miércoles, julio 02, 2008

Homenaje a Luis de la Sierra

Bueno, amigos, gracias a las gestiones de María José, ayer pude hablar telefónicamente con el gran Luis de la Sierra. Seguramente todos vosotros lo conocéis (si no, ¡ya estáis tardando en ir a pillar todos sus libros!). Ya le dediqué una entrada -podéis verla aquí-, en la que hice un repaso sobre su biografía y su obra, así que no me repetiré, pero aquí hay un enlace de la Editorial Juventud con algunos de sus libros disponibles (sólo tenéis que introducir "Sierra" en el cajetín).

Sus libros de Historia Naval son increíbles, de una enorme calidad. Ha tratado la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial con un nivel que para sí querrían muchos historiadores extranjeros. De hecho, para documentarme, en lo que hace referencia a batallas navales siempre he tomado como referencia sus obras, porque ahí puedes encontrar muchos más detalles que en la bibliografía anglosajona. Por ejemplo, su descripción de la Batalla de Jutlandia es simplemente abrumadora.
Estoy seguro de que si Luis de la Sierra hubiera nacido en Londres y se llamase Lewis of the Mountain y ya le habrían nombrado Sir y habrían puesto su nombre a algún barco de la Royal Navy.
Pues antes de hablar con Luis de la Sierra hablé con su mujer, María Rosa, una salmantina amabilísima y encantadora. Pues que sepáis que el señor Luis, a sus 89 años, se halla en plena forma, corre cada día, escribe... Estoy seguro que de que para él es una satisfacción que las nuevas generaciones sigan disfrutando con sus libros, que, por cierto, no paran de reeditarse. Creo que una causa de ello es Internet, con la que las recomendaciones entre lectores viajan más deprisa.

Me imagino en el año 2055 -espero que después de haber visto a España ganar varios mundiales-, que todavía haya gente que lea mis librillos y que se sigan reeditando; debe dar una sensación como de estar por encima del paso del tiempo, algo parecido a saborear la inmortalidad , porque cada vez que un lector abre tu libro, es como si tú mismo estuvieras ahí para explicarle esas cosas.
Haciendo un símil futbolero, esta entrada es como el partido de homenaje que este hombre se merece. Pero no me enrollo más; en nuestro nombre y en el de todos los aficionados a la Historia Militar (que cada vez somos más), doy las gracias a Luis de la Sierra por sus libros y, en cuanto a vosotros, tenéis la oportunidad única de decirle lo que queráis, ya que él mismo leerá esta entrada y sus comentarios.

25 comentarios:

Myles dijo...

Mi adhesión sincera al merecido homenaje; y voy a concretarlo suspendiendo las memorias de Guderian (un poco complaciente consigo mismo ¿no?) y poniéndome ya a leer de nuevo "Titanes azules" y "Corsarios Alemanes"

Likuid Specie dijo...

Tiene mas glamour "Lewis of the Hill"

Flashman dijo...

Mi admiración por Luis de la Sierra. A él le debo mi pasión por la guerra naval desde que de pequeñito (por los 70) leía todos sus libros de Juventud en la biblioteca de mi colegio.

Después, durante la mili (en la Marina) aproveché para comprar todos sus libros.

Para mí, recordar a Luis de la Sierra es como recordar mis felices años de Juventud, y, junto a Mateo Mille, mis grandes autores de siempre.

Me alegra mucho saber que está bien. Me gustaría saber si ha escrito algo más, ya que yo no he leído nada de él que no esté publicado en Ed. Juventud desde siempre.

Un abrazo enorme a Luis y, por favor, haznos saber de ti y de tus proyectos.

Manel dijo...

Luis Sierra es y será durante muchos años un autentico referente en la historia naval de este pais.

Evidentemente, me he leido la mayor parte de sus libros, y cada vez que he abierto uno de ellos he sentido esa inexplicable sensación de placer anticipado que supone el saber que vas a disfrutar de un rato maravilloso....

Don Luis Sierra sabe conjugar a la perfección la divulgación histórica con la narración amena, algo nada facil..

Para terminar, déjame contarte una anécdota. Hace unos años coincidí en un acto con Arturo Perez Reverte,y charlando con él sobre la historiografía naval española surgió el nombre de Don Luis.En palabras de Reverte "Luis Sierra ha tenido la suerte y la desgracia de nacer en España. En cualquier otro pais sería una eminencia respetadisima"

No puedo estar mas de acuerdo con esas palabras. Transmite nuestra admiración y respeto al señor Sierra, por favor.

