jueves, mayo 19, 2016

CÓMO SERÍA LA ENTREVISTA DE BERTÍN OSBORNE A ADOLF HITLER




Bien, amigos, aquí estamos de nuevo. Hoy me he desayunado con la noticia de que la entrevista soñada del presentador de TV Bertín Osborne sería, ni más ni menos, que a Adolf Hitler, lo que seguro que encenderá algún tipo de polémica.

La verdad es que nunca he visto ninguno de sus programas, pero no por él; de hecho no veo televisión, salvo las noticias, los partidos de fútbol y cuando emiten un buen documental.

Al leer la noticia he querido imaginar cómo sería esa hipotética entrevista y he recordado la única grabación que existe en la que Hitler aparece conversando relajadamente.

Es sorprendente, pero del personaje histórico del siglo XX del que más se ha hablado y escrito no hay grabaciones de su voz que no sean las de sus exaltados discursos. La excepción es una grabación que un técnico de la radio finlandesa, Thor Damen, consiguió el 4 de junio de 1942, en una visita a este país.

Hitler se reunió con el general finlandés Carl Gustav Mannherheim, jefe de las fuerzas armadas de su país, en el tren particular de éste, con la excusa de que era su cumpleaños. Allí, después del almuerzo, se pronunciaron los discursos oficiales, que fueron registrados por Damen.




Pero cuando la reunión se distendió y ambos comenzaron a charlar sentados a una mesa, Damen continuó grabando de manera subrepticia durante 11 minutos, hasta que alguien de las SS se dio cuenta y le obligó a detener la grabación.

Los alemanes querían destruir la cinta, pero finalmente se le permitió a la radio finlandesa conservarla, tras comprometerse a mantenerla en un contenedor sellado. La cinta acabó bajo la custodia del censor del estado, y no sería devuelta a la radio hasta 1957.

Aquí tenéis ese histórico testimonio sonoro:






En la insólita grabación se escucha a Hitler hablando del fracaso de la Operación Barbarroja, de las derrotas italianas en el Norte de África, del armamento soviético y de los pozos de petróleo rumanos.

Lo que más llama la atención es oír la voz de Hitler en un tono muy bajo. Eso resulta tan sorprendente que incluso se habló de que podía ser una falsificación. También se apuntado que Hitler tomó alguna copa -lo de que era completamente abstemio es un mito- y que eso afectó a su tono de voz.

En todo caso, ese Hitler distendido es el que, es de suponer, podríamos ver en esa hipotética entrevista con Bertín Osborne. Aunque, como he dicho, nunca he visto sus programas, con éste no hay duda de que estaría dispuesto a hacer una excepción...


3 comentarios:

rafael granados rodriguez dijo...

¡Estimado Jesús!,Bertin osborne es un hombre tan ignaro y cretino que seria poco lo que sacaría de la entrevista,empezaría a preguntarle cosas sobre su vida intima, su niñez ,etc que seguro que a Hitler no le gustarían mucho. Es a lo que se dedica Osborne a entrevistas de compadreo, normalmente con afines en política- de derecha pura y dura- ó famosos de los toros ó el artisteo .

Pero vamos , seguro que Osborne entrevistando a Hitler,Mussolini ó Franco se sentiría más agusto que haciéndolo con Stalin,Mao ó Fidel Castro.

Jesús Hernández dijo...

Hola, Rafael;

Pues coincido contigo en que sería poco lo que Bertín Osborne sacaría de la entrevista...

Me lo imagino preguntándole: "Jo, macho, ¡pues cómo se te ocurrió meterte con los rusos! Con la de rusos que hay en Rusia...", y cuestiones de este tenor.

No obstante, me cuesta pensar en algún entrevistador actual que pudiera estar a la altura del reto. ¿Ana Pastor, Jordi Évole, la momia de Manuel Campo Vidal, Iñaki Gabilondo?... qué horror.

Sólo se me ocurre un digno entrevistador, pero que sólo los más veteranos recordarán, Joaquín Soler Serrano, cuyos míticos "A fondo" se pueden ver en Youtube.

Aunque a saber, quizás Buenafuente sí sabría encontrarle el punto al personaje...


Basilio Alvarez dijo...

Hola, siempre es como "fascinante", no se muy bien como definirlo (y evidentemente, en ningún caso es admiración por el personaje), ver ese personaje en algo distinto a lo que estamos acostumbrados: voces, gesticulación, etc. Con una voz reposada, y no dando ese aire de estar tan seguro de si mismo. Al final es parecido a como cuando vemos las fotos de asesinos de las SS., haciendo cosas "normales". Quizás en parte por que ese personaje en ese momento nos parece mas humano, y en ese caso mas parecido a cualquiera de nosotros o vecino, y ya no sería tan fácil de distinguir.
Volveré a leer lo que cuenta (no se lee bien a veces), ya que hay cosas interesantes de la WWII, que no sabía.
Saludos.