domingo, diciembre 24, 2006

Eterno agradecimiento

Como dice el tópico, espero que paséis todos una felices fiestas. Y para celebrar también la Navidad en este blog, esta entrada está dedicada a una tradición que, año tras año, se sigue en Londres. En la céntrica Trafalgar Square, tal como se ve en la foto, se instala un enorme abeto iluminado. Este árbol está muy ligado con la Familia Real noruega ya que desde 1947, cada Navidad, se lo regalan al pueblo inglés.

Todo comenzó después de la II Guerra Mundial. Durante los años de este conflicto, el rey Haakon VII –abuelo del actual Príncipe- pasó cinco años exiliado en Londres al igual que un gran número de noruegos que, huyendo del nazismo, encontraron refugio en Gran Bretaña. Además de asilo, el país británico también hizo todo lo posible por mantener una red de comunicación a través de numerosas emisoras clandestinas para facilitar información sobre los avances de la guerra a los miles de noruegos que se encontraban bajo el dominio alemán.

Tras finalizar el conflicto y poder volver a casa nuevamente, el Rey envió el primer abeto en 1947 en señal de gratitud por la ayuda inglesa y, desde entonces, se ha mantenido esta tradición.
Haciendo, sin que sirva de precedente, una breve incursión en la prensa rosa, este año la encargada de encender las luces el 7 de diciembre fue la princesa Mette-Marit, que acudió acompañada de su marido y de dos de sus hijos. No obstante, Mette-Marit cedió el honor de iluminar este símbolo de eterno agradecimiento a la pequeña Ingrid Alexandra, primogénita de la pareja, que fue la encargada de apretar el botón de encendido, un momento que es el que recoge la imagen.

4 comentarios:

Ejecutivo Agresivo dijo...

Hola,

Muy buen blog. Las historias sobre animales buenísimas (la del oso Wojtek es muy emotiva...). Vi algunas de estas en un documental de la BBC llamado "Beasts of War". Allí tb hablaban de frikadas como los perros sovieticos contracarro y de las gaviotas inglesas entrenadas para posarse sobre los periscopios de los U-Boot y mancharlos con heces.

Un saludo de este lector

Jesús Hernández dijo...

Me alegro de que te guste el blog; por cierto, desconocía por completo de lo de las gaviotas, muy curioso.

Q33 dijo...

Muy bueno el blog, lo llevo siguiendo desde hace varios meses y me gusta bastante, además que me siento identificado con jesus, ya que estoy estudiando la carrera de historia, me encantan los temas relacionados sobre las dos guerras mundiales y me gusta mucho el planteamiento desde la anecdota, como se escribe en este blog y en tus libros (que aun no me he leido, pero tengo pensado regalarme alguno por navidad). Felicidades por el blog

Jesús Hernández dijo...

Gracias, q33, pues sí, creo que se puede aprender bien la historia desde la anécdota, algo que la mayoría de historiadores "serios" desprecian, y pasa lo que pasa, que los libros de historia suelen ser peñazos considerables que consiguen que la gente acabe creyendo que la historia es aburrida...

Espero seguir manteniendo tu interés por el blog, ¡un saludo!