martes, julio 08, 2008

Nuremberg (II)

Bien, estoy en un momento de sobrecarga de trabajo, ya que quiero quitarme de encima encargos varios antes de irme de vacaciones en agosto, así que voy a tope.
Pero vamos con la serie de Nuremberg, aunque seré breve. Hoy explico mi visita al Palacio de Justicia, en el que se celebraron los célebres procesos.
El Palacio se encuentra a unos veinte minutos caminando desde la ciudad vieja. El edificio es muy grande, pero el ala en el que se celebró es pequeña y está casi escondida, en un lateral. Justo delante hay un Speedy, un taller rápido de ésos que cambias el tubo de escape, que es lo que se ve desde la avenida principal. Tenían que haber cuidado más el aspecto externo; da la impresión de que a casi nadie le importa el que esté allí esa histórica sala.

Hoy día la sala se utiliza sólo para juzgar casos de asesinato. Se puede visitar los domingos de 13 a 16 horas; no había mucha gente. Los tours se paran un momento en la fachada principal y ya está.
La entrada era de 2, 50 euros, creo recordar. Subes a la sala, que está en el primer piso, y te sientas en los asientos destinados al público. Allí un chaval explica en alemán y en inglés la historia del proceso.
Pues la primera impresión es que ES MUY PEQUEÑA. Parece increíble que allí se celebrase ese trascendental proceso. En realidad, la parte de atrás de la sala era más alargada, porque se tiró una pared para agrandarla, pero aun así sigue resultando sorprendentemente pequeña. Los que hayáis visitado el Parlamento español habréis tenido una sensación parecida, ya que en la TV parece mucho más amplio.

Aquí, visión frontal del lugar en el que estaban sentados los acusados.

Aquí, visión oblícua. No sé si advertís la puerta, en el medio, por la que entraban los acusados.

Aquí, una foto de entonces, desde el mismo ángulo pero desde arriba. Fijáos en la puerta, como referencia.Después de la charla, ponen una película de unos 15 minutos sobre el juicio. Lo que impresiona es que proyectan las mismas estremecedoras imágenes de los campos de concentración que proyectaron durante el juicio.


Después de la peli, te dejan unos minutos para deambular por la sala libremente, lo que aproveché para tirar unas fotos, especialmente al lugar en el que estaban sentados Goering y Hess. He aquí mi particular "trofeo de caza":

En la parte de atrás del Palacio se halla la cárcel en donde estuvieron encerrados y finalmente fueron ahorcados. No se puede visitar y el tío dijo que se está pensando en tirarla abajo, al no haber fondos para mantener esas instalaciones ruinosas. El lugar en el que fueron ahorcados fue derruido durante unas reformas hechas en los ochenta.
Pues esto es lo que hay por allí, de modo telegráfico. Para cualquier duda o aclaración, ya diréis.

3 comentarios:

C.C.Buxter dijo...

En las navidades pasadas leí precisamente un libro sobre el proceso de Nuremberg: "Nuremberg. El mayor juicio de la Historia", de James Owen, editado en Crítica. En él se recopilan multitud de fuentes contemporáneas al proceso (informes oficiales, crónicas periodísticas, actas del juicio), y es verdaderamente interesante porque además incluye cierta crítica desmitificadora al mismo. Del conjunto de documentos, el que más me impactó fue una crónica escrita por un corresponsal estadounidense que asistió a las ejecuciones de los condenados a muerte: es estremecedor cómo relata la ejecución de cada uno de ellos, el silencio que llenaba todo el patio, el ruido de los cuerpos al quedar sostenidos en el aire...

Jesús Hernández dijo...

Sí, tengo visto el libro, pero aún no me he decidido a comprarlo, igual cae.

Miguel Angel dijo...

Yo sí tengo una duda y es muy simple pero lo desconozco, ¿por qué se eligió Nuremberg para juzgar a los mandatarios nazis? Gracias por adelantado.