Un saludo

neosweb.com dijo...

no hay mucho más que añadir....pero con 89 palos a cuestas y corriendo en plena forma!
eres un monstruo Luis.

Luis C dijo...

Me uno a este merecido homenaje. Toda una vida dedicada a la historia... bravo.


Por cierto Jesús, aprovechando que gracias a ti se dan a conocer muchos blogs sobre la 2ªGM, permíteme que te pida un enlace a mi blog desde aquí, al igual que yo crearé (bueno ya lo creé hace tiempo)uno del tuyo. En cualquier caso muchas gracias. Adjunto la dirección:

http://lacronicapolitica.blogspot.com/

darkglam dijo...

Los libros de este hombre dan brillo a cualquier biblioteca. Me siento afortunado
por los 2 libros suyos que he leído y aún más por los 5 que aún no tengo.

http://www.libreriadenautica.com/autores/6.html


Un saludo.

José Antonio Peñas dijo...

Para mí sus libros fueron un amor de juventud. En la lamentable biblioteca de mi colegio (por cierto, es ese que salió en las noticias en Navidad, cuando se le derrumbó el techo) lo único legible eran los libros de Juventud, y los que más circulaban entre los chavales de BUP eran los de De La Sierra. Hace unos años me llevé la alegría de encontrar de segunda mano "El mar en la Gran Guerra" y me llevé doble alegría al comprobar que pese a los años pasados seguía pareciéndome magnífico.

Por suerte con la fiebre de la historia militar se han acordado de reeditar su trabajo: los tres libros dedicados a exponer y analizar las campañas navales en la WWII son IMPRESCINDIBLES, sobre todo el del Pacífico.

Mi más sincero agradecimiento a Luis, por los buenos ratos pasados en su lectura y todo lo que he aprendido gracias a él.

Dicho sea de paso, entre lo que he aprendido destaca su excelente empleo del idioma castellano en general, y la terminología naval en particular, algo que los autores actuales parecen ser muy remisos a emplear, supongo que por no parecer lo bastante "divulgativos"

Jesús Hernández dijo...

Bien, luis C, ya está puesto el enlace.

Y bueno, pues coincido con José Antonio en destacar el brillante uso del castellano que hace Luis de la Sierra. La verdad es que siento una sana envidia; ya me gustaría a mí tener ese dominio a la hora de escribir. El hombre encuentra la palabra exacta en cada momento; se nota que conoce todos los recovecos del idioma. Para conseguir algo más o menos digno, yo debo recurrir a un Diccionario Euléxico que me saca del atolladero más de una vez. Así que aquí queda nuestro homenaje a don Luis.

A ver si mañana puedo retomar la serie sobre Nuremberg, que después del primer capítulo la tengo abandonada...

Juan Antonio González dijo...

Hace unos años me carteé con Don Luis para comentarle que me encantaban sus libros, y que los había estado buscando durante 18 años hasta dar con ellos (es una vieja historia). Don Luis fué muy amable. Hablar con él, incluso por carta, es un auténtico placer.Sus libros, no hace falta que yo lo diga, tienen la virtud de transportarnos al centro de la acción desde la primera página. Nunca me canso de leerlos.

Don Luis, un fuerte abrazo.

José Ramón dijo...

Acabo de leer un fragmento en una página web...su contenido me ha sido muy familiar,aunque el autor de dicha web no lo menciona ,creo que copia a D.Luis de la Sierra.
Yo soy marino.LLevo 20 años trabajando en los buques Esperanza del mar EHOA (Desguazado en Gijón,en España no conservamos nada) y del nuevo Esperanza del Mar EBUQ.En el viejo e incomodo EHOA descubrí los libros de d.Luís y después los compré atesorandolos en tierra firme.Curiosamente tengo alguno del autor de esta página web.Bravo por ustedes dos por D.Luís y por Jesús Hernández que ha tenido la suerte de poder hablar con él y de hacernos saber que sigue ,gacias a Dios bien.

Miguel Antonio dijo...

Me uno a todos los elogios dedica-
dos a Luis de la Sierra, por ser lector asiduo.

Carmen dijo...

