domingo, enero 14, 2018

LO RECONOZCO, ESTOY ENGANCHADO A UNA DROGA




Bien, amigos, saludos de nuevo. Me ha ido bien el descanso navideño porque ya estoy otra vez echando paladas de carbón a la locomotora, ganando cada vez mayor velocidad.

El año se presenta -como dice el tópico- cargado de proyectos, así que no hay tiempo que perder.

Pero lo primero es hacer una confesión en primera persona, valga el pleonasmo, que siento necesidad de volcar aquí. Hasta ahora no he querido admitirlo, ni tan siquiera a mí mismo, pero creo que ha llegado el momento de plantar cara a mi adicción, y nada mejor que hacerlo aquí, de manera pública.



Como sabéis los que lleváis las cuentas de mis libros, el que voy a publicar ahora hace el número 22. Pues bien, el hecho de que esté a punto de salir me está produciendo una intensa sensación de bienestar, euforia y vitalidad excesiva, además de hiperactividad, motivación y confianza. Soy consciente de que todo ello es ilusorio y que, una vez que el libro esté ya en las librerías, esas sensaciones desaparecerán y caeré en la depresión postlibro, de la que ya os he hablado alguna vez.

Supongo que la expectativa ante la publicación del libro libera en mi torrente sanguíneo endorfinas, serotonina, melanina, estricnina o antracita, y eso me lleva a ver las cosas así, pero no por eso deja de ser más preocupante.




He acudido a algún grupo de autoayuda de escritores a los que les sucede lo mismo, pero nos acabamos invitando a presentaciones y ofreciéndonos para escribir reseñas de los libros de los demás, así que no avanzamos mucho.

Como suele pasar en estos casos, los que lo pasan peor son los que nos rodean, que se ven obligados por compromiso a darle al like en nuestros post en los que hablamos una y otra vez del libro de marras, e incluso a compartir en sus muros, y todo resulta bastante embarazoso.

Lo peor es que esos efectos euforizantes no van disminuyendo conforme voy publicando libros, sino que casi diría que aumentan. De hecho, creo que estaría dispuesto a publicar gratis e incluso a pagar por ello, sólo para obtener esa recompensa -espero que los editores que me tienen que pagar no lean esto-.

Total, que aquí me tenéis contando los días que faltan para que el libro salga de la imprenta.

Por cierto, se me olvidaba, la nueva obra se titula ESO NO ESTABA EN MI LIBRO DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL, lo publica la editorial Almuzara y ésta es la portada:




Los que queráis haceros con el libro tendréis que esperar al 2 de febrero, pero si queréis ir comprándolo ya -aunque no lo podrán enviar hasta el 26 de enero-, lo podéis hacer AQUÍ, con el 5% de descuento y sin gastos de envío si lo pagáis por Paypal o transferencia.

Venga, ya os diré si voy superando mi adicción, aunque no soy muy optimista al respecto...


2 comentarios:

isra dijo...

Dicen que no se debe juzgar un libro por sus tapas, pues bien, me gusta mucho la portada, espero que la contra esté a la altura, no dudo que el contenido superará al continente...espero, jajajaja.

Salvando las distancias la ilustración me retrotrae a los cromos y cómics de guerra de mi época infantil

Macarena García dijo...

El final del post no me lo esperaba en absoluto. Todavía no me creo que ya lo pueda adquirir!! Estaba tremendamente impaciente por que dieras la noticia y ¡No me puede encantar más el título del libro! Conozco el ya publicado hace un par de años "Esto no estaba en mi libro de Historia de España" y también he visto sobre algún otro tema histórico pero nunca me imaginaria que mi tematica favorita y escritor favorito se unieran dando lugar a esta obra! Vaya sorpresa más buena! Ya te lo he mencionado alguna vez, Jesús, pero espero con ansias tu visita a Sevilla para firmar libros que llevos años esperando. Por si te resulta de interés, sobre mayo se suele hacer la Feria del libro aquí en Sevilla.
Un saludo !