerca de los libros, no hay película tan mala de la que no se pueda sacar algo bueno.

Ahora sí, os espero a la vuelta de Semana Santa con un par de buenas entradas sobre el viajecito que voy a hacer, pasadlo bien.

5 comentarios:

Antonio Padron dijo...

La veré pero sin hacerme ilusiones de antemano para evitar el chasco. Es una pena que con tanto presupuesto y con un tema tan interesante se hagan películas tan malas.

rafael granados rodriguez dijo...

¡Estimado Jesús!: todavía no he visto el film, pero un amigo que vive en rumania y es eslavista e hsitoriador - lee y habla rusa- me dice que algunos historiadores rusos han publicado críticas demoledoras.

Sobre los últimos años de Stalin en el contexto d un postrer intento por su parte de democratizar el sistema , limitando el poder del PCus- algo que va contra la versión que se cuenta desde Occidente,y su conexión con el posible asesinato del georgiano, recomiendo el artículo de 2005, de Grover Furr:"stalin and struggle for democratic reforms", parte 2.

http://marxism.halkcephesi.net/Grover%20Furr/index.htm

saludos.

rafa dijo...

Hola a todos!
Pues a mí si me gusto la película, aunque claro que es mejorable. alguna actuación muy buena, algún diálogo,y el mérito de presentar un entorno y hechos tan terribles en tono de comedia.
Aprovecho para comentar y lamentar la reciente muerte de Philip kerr
Sus libros con el policía gunther me han dado muy buenos ratos
Saludos a todos

Javier dijo...

Sobre la foto del tal Gueorgui Malenkov, me recuerda bastante físicamente a nuestro querido Alejandro Cao de Benós

Juanjo Ortiz dijo...

Yo tambien esperaba más pero el humor de Armando Iannucci es así, muy particular y en ocasiones difícil.
http://cincuentopia.com/el-cine-y-la-historia-la-muerte-de-stalin-la-pelicula-prohibida-en-rusia/