He leído que has podido contactar con la mujer de Luis de la Sierra por teléfono. Yo hace tiempo que lo intento pero no sé si el número que tengo es correcto. Luis ha sido una persona muy especial para mí, pero hace unos tres o cuatro años que perdimos el contacto y no sé si el número de teléfono que tengo es el correcto.
Te mando mi mail por si te puedes poner en contacto conmigo y confirmar que el número que yo tengo es el correcto. Este año Luis cumple 90 años y no querría dejar de felicitarle.
Saludos cordiales,
Carmen
adocar50@gmail.com

Santiago dijo...

Quisiera desde estas páginas mandar un caluroso saludo a D. Luis de la Sierra, pues sus libros me han acompañado desde mi juventud, y gracias a él mi interés por la literatura histórica y naval no ha dejado de crecer cada día.

No me cabe duda que su obra nos acompañará por siempre.

Ex dijo...

Vivo en Montevideo.
He visitado Buenos Aires y en ambas orillas del Río de la Plata los libros de Luis de la Sierra están disponibles -incluso en sus versiones más recientes-.
Afortunadamente, he logrado ser poseedor de ejemplares de "El mar en la Gran Guerra (1914-1918)", "Corsarios alemanes en la gran guerra, (1914-1918)", "La guerra naval en el Pacífico", "La guerra naval en el Mediterráneo", "La guerra naval en el Atlántico", "Corsarios alemanes en la Segunda Guerra Mundial", "Titanes azules: acciones navales de la segunda guerra mundial" y "Buques Suicidas. Historia de los submarinos de bolsillo, torpedos humanos y botes explosivos en el siglo XX".
De la Sierra logra que embarquemos junto a él esta vez en un acorazado, la siguiente un submarino, quizás después en un mercante armado o en un destructor.

Sea a revientacalderas o al garete,
en el puente de mando o junto a las calderas, nunca nos deja en "puerto".

Si no fuera poco ,como muy bien aclaran, posee una gran rigurosidad y su don de escritor e historiador se plasma en libros cuya información es más detallada, contundente y precisa que sus contrapartes anglosajonas.

Mis más sinceras felicitaciones a Don Luis de la Sierra, un Grande.

Carlos Aguilar dijo...

Me uno sinceramente al homenaje de Luis de la Sierra, Le saludo desde Guatemala, en donde es difícil conseguir sus libros, y aunque he obtenido algunos usados, solo me faltan dos de la serie, "El Mar en la Gran Guerra"y "Viajes de un marino", relatos sumamente objetivos, que nos aclaran cosas que el bando "ganador" nunca nos quiso decir, apasionantes claros y objetivos, imprescindibles en la biblioteca de cualquier estudioso de las batallas navales

Bitacora dijo...

En primer lugar, reconocer a este blog su idea de realizar un homenaje a Luis de la Sierra, se lo merece y con creces.

Sabemos su trayectoria como militar y como escritor, las dos facetas que conocemos son irreprochables, y merecedoras de elogio. Sus libros son de esos que empiezas a leer y da pena que llegue el final, pues te transportan al lugar que describen sus trazos en el papel.

Como militar, los que le han conocido no tienen la menor duda del gran marino que fue, y del buen trato que tuvo con sus compañeros y subordinados. Desde aquí se lo agradecemos. Y para agradecimiento el de aquellos especialistas de maniobra que en las guardias de alba tenían que baldear la cubierta del Buque Escuela Galatea.

Como anécdota, el por entonces alférez de navío D. Luis, observaba el trabajo inhumano que se hacía para la limpieza de la cubierta. Descalzos, con pantalón corto, en climas tropicales o arremangados los pantalones de faena hasta los muslos si hacía frío, los que se dedicaban a este menester, a toque de silbato con cortas escobas de brezo y un ladrillo entre las manos, frotaban la cubierta del velero.

Como quiera que le parecía duro e innecesario este quehacer, ordenó echar por la borda los escobones de brezo y sustituirlos por unos magníficos bruses (cepillos de raíces con palo) para de esta manera sin tener que agacharse poder baldear la cubierta del Galatea. Que gran cambio, que alivio para las rodillas y la espalda.
Este sistema permaneció en la Armada, en el Galatea y actualmente en el J.S. de Elcano.

