viernes, julio 18, 2008

Nuremberg (IV)

Ya puedo ponerme a escribir sobre el Campo de Zeppelin, la edificación más conocida del Terreno de las Convenciones del Partido Nazi en Nuremberg.

El recinto fue diseñado por Albert Speer; para la tribuna se inspiró en el altar de Pérgamo. Lo construyeron a toda prisa para la Convención de 1936. Y claro, como se hizo a toda leche, la calidad de la construcción no fue la mejor. Yo eso no lo sabía, me di cuenta allí; las piedras de las gradas están muchas fuera de sitio, otras bailan un poco, es peligroso caminar por allí. Se ve que ya durante la guerra había empezado a deteriorarse todo, lo que acarreó algunas críticas.

Como véis en la foto, la grada está cubierta de hierbajos y está llena de agujeros, caminado por ahí era fácil meterse una hostia.

El lugar se llama Campo de Zeppelin porque en 1909, en ese terreno, cuando era un descampado, el conde Zeppelin aterrizó con su dirigible. El lugar se comenzó a utilizar por los nazis en 1933, pero entonces sólo se hizo una tribuna de madera, situada al lado contrario de la de piedra. Cuando se concluyó el nuevo recinto, cabían 100.000 tíos en la explanada resultante y 80.000 en las gradas.

El espectáculo más impresionante era el de la "Catedral de luz", del que hablaremos en otra entrada.

Cuando llegaron los norteamericanos, dinamitaron la esvástica. Lo podéis ver en este vídeo. Y luego, a finales de los 60 la hilera de columnas y los pebeteros de los laterales fueron derruidos porque dicen que amenazaban ruina, de ahí el aspecto desangelado que ofrece hoy día. Lo que queda se ha seguido utilizando; por ejemplo, aquí han actuado en varias ocasiones los Rolling Stones.

En los años 50 se comenzaron a celebrar carreras; en este extraño video podéis ver algún fragmento en el que se ven los coches pasar por delante de la tribuna. Es como un circuito urbano que va rodeando el inmenso terreno de las Convenciones. Cuando estuve allí lo estaban poniendo todo a punto para una carrera:
Aquí se ve mejor:Aquí se ponía Hitler a soltar sus discursos. Como véis el suelo es saqueado regularmente por los cazadores de souvenirs y van teniendo que reponer las losas de piedra:
Y esto es lo que se ve hoy día desde el balconcillo. Podéis divisar al fondo las gradas de enfrente, para que os hagáis una idea de lo grande que es. En medio hay dos pistas de atletismo.

La de arriba es una imagen muy distinta a la de abajo, que es la que se podía ver entonces:
Parte de atrás de la tribuna, que es utilizada por patinadores:

La entrada a la tribuna:
Pues, como véis, la zona sirve para temas recreativos. Lo veo muy bien, pero creo que se podría cuidar mejor todo, que está hecho una pena. Por ejemplo, se ve que la peña de Nuremberg va allí a hacer el botellón, y hay cascos de cerveza, basura, está todo bastante descuidado.
Nada, pues otro día continuará nuestro paseo por el terreno de las Convenciones, que nos deparará alguna que otra sorpresa...

1 comentario:

porfineslunes dijo...

Qué triste y abandonado parece todo,... nada que ver con el orden y el lucimiento de la época nazi. Una pena que Alemania no pueda por cuestiones ideológicas mantener sus monumentos históricos en buenas condiciones y se tengan que ver tan destrozados y descuidados.