Gracias otra vez Luis, por tu decisión y por tu iniciativa, pues en esos momentos te la jugaste, y el comandante del Galatea o no se enteró del cambio o se hizo el despistado, por reconocer que ya era hora de desterrar esa inhumana costumbre.
Quiero ser breve y desde aquí los componentes del blog “Buque Escuela de Maniobra Galatea” te saludan y se enorgullecen de haberte conocido.
Gracias D. Luis.

Bitacora dijo...

Hola a todos, el Galatea a través del Blog Buque Escuela de Maniobra Galatea, comunica que estas Navidades sale publicado el libro titulado: El buque escuela Galatea "un guiño al pasado", estará en las principales librerías y se darán más detalles para su adquisición en la página principal del blog.

Este libro y la novela titulada: Aleta de tiburón "a bordo del Galatea", que saldrça aprincipios de este año que entra, es el fruto de las vivencias contadas en el blog y de la experiencia personal del que os escribe, el autor.
Un saludo a todos.

tonytto dijo...

Hola
Necesito contactar con el señor Luis de la Sierra ; tengo un asunto urgente y de sumo interés para él

Si alguien puede ayudarme por favor comuniquense conmigo en el correo aescartin@ono.com

Muchas gracias

Tony

Jav Domi dijo...

Admirable su obra, desde que encontré uno de sus libros no he parado de comprar los siguientes. Me encanta como narra las situaciones, campos de batalla,etc, con agilidad, atrayente y nada fantasioso, me faltan pocos para completar su obra, digna de biblioteca y colección, chapeau D Luis.

Jav Domi dijo...

desde que encontré por casualidad unos sus libros, no he parado de comprar los siguientes y ya me faltan pocos para completar la obra, digan de mención y de colección, con una prosa agil, te lleva a revivir las batallas de forma sutil, con una descripción emocional que llega, solo puedo decir que chapeau D Luis.

Luis de la Sierra dijo...

Desgraciadamente, debo comunicar a todos los lectores de Luis de la Sierra, que ayer, 11 de Octubre, falleció en Palma de Mallorca a los 94 años de edad. Nos queda su gran recuerdo y por supuesto toda su obra.Descanse en paz.

Jesús Hernández dijo...

Gracias por comunicarnos la triste noticia.

Aunque Luis de la Sierra ya no esté físicamente entre nosotros, revivirá cada vez que alguien abra y lea uno de sus magníficos libros.

Descanse en paz.

Bitacora dijo...

Los componentes del blog Buque Escuela de Maniobra Galatea, acompañan en estos momentos tan difíciles a la famila de Luis de la Sierra.

Gracias a su gran legado podemos ilustrarnos con la mar y sus barcos.
Y como no, gracias a él, los marineros del Galatea abandonaron las escobas de brezo y nos dignificó en aquellos agotadores trabajos.
Gracias Don Luis, estamos allá donde estés, siempre contigo.

Como anécdota, el por entonces alférez de navío don Luis, observaba el trabajo inhumano que se hacía para la limpieza de la cubierta. Descalzos, con pantalón corto, en climas tropicales o arremangados los pantalones de faena hasta los muslos si hacía frío, los que se dedicaban a este menester, a toque de silbato con cortas escobas de brezo y un ladrillo entre las manos, frotaban la cubierta del velero.
Como quiera que le parecía duro e innecesario este quehacer, ordenó echar por la borda los escobones de brezo y sustituirlos por unos magníficos bruses (cepillos de raíces con palo) para de esta manera sin tener que agacharse poder baldear la cubierta del Galatea. Que gran cambio, que alivio para las rodillas y la espalda.
Este sistema permaneció en la Armada, en el Galatea y actualmente en el Juan Sebastián Elcano.
Gracias otra vez don Luis, por tu decisión y por tu iniciativa, pues en esos momentos te la jugaste, y el comandante del Galatea o no se enteró del cambio o se hizo el despistado, por reconocer que ya era hora de desterrar esa inhumana costumbre.
Quiero ser breve y desde aquí los componentes del blog “Buque Escuela de Maniobra Galatea” te saludan y se enorgullecen de haberte conocido. Gracias don Luis.

Juan Antonio González dijo...

Acabo de leer la triste noticia. Estoy desolado. Tuve el privilegio de cruzar correspondencia con él , pero me hubiese gustado poder conocerle en persona.
Descanse en paz, Don Luis...